Cómo Anglo American puso en aprietos a Codelco e hizo tambalear el negocio del año

Fecha:13/11/11
Autor:Víctor Cofré

La británica tomó la iniciativa y devolvió el jaque de octubre de Codelco. Vendió a Mitsubishi y firmó un pacto de accionistas. El gobierno mira con una mezcla de pesimismo y confianza el caso, pero está decidido a defender la causa de Codelco. La minera estatal prepara resguardos legales que ejercerá en los próximos días.

La batalla o el armisticio. El dilema se inclina cada vez más por la primera. Si Codelco(1) colocó en jaque a Anglo American (1)el 12 de octubre al anunciar públicamente que firmó un pacto con Mitsui para comprar el 49% de su filial estrella en Chile, esta semana la británica invirtió los roles y puso en incómoda posición a la mayor empresa chilena al vender el 24,5% de la ex Disputada de Las Condes a Mitsubishi. La europea conservó el 75,5% de Anglo American Sur (AAS) y reservó otro 24,5% de la filial por si Codelco quiere negociar y firmar la paz.

La diferencia entre ambas tiene precio. Codelco pagaría US$6.100 millones en enero de 2012 por el 49%, según la fórmula de precio definido en un contrato de hace una década. Y luego podría vender a Mitsui la mitad, valorando el total en US$9.760 millones. La ganancia sería de casi US$3.700 millones. Pero Anglo no quiso dejar ese dinero sobre la mesa. No todo, al menos.

La Jugada de Anglo

El miércoles, Anglo vendió el 24,5% de su filial en Chile a Mitsubishi en US$5.390 millones. Firmó la compraventa en un contrato matriz fuera de Chile y registró el traspaso en una escritura pública en la Notaría Iván Perry, en Santiago. Ese mismo día, inscribió las acciones en el registro de la sociedad. “La venta ya es irreversible”, dijo un profesional ligado a la transacción. El acuerdo considera un pacto de accionistas y le asegura a la japonesa presencia en el directorio de AAS, que hoy tiene tres miembros, revela una fuente que prefiere el anonimato dadas las confidencialidades implicadas en el negocio.

Anglo se ampara en el contrato de 2002, que establece que Codelco podrá comprar en enero, cada tres años, hasta 49%. Pero siempre que tenga el 100%. Si un tercero tiene acciones de AAS, Codelco sólo podrá comprar las acciones remanentes entre lo que tiene ese nuevo socio y el 51% de Anglo. Por ello, sólo podría comprar ahora el 24,5%. Anglo dice que el contrato la autoriza a vender parte o toda su propiedad hasta fines de este año. “Todo el mercado legal reconoce el contrato como favorable para Anglo”, dice un cercano a la firma.

La jugada de esta semana debilitó a Diego Hernández frente al mismo gobierno, dice un personero. El presidente ejecutivo de Codelco dijo que el negocio estaba blindado y así lo transmitió al gobierno. Y ello resultó no ser tal. Una autoridad admite que el contrato no es bueno y que Anglo tiene un punto, pero no la razón. Codelco creyó que Anglo no se atrevería a vender tras el respaldo de varios ministros al negocio y que no encontraría comprador, intimidado por las advertencias gubernamentales. La inglesa consiguió ambas cosas.

A ello ayudó la propia Codelco el 12 de octubre. “Al anunciar su acuerdo con Mitsui, marcó el precio del activo y abrió el apetito de otros inversionistas”, dice un profesional que añade que Anglo había contactado antes a potenciales interesados.

Un armisticio poco probalble

“Creemos que dejar abierta la puerta para que Codelco también se incorpore como socio con el 24,5% también es un buen escenario futuro”, dijo el viernes el presidente de Anglo American Chile, Miguel Angel Durán. Lo mismo sugirió en su breve visita a Chile Chyntia Carroll, la CEO del gigante británico.

Anglo tiene herramientas para negociar. Intentó demostrar buena voluntad al no vender a un tercero el mismo porcentaje que, dijo Carroll, ambicionaba finalmente Codelco en su pacto con Mitsui. Y al precio de ejercicio de la opción: unos US$3.000 millones, mucho menos de lo que pagó Mitsubishi por idéntico porcentaje. Con ello, Anglo compartiría con Codelco el mayor valor comercial de una empresa que desde 2012 producirá 490 mil toneladas. Y pudiendo vender el otro 24,5% a un tercero, lo preservaría a Codelco. A cambio, Anglo recauda US$8.500 millones en toda la operación, en lugar de los US$6.100 millones de la opción de Codelco. Los impuestos al Fisco sumarían US$1.400 millones, adelantó Durán.

Para negociar, Anglo podría ofrecer varias cosas, dice un jurista: asegurarle presencia en el directorio o hasta facilitarle financiamiento para el pago. Con ello, Anglo persigue otro objetivo estratégico: la estabilidad futura de su presencia en Chile, donde tiene un cuarto de su negocio global. Durán dijo el viernes que tener un socio como Codelco tiene un valor en el largo plazo. Las señales están enviadas, pero Codelco ya tomó una decisión: ir por el 49%. “Estamos dispuestos a tener cualquier conversación que finalmente refleje nuestro derecho a comprar el 49% por el valor preestablecido”, dijo Hernández el viernes.

La Guerra de Codelco

La posibilidad de un acuerdo amistoso se aleja cada vez más. Las distancias entre Codelco y Anglo son muchas, reconoce una autoridad, y el conflicto ha escalado a nivel político y gubernamental. El viernes, parlamentarios de todos los colores desfilaron a la casa matriz de la estatal a manifestar su apoyo y el propio Presidente Piñera dijo en Hawai que Codelco, “con el apoyo del gobierno, va a hacer todo lo que sea necesario para defender nuestros legítimos intereses”.

La intervención del gobierno no ha sido bien vista en el mundo privado. Guillermo Luksic, socio de Mitsubishi en Los Pelambres, pidió no intervenir en un conflicto privado. Y un director de empresas dice que la forma en que el gobierno resuelva el conflicto será un test sobre su relación con los inversionistas extranjeros. “Chile puede perder un buen negocio, pero puede perder algo más grave: una imagen de seriedad que costó años construir”, afirma un reputado abogado de la plaza.

En el gobierno conviven el pesimismo con la confianza. Mientras una autoridad pronostica un desenlace de larga duración -Hernández piensa en un juicio de tres a cuatro años-, otros aseguran que Codelco ya ganó. El raciocinio es el siguiente: si Anglo tiene la razón y el contrato le permite vender el 49% antes de enero, al menos Codelco logró que Anglo le reservara un 24,5%, a muy buen precio, tras la presión de la fuerza gubernamental. “Y eso es mejor que tener 0%”, dice un defensor de esa tesis. Y si Codelco tiene la razón -y lo demuestra el tribunales- podría conseguir hasta el 49%, agrega.

Codelco y el gobierno insisten en tener la razón y que Anglo operó de mala fe al vender seis semanas antes de ejercer una opción que data de 1978. Que en julio Anglo envió a Codelco una carta informando los parámetros para fijar el precio de la opción de enero de 2012 y que en octubre Codelco notificó su intención de comprar. “Eso es clave para nosotros”, dice una autoridad. “No pueden argumentar mala fe cuando un contrato establece la posibilidad de vender claramente”, responden desde Anglo American. “Harán un papelón”, agregan.

Pese a todo, Codelco prepara acciones legales para resguardar sus derechos, algunas de las cuales comenzarían esta semana, revela una fuente. Otras se activarán en enero, cuando intente ejercer su opción por el 49%.

La ofensiva parece no parar y el mismo Hernández advirtió el viernes que el conflicto puede cambiar de escenario. Y culpa a Anglo: “Esto ya se va a la arena política y nosotros no somos los que vamos a controlar esa parte”, afirmó.

El Ejecutivo pretende encauzar el conflicto a través de Codelco y su gobierno corporativo. Pero con el apoyo del gobierno, como lo reiteraron esta semana los ministros de Minería y Hacienda. En opinión de una autoridad, la intervención del gobierno ha sido firme, pero razonable. “El gobierno de EEUU e Inglaterra también defienden a sus empresas. No hay que ser ingenuos”, dice un ministro.
“Mientras más escale esto, más se aleja la opción de un acuerdo”, admite con pesar un involucrado.

– Descarga este artículo en formato PDF

– Si deseas dejar un comentario te invitamos a nuestra Comunidad

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Un Comentario

  1. Pingback: Codelco y Mitsui versus Anglo-American y Mitsubishi « El Moderador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: