05 de Enero un cumpleaños sin torta

Autor: Gonzalo Maier, desde Bélgica
Fecha: 05/01/12

Exactamente hace diez años se celebraba el debut del euro (1) con fuegos artificiales y promesas desmesuradas. Hoy, en medio de la peor crisis financiera de los últimos 50 años (2) (3), en Bruselas, la capital de la Unión Europea, muchos se preguntan si realmente hay algo que celebrar.

La Rue Neuve, una de las principales calles de Bruselas, esta semana lucía grandes carteles con el signo euro. Ninguno, ciertamente, recordaba que la moneda europea acababa de cumplir diez años, sino que los descuentos eran del 50%. En una tienda tras otra. Una y otra vez. Las famosas rebajas de invierno, que suelen comenzar con ofertas tímidas, hasta llegar a descuentos groseros a finales de enero, este año partieron sin ninguna vergüenza. De hecho, pocos días antes, diarios como De Morgen ya anunciaban que las escasas ventas de fin de año se traducirían en ofertas más agresivas que abrirían, de una vez por todas, las billeteras de los belgas.

En medio de la peor crisis económica en 50 años, el décimo cumpleaños del euro llega en un momento que de tan malo parece cómico. De hecho, hace sólo un par de días, en la televisión cualquier noticiero mostraba lo mismo: un breve video de 2002 con gente por primera vez sacando euros de los cajeros automáticos, como si tuvieran por delante un futuro lleno de esos billetes y, tras un salto en el tiempo, las caras serias y preocupadas de Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy , los dos políticos más poderosos de Europa que llegaron a ser popularmente conocidos como “Merkozy“: una toma las decisiones financieras y el otro las explica con una sonrisa cínica.

Luego de un 2011 lleno de reuniones – programadas, de emergencia, improvisadas, oficiales y extraoficiales- destinadas a salvar las finanzas griegas, portuguesas e irlandesas, y de paso bajarle el perfil a lo que sucedía en Italia y España, lo único relativamente claro es que el euro estuvo flotando en un universo de dudas euroescépticas que durante un momento fueron intensas, y que hoy se han transformado en una ensalada de recortes presupuestarios, descontento social, protestas como la que hace unas semanas paralizaron a Bélgica y, por cierto, tentadoras ofertas. Incluso -el popular semanario alemán Der Spiegel publicó más de una vez artículos teorizando sobre lo que sucedería si Alemania regresaba al marco.

A estas alturas, parece que el próximo capítulo de la euroteleserie sólo llegará cuando termine el poker que Ángela Merkel mantiene con la idea de crear eurobonos y el miedo atávico de los alemanes a la inflación. Pero ni el supuesto fin ni el aniversario del euro ahora son temas. Ya hay otra palabra de moda: recesión.

En todo caso, tras diez años en donde los precios subieron bastante más que los sueldos, en varios países –España, Alemania, Holanda– aún es posible encontrar gente que en los bares habla, sobre todo de grandes sumas, en pesetas, marcos y florines. No es nada extraño. Así, suelen decir, se hacen una idea más clara de cuánto valen las cosas. Pero lo cierto es que más allá de esa melancolía tan propia de los bares, hace una década que la palabra “marco” o “franco” no aparecía con tanta insistencia en los medios. Tanta, que ni en las oficinas de la Comunidad Europea se acordaron de poner música y prender las velas.

Fecha: 01/01/12

Este 1 de enero el euro cumple 10 años en circulación. En el lejano 2002 la moneda común europea llegó para sustituir a los francos franceses, marcos alemanes, liras italianas, pesetas españolas y otras divisas de los países que la aceptaron como propia. RT  les presenta los datos curiosos y poco conocidos sobre el euro.

¿Cuántos billetes de euro ha producido el Banco Central Europeo?

Aunque en el mundo circulan 14.400 millones de billetes y 97.000 millones de monedas de euro, con un valor de 864.000 millones y casi 23.000 millones respectivamente, el Banco Central Europeo no produjo ningún billete y no acuñó ni una moneda. El BCE  tiene el derecho de hacerlo, pero en realidad a esto se dedican los bancos centrales de los 17 países de la zona euro.

¿Por qué en los billetes de euros no hay retratos?

El autor de la idea del diseño de los billetes del euro es Robert Kalina del Banco Nacional de Austria. Precisamente sus esbozos fueron reconocidos como los mejores en 1996 entre los 44 proyectos de otros participantes.

Pero el propio Kalina repite que en realidad el diseño del euro es el producto de la labor de mucha gente. “Los billetes sin retratos se consideraban algo sin precedente. Esta decisión en realidad la tomé yo, y al principio esta idea a muchos no les gustó. Tal vez fue una de las iniciativas más importantes: mostrar la idea con ayuda de otros símbolos”, dijo en una entrevista a la Deutsche Welle.

Siete valores nominales de los billetes del euro están dedicados a los estilos de la arquitectura: el clásico, romano, gótico, renacimiento, barroco, rococó, la edad de hierro y la arquitectura moderna del siglo XX. Las ventanas simbolizan el espíritu abierto de Europa y los puentes son el símbolo de la comunicación entre la gente dentro de Europa y de Europa con el resto del mundo.

¿Dónde se encuentran los puentes que aparecen en los billetes del euro?

Los siete puentes que se puede ver en los billetes de euro, en realidad, no existen. Basta solo imaginar la reacción de los franceses si el Puente de Rialto de Venecia adornara el billete de 500 euros y el Pont Neuf francés luciría solo en el de 200 euros. Es muy difícil evitar las disputas y contradicciones, pues hay muchos puentes hermosos y los billetes son solo siete. Por eso el jurado aplaudió a la idea de utilizar las imágenes de los puentes que no están en ningún lugar.

Sin embargo, todos los puentes de los billetes de euro serán construidos en el futuro próximo en Países Bajos. El diseñador neerlandés Robin Stam  manifestó su disposición de construir los siete “europuentes” en la pequeña ciudad de Spijkenisse. Dos puentes, el rojo en el estilo romano del billete de 10 euros y el de color naranja de 50 euros (1), ya están preparados. La administración de la ciudad espera que estas curiosidades arquitectónicas atraigan a los turistas extranjeros.

¿Por qué el euro cumplió su décimo aniversario dos veces? 

En realidad la moneda apareció el 1 de enero de 1999. Aquel día el euro se convirtió en moneda oficial en once Estados europeos: Alemania, Austria, Bélgica, España, Francia, Finlandia, Países Bajos, Italia, Irlanda, Luxemburgo y Portugal, pero sólo existía como moneda virtual. El 1 enero del 2002 en los mismos países y Grecia, que también ingresó al conjunto, fueron ya introducidos los billetes y las monedas de euros, que reemplazaron las divisas nacionales de los países que lo habían adoptado. Por eso el ´popular´ décimo aniversario del euro es correcto celebrarlo en 2012.

¿El euro circula solo en la eurozona?

Algunos países utilizan el euro como divisa oficial, aunque no forman parte ni de la eurozona, ni de la UE. Básicamente son los estados pequeños, como Mónaco, San Marino, Andorra y el Vaticano. Además el euro también es la moneda oficial en Montenegro y la región serbia de Kosovo.

Mónaco, San Marino y el Vaticano tienen derecho de acuñar las monedas de euro con el reverso en el estilo nacional. Aunque estas monedas no pueden entrar en circulación, se venden a los coleccionistas por un precio más alto que su valor nominal.

¿Es tóxica la tinta de los billetes de euro?

Esta historia está vinculada estrechamente con el nombre de Eugenio Domingo Solans (1), miembro de la junta del Banco Central Europeo que fue responsable por la introducción del euro a la circulación y por su diseño. Después de que una publicación reveló el hecho que los billetes están impresos con una tinta que podría ser tóxica, Domingo Solans lo reconoció en una rueda de prensa. Y mostró su perfecto sentido de humor diciendo que para que el veneno fuera peligroso para la salud, habría que comer más de 400 billetes a la vez, algo que no recomendó, y no solo por el riesgo de ser envenenado, sino porque tal dieta saldría un poco cara.

¿Por qué no existen billetes de 1 o 2 euros?

Algunos países, entre ellos Italia, Grecia, Austria y Eslovenia varias veces pidieron introducir billetes de euro inferiores a que los que existen.
El Banco Central Europeo respondió a esta propuesta de “imprimir un billete de 1 euro es más caro y menos duradero que acuñar una moneda de 1 euro”. La decisión final sobre este tema fue tomada el 18 de noviembre del 2004, cuando el BCE declaró definitivamente que en la eurozona no había suficiente demanda de billetes de denominaciones más pequeñas.

Descargar artículo en formato PDF

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: