Rol de China en la economía mundial

Fecha:08/06/12
Editorial

Si bien es muy probable que el país asiático experimente una desaceleración este año, aún cuenta con fortalezas que le permitirán ser contrapeso en la actual crisis.

China explica una buena parte del ciclo externo extraordinariamente favorable que ha beneficiado a la economía chilena -y en general, a buena parte de las economías en desarrollo-, reflejo de la fuerte demanda del país asiático por materias primas. Por esa razón y al ser la segunda mayor economía del mundo, existe natural inquietud por los efectos que la crisis europea podría tener sobre ese país. Si bien es probable que China experimente este año una desaceleración, aún posee importantes fortalezas que le permitirán ser un contrapeso relevante en la economía mundial.

El país aún cuenta con grandes reservas laborales en sus zonas rurales, las que le han permitido mantener salarios bajos, y mecanismos de ahorro muy limitados para las personas, lo que ha determinado tasas de ahorro nacional elevadas. Además, la Cuenta Corriente de su Balanza de Pagos ha sido muy superavitaria, lo que sumado a fuertes influjos de inversión extranjera le han permitido acumular altos niveles de reservas internacionales.

Ya en la crisis de 2008-09 desatada en Estados Unidos, la economía china se vio expuesta a fuertes caídas en la demanda por sus productos. Una agresiva respuesta, fiscal y financiera, le permitió superar ese escenario externo adverso. Sin embargo, desde entonces, China ha experimentado un desequilibrio en el precio de bienes raíces y mayores tasas de inflación, lo que ha llevado a políticas restrictivas en el período reciente. Lo anterior, sumado al mal momento de las economías desarrolladas, presumiblemente llevará a que China crezca bajo 8% este año. Este deterioro, significativo para una economía que, en promedio, se ha expandido al 10% en los últimos 20 años, tiende a ser leído como una tendencia duradera, especialmente luego de que el gobierno chino ha indicado objetivos de crecimiento para el período próximo sustancialmente menores a los observados en años recientes. No obstante, no hay evidencia clara de una desaceleración permanente. Por otra parte, la caída en el crecimiento que se proyecta en 2012 no es diferente a la experimentada por China en la crisis asiática, cuando creció levemente bajo 8% promedio anual, entre 1998 y 2000. Y al igual como ocurrió en 2008, ayer, las autoridades reaccionaron con medidas monetarias, que en general tuvieron favorable impacto en el mercado. El Banco Popular de China recortó en 25 puntos base la tasa de interés de referencia, lo cual podría estimular la demanda interna, favoreciendo así la demanda por materias primas. No se podría descartar que a futuro haya nuevos estímulos fiscales y de política industrial.

Si bien China debería sufrir como todos los países mientras se extienda la crisis europea, va a seguir siendo un elemento positivo en el contexto externo, especialmente para países exportadores de metales, como Chile. El país asiático aún cuenta con reservas laborales, el acceso a tecnologías avanzadas y recursos financieros para aspirar a un crecimiento tendencial rápido. Sin embargo, las grandes rivalidades que han quedado a la vista al interior de la cúpula del Partido Comunista chino tienen el potencial de colocar al país en una “vulnerabilidad estructural”, lo que es un factor de riesgo que debe ser considerado a la hora de evaluar la situación global de ese país.

Fecha:08/06/12
Autor:Jamil Anderlini

Con una desaceleración mucho mayor de lo esperado, China recortó las tasas de interés.

En ajedrez, el término zugzwang describe una situación en la que un jugador está obligado a jugar, pero cada movimiento lo pone en una posición peor.

Esto describe nítidamente la situación que enfrenta el gobierno chino, tras reducir ayer las tasas de interés -por primera vez desde los momentos más álgidos de la crisis financiera a fines del 2008-, bajando la tasa de referencia y el rendimiento de los depósitos en 25 puntos básicos a 6,31% y 3,25%, respectivamente.

Con una desaceleración del crecimiento mucho mayor de lo esperado y una serie de indicadores apuntando al sur, Beijing se ha visto obligado a actuar para impulsar la actividad en la segunda economía más grande del mundo.

Pero muchos economistas y analistas, tanto dentro como fuera del gobierno, están alertando sobre los peligros que encierra una nueva ronda de estímulos y de crédito fácil que podría volver a inflar la burbuja financiera y exacerbar los severos desequilibrios estructurales, ya presentes en la economía China.

“Esta baja del interés es un claro indicador de que el gobierno ve mayor debilidad aún en los datos económicos de mayo (a ser presentados mañana)”, dice Stephen Green, economista del Standard Chartered en Hong Kong. “Existe un riesgo evidente de que el enfoque creciente en el corto plazo socave la agenda de reformas estructurales”.

Durante las últimas dos décadas, la economía china se ha orientado hacia la inversión y la industria para la exportación, pero todos -desde los gobernantes en China hasta los banqueros de inversiones en Occidente- concuerdan en que el país debe dar un vuelco hacia un modelo de crecimiento dirigido más hacia el consumo que a la inversión.

“Si China no puede convertirse en un motor de consumo para su propia industria, entonces habrá un gran problema en todo el mundo”, dice un alto ejecutivo de una gran firma de capital privado con inversiones en múltiples sectores de China. “La economía en mayo se percibe mucho más débil que en abril y abril ya significó un shock”. Los inversionistas en China dicen que muchos sectores están muy débiles y casi todos asumen que se viene una respuesta mayor del gobierno y que esta incluirá nuevas y mayores inversiones en infraestructura.

Los analistas dicen que lo más probable es una nueva ronda de estímulos, ya que el problema no es el precio o la disponibilidad de crédito, sino la demanda de préstamos en un ambiente de caída de las ventas, inventarios elevados, débiles utilidades y sobrecapacidad.

“La debilidad en el préstamo bancario que hemos visto en el último tiempo no se debe a que el crédito sea demasiado costoso, sino a que los pronósticos son tan negativos que nadie quiere invertir”, dice Wang Tao, economista de UBS.

La evaluación es apoyada por inversionistas en una gama de industrias, que plantean que han pasado de no ser capaces de acceder a préstamos bancarios durante todo el año pasado a ser inundados con ofertas de bancos estatales en un momento en que están reacios a aumentar sus capacidades.

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: