¿Qué democracia?

Fecha:25/11/11
Autor:Agustín Squella

Democracia” no es sólo una palabra que goza de prestigio, sino la forma de gobierno que prefiere la mayoría. Es debido a eso que ni aun los peores dictadores(1) y autócratas(2) han renunciado a ella para referirse a regímenes que nada tuvieron de democráticos. Hitler autocalificó el nacionalsocialismo como “democracia real”(1)(2), los jerarcas comunistas decían encabezar una “democracia popular“, Franco llamó a lo suyo “democracia orgánica“, y Pinochet propició una “democracia protegida“. Por cierto que el retrato de ninguno de esos gobernantes adornará jamás la galería de los mandatarios democráticos, y sólo sus más obtusos partidarios insistirían en calificarlos de demócratas. De todo lo cual puede sacarse una lección: cuando veas un adjetivo después de la palabra “democracia”, corre a perderte, porque lo más probable es que ese adjetivo vacíe de todo contenido al sustantivo que acompaña.

No obstante, tiene sentido la distinción entre democracia directa e indirecta o representativa. Cuando los griegos inventaron la democracia varios siglos antes de Cristo, practicaron una democracia directa en la que los propios ciudadanos adoptaban las decisiones de gobierno reunidos en asamblea, lo cual resultaba posible puesto que se trataba de pequeñas comunidades que excluían a las mujeres, a los esclavos y a los extranjeros. Andando el tiempo, las sociedades humanas se hicieron más extensas y complejas, y el derecho a participar en la vida política, en calidad de derecho fundamental, fue reconocido a todas las persona adultas, lo cual volvió impracticable que éstas tomaran una a una las decisiones colectivas. Se abrió paso entonces la democracia representativa, en la que tales decisiones no se adoptan por los mismos sujetos a quienes vinculan de manera obligatoria, sino por representantes elegidos en votaciones periódicas.

En consecuencia, no se debe recelar de la democracia representativa porque sea una democracia con apellido, puesto que lo tiene por una razón muy distinta de aquella que explica las denominaciones de real, orgánica, popular o protegida. Hoy la democracia no tiene más opción que ser representativa, aunque hay que cuidar que lo sea en el mayor grado posible, sin perjuicio de que contemple también, excepcionalmente, instrumentos propios de la democracia directa, como los plebiscitos.

Vistas las cosas de esa manera, la democracia representativa, por definición, es participativa, puesto que los representados intervienen en la elección de los representantes o tienen cuando menos la posibilidad de hacerlo.

De manera que de lo que se trata no es de sustituir la democracia representativa por una de tipo participativo, sino de hacer más participativa a la propia democracia representativa, y esa es la demanda que levantan hoy movimientos sociales cansados no de la democracia ni de la democracia representativa, sino del insuficiente carácter participativo que esta última tiene entre nosotros por causa de su origen en la Constitución no democrática de 1980 y de la extrema lentitud y temor para reformarla.

La democracia no garantiza la elección de los mejores, pero no por ello los partidos tienen que elegir a los peores para que compitan en las elecciones, aunque dada la situación actual existe el riesgo todavía peor de la emergencia de candidatos populistas (1) que renieguen de su vinculación a los partidos. El continuo enfrentamiento entre las dos principales coaliciones, la manifiesta enemistad entre partidos de una misma coalición, y las agudas divisiones al interior de cada uno de los partidos de ambos bloques, son hechos que están abonando el terreno para corredores por la libre, o díscolos como se les llama, que no pasan de ser oportunistas dispuestos a abdicar de sus biografías políticas con tal de llegar a La Moneda.

Descargar el artículo en formato PDF
Comentarios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: