Las sanciones contra Irán solo aproximan la guerra de agresión

Fecha:10/10/12
Autor:Serguei Duzd

Según fuentes de la prensa norteamericana, Washington y Tel Aviv habrían acercado sustancialmente las posturas en cuanto a una operación militar contra Irán.

Se estaría examinando en serio la posibilidad de un ataque “quirúrgico” contra instalaciones nucleares iraníes, es más, antes de las elecciones presidenciales en EEUU del 6 de noviembre. De una u otra manera, el presidente Barack Obama bendijo hace unos días un paquete más de sanciones contra Irán (1). Ellas se implantarán contra todos los que cooperen con empresas iraníes del sector del uranio, del combustible, petroquímico y del gas. En tanto, las sanciones ya introducidas llevaron a un agravamiento considerable de la situación económica y humanitaria del país. Tal conclusión está consignada en un informe del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

“Las sanciones han repercutido en todas las capas de la población, llevando en particular a un alza de la inflación, a la gatillada de los precios de las materias primas y de la electricidad, a la escasez de los artículos de primera necesidad, incluidos los medicamentos”, constataba el dirigente mundial. Es de recordar que, contra Irán pesa un paquete de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, además de las medidas unilaterales de presión económica de parte de EEUU y de la UE, incluida la prohibición de exportar crudo a Europa. Se piensa que ello ayude a convencer a Teherán a que coopere más activamente con el OIEA y, dé así una prueba del carácter civil de su programa nuclear.

Los países de la UE debaten desde la semana pasada la posib ilidad de ampliar las sanciones, aunque los participantes de las conversaciones manifiestan el deseo de evitar las medidas que repercuten más en la población que en el gobierno. En realidad, la vida del iraní corriente se torna, si no peor, más complicada, lo que ya condujo al incremento del malestar de la población. De momento no se divisan las premisas para un mejoramiento de la situación humanitaria. Es más, los analistas esperan un agravamiento, debido a que la UE podría, ya el 15 de octubre, suspender las importaciones de gas de Irán.

Es posible que al presidente Ahmadineyad le fallen los nervios realmente, pero en comparación con los que lleguen a relevarlo, el actual líder iraní puede perfectamente ser un corderito, estima Nina Mamedova, del sector de Irán del Instituto de Estudios Orientales de la Academia de Ciencias:

—Si las manifestaciones sociales en Irán van a llevar a cambios del sistema político, no serán en absoluto a aquellos que esperan en Occidente. Y es que, con mucha probabilidad, pueden llevar al poder a fuerzas que no están ligadas en absoluto con el movimiento democrático, ni menos con los partidarios del desarrollo de relaciones con Occidente, sino por el contrario, a fuerzas vinculadas al ejército y al Cuerpo de los guardianes de la revolución islámica. Más aun que los militares han estado conquistando cada vez más posiciones, y no solo en la esfera económica, sino también política. Y si ello ocurre, las relaciones de Irán con la comunidad mundial, en particular sobre el problema nuclear, pueden llegar a ser más tensas aún.

En general, la opción ante la que EEUU y sus aliados tratan de poner al régimen iraní no es en absoluto clara en la actual situación. Las medidas desmesuradamente agresivas cohesionarán a los iraníes en torno a Ahmadineyad. Además que, no todos los miembros de la comunidad internacional, ni mucho menos, se han sumado a las sanciones. En primer lugar, la participación en esas sanciones contraviene seriamente los intereses económicos y estratégicos de China. En segundo lugar, Irán es para la India el segundo abastecedor de hidrocarburos. Entre los compradores de petróleo iraní está Corea del norte, la que en general ve en Teherán a un compañero en la lucha contra “la influencia occidental pestilente”. Y por último, en cuarto lugar, no todas las compañías europeas suspendieron en los hechos la cooperación con los petroleros iraníes.

Hay que reconocer que, por una parte, las sanciones contra Irán no son tan eficaces como para entrañar una amenaza para el régimen. Por otra parte, esas sanciones son suficientes como para agravar de manera patente la vida cotidiana de los iraníes de la calle. Está claro que, los sentimientos de su reacción, estarán repartidos, como mínimo por igual entre las autoridades propias y Occidente. Pero, lo más probable es que Occidente reciba la parte leonina del odio popular, de lo que se ocuparán los ayatolla. Como sea, no será alcanzado el objetivo de las presiones contra Irán, a saber, el de la renuncia al componente militar del programa nacional nuclear. Es más, la hostilidad hacia Occidente solo irá aumentando. Como resultado, crecerá considerablemente la probabilidad de un conflicto regional que conlleve el empleo de armas de exterminio. Mientras más rígida sea la postura de Occidente contra Irán, menos probable será la tegua. Cuando los duelistas desnudan las armas, las excusas atrasadas son tomadas como cobardía y no como un gesto pacífico. En tales casos, los padrinos del duelo señalan que, era necesario mucho antes mostrar miedo…

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: