Economía: El peligro de la política

Fecha:24/11/11
Autor: Axel Christensen | Director ejecutivo de BlackRock Sudamérica

Hoy más que nunca son las autoridades políticas las que están tomando un mayor número de decisiones cada vez de más impacto. Los casos de Europa y Estados Unidos sirven de ejemplo. Y de advertencia.

“Nunca en la historia (…) tantos debieron tanto a tan pocos”. Si bien la frase histórica la dirigió Winston Churchill a pilotos de la Real Fuerza Aérea durante la Segunda Guerra Mundial, es perfectamente aplicable hoy para explicar la suerte de la economía global -y de los mercados financieros- en los próximos años.

Tradicionalmente la evolución de variables económicas así como las financieras eran el resultado de un sinnúmero de personas y empresas tomando decisiones. Cuánto producir (1). Cuánto consumir(2). Cuánto gastar (3). Hoy las cosas son muy distintas. Muchas más decisiones dependen de un número reducido de personas, la mayoría de ellas autoridades políticas. Pero ya no se trata sólo de los líderes de bancos centrales o ministros de finanzas. Hoy más que nunca son las autoridades políticas, en su gran mayoría de elección (1)  popular, las que están tomando un mayor número de decisiones cada vez de más impacto.

No hay lugar donde ello no sea tan patente como Europa. Desde economías pequeñas como Grecia hasta las centrales como Francia o Alemania. Los problemas que surgen del cuestionamiento sobre la solvencia y la falta de crecimiento de estas economías pone cada vez una mayor presión sobre los gobiernos y los parlamentos. El problema es que los tiempos de respuesta políticos son dolorosamente lentos para quienes ansían los cambios o reformas regulatorias necesarias para salir de ésta. El acuerdo de julio fue demasiado poco y demasiado tarde. Una suerte similar siguió el de octubre.

Los problemas han escalado desde Grecia a países con significativo riesgo sistémico como Italia y España, poniendo en peligro la estructura misma de la Eurozona. Países demasiado grandes para caer, pero quizás demasiado grandes para salvar.

Un componente importante de la crisis europea es la falta de confianza de los consumidores y de las empresas. Parte importante de esta desconfianza se origina por la incapacidad de las autoridades políticas de tomar decisiones necesarias o de tomarlas cuando ya es demasiado tarde. La solución muchas veces se entrampa en cálculos electorales o decisiones copulares. Ello porque el único camino de salida implica sacrificios que pocos quieren asumir, sobre todo si significa perder el poder.

Aún así, se están produciendo cambios. En algunos casos, como Grecia o Italia, se trata de gobiernos liderados por tecnócratas que apenas cuentan con un frágil soporte político. En otros, como España, el mandato político es más claro con una contundente mayoría parlamentaria. Habrá que ver si la convicción se puede mantener a la hora de tomar medidas impopulares. Sin embargo, la paciencia de electores e inversionistas es limitada.

El fenómeno no sólo se circunscribe a Europa. En Estados Unidos la situación es similar, aunque no tan crítica. Todavía. Tras el episodio en agosto del desacuerdo en aumentar el techo de la deuda pública, allá nuevamente las decisiones políticas son causa de incertidumbre. Esta vez se trata del fracaso del “Súper Comité” bipartidario para encontrar acuerdos presupuestarios. La incapacidad de consenso refleja el antagonismo de dos partidos que se enfrentarán en las urnas en menos de un año. Toda concesión al adversario puede costar votos en la elección presidencial del 2012. Luego, cualquier posibilidad de acuerdo se arrastra para el 2013.

Nuestro país tampoco está ajeno a la creciente politización de temas que anteriormente se mantenían dentro de un ámbito más bien técnico. Es el caso de la discusión presupuestaria o la elección de un nuevo consejero en el Banco Central. Es de esperar que las decisiones se tomen pensando en el bien mayor, no en la victoria pequeña de corto plazo. De lo contrario, es cosa de mirar al Norte para ver dónde podemos terminar.

Descargar artículo en formato PDF
Comentarios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: