Un rasguño en el barniz europeo

Fecha:14/01/12

Una rebaja, no debería añadir más costos de endeudamiento a Francia.

La decisión de Standard & Poor’s (S&P) (1) de rebajar a Francia, junto a Austria, en un escalón, es el momento que muchos temieron, sobre todo el Presidente Nicolas Sarkozy.

Si bien puede tirar abajo los esfuerzos de la zona euro (por imperfectos que estos sean), para contener la crisis de la deuda soberana, no es el fin del mundo. El resultado más probable y la mejor esperanza es que no va a hacer una gran diferencia.

Las calificaciones soberanas de crédito son de por sí irrelevantes: no revelan ninguna información nueva, y son en gran parte conclusiones inevitables.

S&P admite esto al publicar una metodología basada en los mismos factores sensibles que todo el resto usa para evaluar el riesgo soberano. Si los juicios de clasificación tienen un impacto cuando en realidad no merecen nada, es porque los gobiernos les asignan ese rol, a través de regulaciones formales y retórica fetichista.

En el caso de Francia, el fetichista en jefe solía ser Sarkozy, quien siempre insistió en la santidad del sello francés triple A. El gran perdedor de esta rebaja francesa es Sarkozy: se verá débil a pocos meses de las elecciones, y tendrá una mano aún más débil en las negociaciones de la eurozona.

Más allá de esto, el efecto económico podría ser limitado. Francia está llevando sus finanzas públicas bajo control, y una rebaja del primer nivel de sólo una agencia, no debería añadir más costos de endeudamiento, como Estados Unidos descubrió en agosto.

La principal víctima podría ser el estatus triple A del Fondo de Estabilidad Europeo. Pero esto podría no ser algo malo.

Con los mercados frágiles y volubles, peores resultados no se pueden descartar. La sacudida sicológica podría revivir el pánico en los mercados de bonos de Italia y España, que esta semana aparecieron aparentemente más benignos después de las turbulencias anteriores a la Navidad.

No hay duda en que las rebajas sólo aumentarán la ira hacia los evaluadores y en especial hacia S&P, que mostró el mismo poco diplomático timing con la rebaja de EE.UU. Pero nunca hay buen timing dentro de una crisis. Los gobiernos de la eurozona tendrán que centrarse en abordar cualquier consecuencia de la acción de las calificadoras (1).

Esto significa acelerar la implementación de las herramientas de acuerdo que puedan controlar las deudas soberanas.

El Fondo de Estabilidad Europeo debe ser desplegado a gran escala y a una velocidad mayor. Principalmente, los gobiernos de la eurozona deben dejar de lado las riñas. Sarkozy aún tiene cartas que jugar, y ha ayudado a arrastrar a Alemania fuera de su zona de confianza. Los Estados triple A debieran estar en la mira para hacer más (1).

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: