El Reino Unido se distancia de la UE

Fecha:09/12/11

Ahora que David Cameron se ha distanciado de una mayor integración europea, los artículos de opinión en la prensa británica se han multiplicado. Para Michael White, que escribe en The Guardian, “es un día para pasar mucho miedo:

(…) parece que va a llegar el Gran Terremoto, el momento en el que un Gobierno de Londres ejerce el famoso veto británico sobre un asunto importante dentro de la UE y se retira a los márgenes de la Unión Europea, poniendo fin así a cincuenta años de una política más o menos consistente.”

Reino Unido, según argumenta el periodista, ha vuelto al “espléndido aislamiento” del que hacía gala cuando era un imperio en el siglo XIX. “Así que hoy día, ¿resulta dicho aislamiento espléndido o miserable? ¿Es para bien o para mal?”

Todavía no he escuchado el descorche de botellas de champán o de celebraciones por parte de los británicos euroescépticos. Cuidado con lo que deseas… que dice el dicho popular. ¿Quién sabe que ocurrirá ahora? Porque Europa, con todas sus locuras y fracasos, se ha convertido en la cabeza de turco (1)  de unas debilidades que son en realidad las nuestras. Puede que estemos a punto de volver a darnos cuenta de la cruda realidad. Fue el motivo por el cual nos adherimos en su momento (1) (2).

Artículo original

Fecha: 09/12/11

“La Europa de los 27 ha terminado”, titula Le Monde después del acuerdo pactado en Bruselas por los 17 miembros de la zona euro y otros seis países europeos.

Ante “el farol” del primer ministro británico David Cameron de vetar cualquier reforma de los tratados europeos, los diecisiete Estados de la zona euro “cansados, han decidido cerrar filas sin contar con él para tratar de frenar la crisis que sacude a la unión monetaria: desde ahora y hasta marzo de 2012 han acordado negociar entre ellos un tratado intergubernamental, la opción preferida por Nicolas Sarkozy, para recoger por escrito la disciplina presupuestaria defendida por Angela Merkel“, escribe el diario francés.

Para Le Monde, este acuerdo, que va a permitir la reforma del Tratado que rige las normas de funcionamiento de la Europa de los 27, constituye:

“Una elección difícil, que consagra la emergencia de una Europa a dos velocidades en la que el Reino Unido se arriesga a quedar poco a poco excluido, en beneficio de un nuevo núcleo duro: la eurozona liderada, para bien o para mal, por Berlín y París, las dos principales economías de la unión monetaria. ”

La exclusión del Reino Unido, a pesar de ser muy dolorosa, es para Le Monde una decisión sabia y, después de lo acontecido, lógica:

“Los británicos no creen en la idea europea (1) (2). Son ajenos a este proyecto que hoy se encuentra bloqueado pero que, a pesar de todo, nos parece más necesario que nunca: forjar una entidad singular que pueda existir como tal entre los otros centros de poder del siglo XXI.

No hay que lamentarse por lo que ha pasado en Bruselas. Se ha destapado una ambigüedad. En el fondo, a los británicos, que se incorporaron en 1973 a lo que entonces era la Comunidad Económica Europea, lo único que les interesa es el mercado único. Con respecto al resto del proyecto europeo se muestran indiferentes, cuando no hostiles.”

Fecha:09/12/11
Autor:Matthias Krupa

Indudablemente, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy han dado un gran paso hacia su objetivo: la unión fiscal. Pero ¿a qué precio? Gran Bretaña ha quedado excluida y las alternativas parecen bien simples: el rescate o el hundimiento de la Unión.

¿Se ha salvado al euro esta noche o pasarán estas diez horas a la historia por haber sido el escenario del hundimiento de la UE? Sea como fuere, los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países de la Unión no hubiesen podido escenificar de una manera más dramática el final provisional de la operación ‘Rescate del euro’.

Antes incluso del propio Consejo del pasado jueves por la noche, Angela Merkel, Nicolas Sarkozy y David Cameron ya se habían reunido. Una cosa era segura, el británico iba a jugar un papel crucial en las horas siguientes. Después tuvo lugar un debate encarnizado, incluso a veces rudo, antes de que, poco después de las cinco de la mañana, el presidente francés diese a conocer el resultado de las negociaciones de la noche.

¿Quién es el responsable?

Para ser más precisos, hay que hablar de los dos resultados, y durante los días y las semanas que se avecinan, la cuestión será saber cuál de los dos tiene más peso: ¿que los Estados miembros de la zona euro hayan acordado aplicar normas más estrictas de su política financiera o que en dicho pacto no vayan a participar todos los países de la UE?

Desde el principio, Alemania ha adoptado una postura sin ambages: Merkel hubiese deseado lograr una modificación de los tratados europeos con el conjunto de los 27 Estados miembros. Aunque tampoco había dejado lugar a dudas de que, en caso de necesidad, se contentaría con los 17 Estados de la eurozona y con otros que se prestasen voluntarios. La unidad en torno a este asunto era para ella más importante que la unión de los 27.

En todo esto, Merkel podía contar con el firme apoyo del presidente francés. A partir de ahora, está previsto que 23 países se comprometan a incluir en sus legislaciones nacionales una regla de oro presupuestaria, y que habrá sanciones casi automáticas para quienes incumplan en materia de déficit. El tratado sobre el euro debería estar terminado para marzo.

El precio político que hay que pagar para este compromiso resulta sin embargo bastante alto. Gran Bretaña y Hungría ya han dejado claro que no formarán parte del mismo [aunque Hungría ya se ha desdicho]; Suecia y República Checa consideran que previamente sus Parlamentos deben otorgar a sus Gobiernos un mandato con ese fin. Nada muy diferente de lo que algunos había descartado antes incluso de que la cumbre hubiese terminado.

Cameron llevaba la peor baza (1)

¿Quién es el responsable de esta división? El primer ministro británico David Cameron que, justo el momento de tomar la decisión final, ha exigido que se estipulase como excepción unas reglas para defender el sector financiero de su país – ¿o bien es Angela Merkel, que ha sido la primera en plantear la cuestión de la modificación del tratado en el orden del día? Cameron llevaba la peor baza. Ahora se encuentra aislado y sin haber conseguido nada para Gran Bretaña. Cuando se conoce a Merkel, maestra de los juegos de poder, se diría que ella hubiese debido advertírselo.

A pesar de todo, este éxito en las negociaciones se pagará caro. Porque no sería acertado pensar que Alemania cuenta con el apoyo inquebrantable de los 22 Estados [23 si finalmente se suma Hungría]. La mayoría de los jefes de Gobierno siguen a Merkel a paso de cangrejo – no por convicción, sino porque saben que no es posible alcanzar ninguna solución para la crisis de la deuda si Alemania está en contra. Incluso quienes apoyan fehacientemente las exigencias alemanas – la primera la de la disciplina presupuestaria – no están convencidos de que sea el mejor momento, ni el mejor enfoque.

En lo sucesivo, los Estados de la zona euro van a concluir su propio tratado internacional, que coexistirá junto a la actual jurisdicción de la UE. Un camino en el que hay muchas trampas. Algunos juristas dudan incluso que ese tipo de tratado paralelo sea simplemente aceptable.

¿Vale la pena este juego? Si poner freno al endeudamiento y definir sanciones supone una fractura en el seno de la UE ¿merece la pena? Puede que esto parezca inaceptable, pero a fin de cuentas, serán los mercados quienes decidan. Si se dejan convencer, Merkel pasará a la historia como la salvadora del euro. Y si la especulación continúa sin dar un respiro, la canciller alemana permanecerá en nuestras memorias como la que hundió una divisa de la UE.

El Autor es desde 2005 el director adjunto de la sección de Política del semanario Die Zeit.

Artículo:Cameron, Inglaterra y la city a la ruina
Autor:Bernardo Rabassa
Fecha: 10/12/11

¿Cómo se puede estar tan ciego?, David Cameron acaba de echar un órdago al mus europeo y lo ha perdido, porque se ha quedado sin la silla, en el juego del corro, en este caso de la economía unificada(1) y de fiscalidad pareja que los otros 23 países de Europa han tomado de llegar a una mayor convergencia, en lo que ya se llama Europa Plus.

No sé si mi compañero liberal Nick Clegg le va a echar los trastos a la cabeza, pero Inglaterra, la pérfida Albión, acaba de jugarse su futuro, pues sus aliados naturales, Holanda, Dinamarca, etc. le han dejado tirado.

Efectivamente, Todos los países de la UE, excepto el Reino Unido, asumieron ayer la propuesta sobre un pacto fiscal que implica una mayor disciplina y coordinación económica en la zona euro para salir de la crisis. Los 17 países que comparten la moneda única, más Bulgaria, Dinamarca, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía, respaldaron la iniciativa. Suecia, la República Checa y Hungría. También expresaron su disposición a participar en el pacto, aunque indicaron que necesitarán consultar a sus parlamentos nacionales. Al no implicar a todos los miembros de la UE el nuevo tratado no será comunitario sino de carácter internacional. El acuerdo establece la incorporación en las constituciones o legislación equivalente de la denominada “regla de oro”, que fijará el déficit estructural en el 0,5% del PIB. Además, se endurecerán las sanciones a los países que superen el 3% de déficit o el 60% de deuda.

El problema nace de la posición euroescéptica de la Gran Bretaña que sigue manteniendo su libra esterlina, aunque no le haya servido para nada, pues su situación económica, es igual o peor que la del resto de Europa. Es más, está tan ligada por la deuda a Europa como un feto al cordón umbilical de su madre, en lo que se ha dado en llamar la “Bomba Europea” donde los equilibrios son tan arriesgados, como que, el que no gira a consuno, caerá y será arrastrado al Averno.

Camerón cree erróneamente que su relación aparentemente privilegiada con los USA, le hace acreedor a la independencia de Europa, sin comprender que el único interés que USA tiene en Gran Bretaña es precisamente porque este metida de hoz y coz en la Unión Europea, USA ni China se pueden permitir bromas con una potencia con 450 millones de habitantes, con la que con total seguridad están a su vez ligados por los lazos irrompibles, salvo guerra en contrario, por lo menos lo que queda del Siglo XXI.

¿Qué sucederá si no traga?, pues simplemente que la City de Londres se trasladara a Berlín o a Paris, es más, ya ni siquiera está allí en Londres, pues la virtualidad de los sistemas financieros, la hace existir en el limbo de Internet, probablemente más cercano a Dubái o Singapur que a Londres y las distintas Bolsas on line, solo tienen existencia nominal (1), pues físicamente están en los ordenadores conectados de todos los componentes del sistema financiero del mundo, Solo falta que los gentleman vestidos en Savile Row, se trasladen de domicilio a localidades menos brumosas y frías que Londres, para que el poder económico de la City londinense no sea ya nunca jamás inglés.

¿Qué error que inmenso error?. Contemplado por los Croatas que apenas han firmado, ya han visto las orejas al lobo, Jadranka Kosor “vrlo dobro”, ” muy bien hecho, lo que no consiguió la Armada Invencible, lo acaba de de conseguir Cameron con un simple no”.

Allá él, y su islote, desenganchado a pocas millas de la costa francesa, es más, los que le apoyan y que quieren ver el euro reventar, se van a llevar el tremendo chasco de la devaluación de la libra esterlina por el paulatino empobrecimiento del país.

Las Bolsas Europeas han celebrado con fuertes alzas el pacto y los únicos que nos hemos quedado además de Cameron con un palmo de narices, somos los españoles ya que España no consiguió finalmente tener capacidad de bloquear el fondo de rescate que entrará en vigor el próximo año, como tienen Alemania, Francia o Italia, petición que Mariano Rajoy (1) había transmitido a José Luis Rodríguez Zapatero, y que este defendió (Ja,Ja,Ja) en la cumbre, ¡pero si ni habla inglés ni entiende de economía ni de política!. Era mejor, que no hubiera ido nadie ya que Rajoy no puede actuar como tal y no era tan complicado negarse desde Madrid a firmar si no se aceptaba nuestra condición. Otro órdago sí, pero a lo mejo cuela.

Pero Zapatero asumió la decisión de la eurozona como si fuera Mr.Bean y explicó que Rajoy lo “ha entendido perfectamente”, lo que dudo muchísimo. Por otro lado, el Presidente del Gobierno en funciones reconoció que aún queda la “mitad del camino” por recorrer para salir de la crisis, en realidad queda todo el camino, pobrecito no sabe lo que se pesca, pero para este ultimo y delicado favor, mejor hubiera hecho quedándose en casa y no metiendo la pata , salvo en las declaraciones a la prensa y en la foto que fue para lo que fue, así como también dudo de que se enterara de lo que allí se cocía y que es tema para otro artículo, dado que Alemania, gracias a Dios sin Hitler ,acaba de vencer la II Guerra Mundial a los 67 años de su aparente terminación. ¡Heil Frau Merkel!, has logrado resucitar el Sacro Imperio Romano Germánico.

Descargar artículo en formato PDF

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: