El euro de dos velocidades: improbable pero no imposible

Fecha:12/11/11
Autor:Javier G. Gallego (Corresponsal)/Bruselas

La idea de una Europa de dos velocidades ha sido un recurso utilizado por algunos líderes europeos cada vez que la zona euro se enfrentaba a una nueva encrucijada.

El pasado mes de agosto, cuando el presidente de Francia,Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, se reunieron de urgencia ante las fuertes presiones a la deuda soberana de España e Italia, la idea volvió a asomar por los despachos de la UE.

Francia apostó por alinearse con Alemania mediante un acuerdo de armonización fiscal del impuesto de Sociedades. No lo hizo por casualidad: la economía gala ya había sido advertida de unaposible rebaja de su preciada calificación de Triple A y era el momento de dar un paso hacia la ortodoxia alemana para evitar cualquier posible comparación con sus vecinos mediterráneos.

Ahora, con Italia al borde del abismo e inmerso en una crisis política sin precedentes desde que existe la moneda común, la idea de una división en el euro ha cobrado de nuevo fuerza.

El fin sería crear un núcleo duro de los países con mayor fortaleza económica (Alemania, Austria, Países Bajos, Luxemburgo y Finlandia entran en todas las quinielas), con una mayor coordinación de las políticas fiscales y con un Tesoro común que emitiese bonos de máxima calidad a precios irrisorios. El medio es la gran incógnita.

Porque actualmente no hay ningún mecanismo para romper en dos la zona euro. Ni siquiera para expulsar a un país de este club de 17 al que, con engaños o sin ellos, todos entraron bajo las mismas condiciones y con la aprobación del resto. El ex secretario de Estado de Economía y candidato a ser el nuevo Ministro del ramo si gana el Partido Popular, Luis de Guindos, señalaba el viernes en una entrevista a Expansión que “el euro es un edificio con puerta de entrada pero no de salida”.

Obviamente el hecho de que los Tratados fundacionales del euro no contemplen la salida del euro de un país no quiere decir que esto no pueda ocurrir. Merkel y Sarkozy dejaron muy claro a Grecia hace una semana que si osaba hacer un referéndum sobre la aplicación de las medidas de austeridaddebería vincularlo a la permanencia en la eurozona. Una forma fina de decir al ya ex primer ministro Yorgos Papandreou que si Grecia no cumplía con lo acordado, debía abandonar el barco. Luego ya se estudiaría la forma jurídica para lograrlo.

Pero esta propuesta parece más una amenaza que una verdadera intención de ponerla en práctica. Ninguna voz autorizada de la zona euro ha reconocido en público que esté pensando en ello. Al contrario, todos han reaccionado con una crítica feroz a esta posibilidad que, según el presidente de la Comisión Europeo, José Manuel Durao Barroso,tendría un coste del 50% del PIB de la zona euro“. Es decir, un impacto de más de cinco billones de euros. El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, directamente tachó de “estupideces” afirmaciones de este tipo.

Alemania, de hecho, es el país que menos intención tiene de que desaparezca el euro tal y como ahora existe. La unidad monetaria abarca a una población de más de 270 millones personas que consumen muchos de los productos que fabrica la locomotora germana.

Casi el 30% del crecimiento de su PIB en la última década se debe a la creación del euro, que ha permitido crear un enorme mercado para sus exportaciones en el que los costes de producción no se ven afectados por el cambio de divisas.

Francia directamente no sería capaz de seguir el ritmo de los países con mayor solvencia europea, como recuerda el profesor de la London School of Economics, Luis Garicano.

Este país es uno de los que tiene más papeletas para recaer en una nueva recesión el próximo año y la Comisión Europea augura en sus últimas perspectivas económicas un crecimiento más bajo que el de España y más de la mitad del de la media europea.

La realidad de las dos Europas

Otra cosa diferente es el concepto de una Europa con dos ritmos de coordinación de sus políticas económicas. Eso, de hecho, ya es una realidad desde que el euro existe. Actualmente la zona euro está compuesta por 17 países y la UE por 27. Para entrar en el primer grupo se exigen unos niveles de cohesión con el resto de integrantes mucho mayores, a los que por ejemplo tratan de amoldarse ahora países como Polonia o la República Checa, próximos candidatos a incorporar la moneda común.

Reino Unido ve este proceso como una amenaza, porque considera que las decisiones de la zona euro afectan al conjunto de la UE, aún a pesar de que ni su moneda ni la cotización de su deuda tienen una relación tan estrecha.

El primer ministro, David Cameron, protagonizó junto al presidente francés una airada discusión en la cumbre europea del pasado 23 de octubre cuando reclamó que los Veintisete estuviesen presentes en el siguiente consejo, convocado para tres días después y con el único tema de orden del día de la crisis griega.

Cameron, apoyado por Polonia, hizo saber a los líderes de la eurozona que cualquier decisión debía ser consultada previamente con el resto de países.

La idea de crear una escisión dentro del euro parece por tanto poco probable. Aunque las embestidas del mercado sobre la deuda de algunos países y las diferencias en el grado de cumplimiento de la austeridad presupuestaria puede generar por sí solas una especie de desacople entre las economías del euro.

El vicepresidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del parlamento Europeo y eurodiputado popular, José Manuel García Margallo, sostiene que el camino hacia los eurobonos puede dejar temporalmente a algunos países fuera de juego.

A la espera de que la Comisión Europea lance su propuesta, una de las ideas que más apoyos tiene es la de crear un Tesoro Europeo que avalaría la deuda hasta un determinado porcentaje del PIB -se habla del 60%- de los países que cumplan una serie de requisitos, como el control del déficit, los costes laborales o la competitividad. De tal modo que quienes no alcanzaran determinados niveles, no podrían beneficiarse de esta nueva facilidad europea.

Fuente: Cinco Días
Artículo: La CE prevé una nueva recesión para la zona euro a partir de este trimestre
Fecha:11/11/11
Autor:Bernardo de Miguel

La Comisión Europea revisó ayer drásticamente a la baja las previsiones de crecimiento de la UE para 2012 (del 1,9% al 0,6%) y auguró una nueva recesión en la zona euro a partir de este trimestre en curso. El desempleo también seguirá en cifras récord, pero Bruselas insiste en que la única receta sigue siendo la consolidación fiscal.

Bruselas – 11/11/2011 – 07:00 No maten al mensajero”, rogó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, antes de presentar en público unas desoladoras previsiones económicas hasta finales de 2013. “Estoy deseando dar mejores noticias, pero de momento el panorama es bastante sombrío”, añadió. Pero ni siquiera la advertencia previa del finlandés anticipaba un desastre económico como el que refleja la última edición de las previsiones de otoño de la Comisión Europea.

Las principales economías de la zona euro (Alemania, Francia, España y Holanda) rozarán la recesión o caerán en ella de pleno (Italia), un drama que se extiende al conjunto del club, que registrará un crecimiento negativo (-0,1%) este trimestre y estancamiento, en el mejor de los casos, durante los tres primeros meses de 2012 (0%).

Las tasas de paro se mantendrán en cifras récord desde el comienzo de la Unión Monetaria, con el 10% de la población o 16 millones de personas sin empleo hasta finales de 2013.

A pesar de ese panorama, Rehn se mostró convencido de que la única forma de recuperar el crecimiento y la creación de empleo continúa siendo el cumplimiento de los objetivos de consolidación fiscal previstos hasta 2013 o 2014. El comisario advirtió que a partir de diciembre, cuando entre en vigor la reforma del Pacto de Estabilidad aprobada el pasado martes, comenzará a utilizar los nuevos poderes contra los países que no cumplan los ajustes o reformas pactados. “Presentaré recomendaciones y propondré sanciones desde el primer día”, amenazó Rehn.

Bruselas persevera así con las recetas aplicadas desde el comienzo de la crisis de la zona euro porque considera imprescindible despejar las dudas de los mercados sobre la sostenibilidad de la deuda de los socios de la Unión Monetaria (1). La CE, atenta a las directrices sobre austeridad que emanan de Berlín, no contempla otra vía, aunque sus propias previsiones auguran que en los próximos meses “las empresas retrasarán o cancelarán sus planes de inversión ante la sombría previsión de crecimiento y la creciente incertidumbre”. El documento de Rehn también apunta que “los hogares consumirán con prudencia (..) y los bancos probablemente restringirán el crédito, limitando así a su vez las perspectivas de inversión y consumo”.

Ante esa espiral infernal, Bruselas concluye que “la consolidación fiscal se ha vuelto más urgente” y apuesta a que las medidas de ajuste romperán el círculo vicioso “a mediados de 2012”.

Riesgo de deflación

Pero la CE reconoce que el ajuste no permitirá obtener tasas de crecimiento vigorosas durante el próximo bienio, con una previsión del 0,5% en la zona euro en 2012 (una décima más en la UE) y del 1,3% en 2013 (dos décimas más en la UE).

La parálisis provocará el desplome de la inversión en bienes de equipo (del 5,8% de este año en la zona euro al 0,9% el que viene) y una caída de la inflación (del 2,6% de 2011 al 1,7% en 2012) que en países como España, Grecia o Portugal se quedará también por debajo del objetivo del BCE (2%), por lo que podría aparecer la peligrosa sombra de la deflación.

Las únicas variables que parecen mejorar en este contexto son las de las finanzas públicas. Algunos países, con Alemania al frente, rozarán el déficit cero dentro de dos años y el conjunto de la zona euro se situará en el límite del 3% marcado por el Pacto de Estabilidad, menos de la mitad que el nivel alcanzado con las medidas de impulso para combatir la crisis financiera en 2008 y 2009. Sin crecimiento, con paro y deflación, ese resultado quizá no sirva de demasiado consuelo.

El ajuste en España debe ser de 44.000 millones

España deberá adoptar “nuevas medidas de corrección” durante este año para cumplir el objetivo de déficit público del 6%, según las previsiones económicas de otoño publicadas ayer por la Comisión Europea.

A la corrección del derrape de seis décimas previsto por la CE (2) para este ejercicio se tendrá que añadir “un esfuerzo de consolidación fiscal adicional equivalente al 1,5% del PIB en 2012 y del 2,3% en 2013”. En total, un ajuste de 44.000 millones de euros durante los próximo 25 meses que se sumará al recorte de 60.000 millones de euros en el déficit logrado durante 2010 y 2011.

Las previsiones de la CE reconocen que el ajuste ha tenido y tendrá un impacto en las cifras de crecimiento, hasta el punto de que la previsión del 0,7% para el próximo año menguará con toda probabilidad, según Bruselas, tan pronto como el Gobierno que salga de las urnas el 20 de noviembre adopte unos Presupuestos generales restrictivos para el próximo ejercicio.

La Comisión tampoco prevé mejorías en la situación del mercado laboral español, con unas tasas de paro de más del 20% durante todo el periodo analizado. El departamento de Olli Rehn, comisario europeo de Asuntos Económicos, cree que en 2012 se seguirá destruyendo empleo, aunque augura una reducción substancial de la población activa como consecuencia de la salida de población inmigrante (cuya tasa de actividad, según la CE, es un tercio más alta que entre la población local).

Bruselas también cree que se desacelerará el ritmo exportador de la economía española que había compensado la caída de la demanda interna. La CE destaca que en 2011 España ganó mercado incluso fuera de la UE, con las exportaciones extracomunitarias como responsables del 40% del incremento de este año.

Primas de riesgo

España seguirá en 2012 y 2013, a pesar de las primas de riesgo disparadas de los últimos meses, con un gasto en servicio de la deuda equivalente al 2,5% de su PIB, uno de los más bajos de la zona euro (más del 5% en Italia, el 3% en Francia, casi el 6% en Irlanda o el 8% en Grecia).

Fecha:12/11/11

El euro y la unión monetaria persistirán, aunque son posibles los cambios en la zona euro. A tal opinión llegaron los participantes en un desayuno de trabajo organizado por el Banco Nacional de Ahorros de Rusia, en los marcos de la Conferencia financiera internacional. Además, diversos expertos criticaron las medidas las autoridades de la eurozona para la salida de la crisis.

El presidente del Banco Nacional de Ahorros de Rusia (1), German Gref declaró que las autoridades europeas actúan de manera inadecuada con respecto al sector bancario. Por una parte se apresta a introducir nuevas reglas que prevén que los bancos deben aumentar su propio capital casi en un tercio. Esto debería asegurar la estabilidad ante la crisis. Pero, German Gref subrayaba que el mercado de capitales estaba hoy cerrado y todos los medios que se disponen se destinan a la solución del problema de las deudas. A fines de octubre, los líderes de la eurozona convinieron en condonar el 50% de la deuda griega. German Gref indicó que no es posible declarar la importancia de los institutos financieros sin permitirles que trabajen normalmente. La crítica es del todo justificada, sin embargo es necesario tomar en consideración lo anormal de la situación, considera el analista financiero Mijail Kozakov.

– Ellos enfrentaron una situación sin precedente, cuanto en la ausencia de un centro único de gestión cada país, en esencia, ha tomado una decisión propia, sobre de qué manera disponer y manejar su deuda. De ahí que las medidas que comentaba ahora Gref son mas bien urgentes y anticrisis. De ahí que, en realidad, ellos pueden discrepar de los acuerdos que habían sido tomados anteriormente.

Su receta de salida de la crisis propuso el economista laureado del Nóbel, Nuriel Rubini, presente en la conferencia. A su juicio, el Banco Central debe devaluar el euro entre un 30 a un 50% y reducir bruscamente la tasa de renegociación. En las condiciones de la crisis de confianza en los mercados, todas las medidas de devaluación provocan el desarrollo incontrolado de los hechos, estima el economista Gueorgui Aksionov.

– Las tasas de interés se encuentran prácticamente al nivel mínimo en Europa. De ahí que considero que su reducción complementaria no va a llevar al esperado crecimiento económico. Y la devaluación del euro desatará un problema adicional y una nueva ola de crisis. Conlleva además el espiral de la inflación. Lo principal que pueda ayudar a los países europeos es una economía rigurosa, el cumplimiento del presupuesto y la disciplina económica. Mientras que todos los demás medios sólo ayudan por un tiempo.

Mijail Kozakov añade que podría perfectamente aplicarse una devaluación controlada. En esencia, ella está ya en marcha, sin embargo resulta crítico llevarla hasta el 50%.

Los participantes en el desayuno de trabajo, ofrecido en los marcos de la Conferencia Financiera Internacional, que coincidió con los 170 años del Bando nacional de Ahorros de Rusia, más de una vez destacaron que la deuda suma de la eurozona es en este momento de 4 billones de euros. Esto es diez veces menos de la suma que los líderes de la eurozona convinieron en asignar en los marcos del fondo de estabilidad.

El 51% de los participantes de la conferencia manifestaron la seguridad de que en Europa se mantendrá el euro, el 34% estima que lo abandonarán una serie de países. Y el 14% piensa que la eurozona persistirá, pero con pequeños cambios.

– Descarga el artículo en formato PDF

– Si quieres opinar te invitamos a La Comunidad

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

  1. Pingback: Europa: crisis y respuesta « El Moderador

  2. Pingback: La crisis y las tres Europas « El Moderador

  3. Pingback: Una revolución desde arriba « El Moderador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: