Grecia avanza lentamente en negociaciones para nuevo gobierno de coalición

Autor:Hélène Colliopoulou
Fecha:08/11/11

Atenas — Grecia esperaba conocer este martes el nombre del futuro primer ministro que habrá de dirigir una coalición entre el gobernante PASOK (socialista) y la oposición de derecha, en momentos en que la Eurozona y Estados Unidos aguardaban con impaciencia la formación de un nuevo gobierno.

Tras 24 horas de tratativas y varias conversaciones telefónicas el lunes entre el primer ministro saliente Giorgios Papandreu y el dirigente de la Nueva Democracia (3), Antonis Samaras, ambos políticos seguían intentando en la mañana del martes encontrar un jefe de gobierno de consenso, según fuentes gubernamentales.

Un Consejo de Ministros dirigido por Papandreu tendrá lugar en torno al mediodía, precisaron las mismas fuentes.

En la noche del lunes, los representantes de la Eurozona pidieron a los dirigentes griegos que se comprometan por escrito a cumplir con las promesas de recortes presupuestarios antes de que se entreguen nuevos fondos a Atenas.

Estados Unidos anunció el lunes que se congratulaba por el nuevo consenso alcanzado en Grecia para la adopción de nuevas medidas de austeridad y dijo que el próximo gobierno en Atenas deberá actuar rápidamente para cumplir las condiciones establecidas para el rescate.
Este plan, acordado el 27 de octubre, prevé una ayuda total de 130.000 millones de euros (entre préstamos y garantías) así como una quita de 100.000 millones de euros de deudas en manos de los bancos, de un total de 350.000 millones. A cambio, Atenas debe someterse a un estricto plan de austeridad y quedar prácticamente bajo tutela extranjera.

Lucas Papademos, ex gobernador del Banco Central Europeo (BCE), brazo derecho de Jean-Claude Trichet, y consejero de Papandreu, suena, en los medios de comunicación, como el nuevo primer ministro, debido a su conocimiento de los asuntos europeos y griegos.

Pero la prensa evocaba otros nombres como el del ex mediador europeo de los ciudadanos, Nikiforos Diamanturos, de 69 años, o el del representante griego en el Fondo Monetario Internacional, Panayotis Rumeliotis, de 64 años.

Según Ta Nea, Papademos puso como condición poder ocupar también la cartera de Finanzas, cuyo actual titular es Evangeles Venizelos.

Para Kathimerini, la derecha no quiere involucrar demasiado a sus dirigentes en el gabinete que habrá de adoptar el plan de rescate europeo y nuevas medidas de austeridad en el presupuesto para 2012.
Samaras dijo en varios oportunidades que estaba a favor de aceptar el rescate europeo, pero consideró que seguir aumentando los impuestos tendrá consecuencias negativas para recobrar el crecimiento económico, en momentos en que Grecia está en recesión.

“Se avanza lentamente, mientras la Unión Europea presiona”, escribe Kathimerini, que califica de “decepción” la “incapacidad de Papandreu y Samaras para ponerse de acuerdo sobre un nuevo gobierno”.
Por su parte, el diario financiero Naftemporiki recalcaba “las presiones de Europa” para que ambos partidos se pongan de acuerdo y formen un gobierno.

Artículo: Unidos, pero desiguales
Fecha: 04/11/11

Francia y Alemania han sido en gran medida responsables de frustrar la decisión del primer ministro Yorgos Papandreu de celebrar un referéndum sobre el rescate de la UE y el FMI. Una exhibición de poder que constituye un mal augurio para una unión de partes iguales.

No debería sorprender a nadie que la propuesta de Yorgos Papandreu de celebrar un referéndum nacional sobre el último acuerdo de rescate europeo haya durado sólo 72 horas, antes de que los alemanes y los franceses lo echaran por tierra. Angela Merkel y Nicolas Sarkozy no hicieron el más mínimo esfuerzo diplomático y atacaron directamente este conflictivo estallido de democracia. Insistían en que no podía permitirse que se celebrara el referéndum griego y, qué sorpresa, al final no tendrá lugar. Observar esta acción ha sido atroz.

Bienvenidos a la nueva Europa. El paso hacia una unión tanto fiscal como monetaria como única vía factible para que funcione la moneda única se acepta ahora de forma general. Pero esto significará que estas acciones de intimidación se convertirán en la norma, ya que la soberanía nacional tendrá que desempeñar un papel secundario y doblegarse a los dictados no sólo del Banco Central Europeo, sino también a los de un Tesoro Central Europeo, cuya creación ahora es sólo cuestión de tiempo. Y ambos estarán dominados, cómo no, por la economía superior de la unión monetaria, es decir, por Alemania.

Aunque Grecia pueda ser una víctima de fuerza mayor, en este asunto no está libre de culpa, sino más bien lo contrario. Se trata de un caso económico perdido en el que abunda la corrupción política y que, al vivir descaradamente por encima de sus posibilidades, no ha cumplido con sus obligaciones como miembro de la unión monetaria. Pero ¿qué decir de Alemania? ¿Ha cumplido con sus obligaciones? Sigue insistiendo en la moneda única y en el Banco Central Europeo a su servicio, que dirige para adaptarlo a su agenda económica y no a la de la eurozona en general.

La nefasta crisis

Aquí es donde toda la verborrea altisonante sobre el gran proyecto europeo choca con la dura realidad del poder. Alemania puede hacer valer sus derechos de soberanía porque posee el peso económico para hacerlo. Las naciones periféricas como Grecia e Irlanda quedan relegadas a un lado. Las élites políticas europeas, paralizadas por su obsesión de apuntalar el euro, parecen no darse cuenta de que se están sentando las bases no de una unión cada vez más cercana entre iguales, sino las de una alianza desdichada con un socio dominante. Todo esto podría ser un mal presagio para el conjunto de la Unión Europea.

Mientras, la nefasta crisis ha llegado ahora a tal punto que el Fondo Monetario Internacional tendrá que desempeñar una función importante en cualquier plan de recuperación. David Cameron tiene razón al exponer que, aunque este país no respaldará ninguna inversión directa del FMI en un rescate de la eurozona, está preparado, como miembro fundador del fondo, para tener disponible más dinero si fuera necesario. Este nefasto lío es obra únicamente de la eurozona y sus miembros son los que deberían solucionarlo. Pero ante este desastre, cualquier nación podría verse arrastrada hacia el abismo.

Fecha:04/11/11
Autor:Yorgos Prevelakis

¿Y si Grecia abandonara la UE? El profesor universitario Yorgos Prevelakis advierte de que esta eventualidad supondría una nueva conmoción geopolítica en los Balcanes. Y en lo que respecta a la UE, se vería obligada a admitir su incapacidad de “europeizar” a un Estado miembro desde hace treinta años.

Para Grecia, este mes de noviembre de 2011 marca el fin de varios ciclos: el que se inició en 2009 con el ascenso al poder de [Yorgos] Papandreu, pero sobre todo, el que comenzó en 1981, con la entrada de Grecia en la

CEE

, a la que siguió la primera victoria electoral del Pasok. De estos dos ciclos, tan sólo queda una situación económica y social que no tiene nada que ver con los sueños de los griegos europeístas.

Recesión, deuda, abandono del Estado, desánimo de la población: todo esto ocurre como si Grecia no hubiera pertenecido a la OTAN ni a la Unión Europea, como si saliera de la noche comunista, al igual que los demás países de los Balcanes. ¿Fatalidad de la geografía? ¿O simplemente resultado de la gestión de una familia, los Papandreu, que muchos en Grecia consideran responsables de todos los males del país?

Una hostilidad histórica contra Occidente

Lo que hoy preocupa a Grecia y a Europa es el futuro. No parece muy prometedor. La gestión de la crisis económica por parte de un Gobierno oportunista y de una Europa demasiado absorbida por sus propios asuntos ha generado una serie de crisis que salen a la luz una tras otra: ayer económica, hoy política y mañana puede que sea geopolítica.

Efectivamente, hace unos meses que un nuevo abismo separa a los griegos de Europa. En la prensa, los caricaturistas griegos multiplican las referencias a una Alemania nazi reencarnada por la Unión Europea. Se desarrollan rápidamente el anti-europeísmo y las actitudes anti-occidentales. La nostalgia de un pasado de relativa prosperidad y dignidad (la época del dracma), el sentimiento de humillación ante los comentarios a menudo malintencionados de la prensa y los responsables políticos y, por último pero no menos importante, una propaganda gubernamental que hace recaer la responsabilidad de la política de austeridad en los supuestos dictados de Europa, son los elementos que fomentan una hostilidad hacia Occidente y que se reconcilian con un imaginario histórico sólidamente anclado en el Cisma de 1054, la Cuarta Cruzada, la ocupación nazi o incluso el apoyo estadounidense a la dictadura de los coroneles…

Basta con observar el contexto geopolítico de Grecia para darse cuenta de los nuevos peligros. Los Balcanes occidentales no son estables en absoluto, Turquía se aleja de Occidente, la crisis económica priva a Estados Unidos de gran parte de su influencia. Al mismo tiempo, Rusia y China se reconcilian con sus antiguas zonas de influencia y vuelven a crear redes económicas y políticas.

La humillación de Europa

Grecia sigue siendo el principal punto de anclaje occidental en esta región geopolítica. Probablemente sea el motivo por el que Europa ha tolerado los desvíos de Grecia con respecto a las normas económicas. Su eventual salida de la Unión Europea, o incluso de la eurozona, volvería a convertir a este país en terreno de conflictos de intereses ingleses, alemanes, franceses, estadounidenses, rusos y chinos.

Y más allá de las consecuencias de esta evolución en la estabilidad regional, sería una gran humillación para el prestigio europeo. Europa, que siempre ha pretendido ser modelo y pacificadora para su periferia, se vería obligada a reconocer su fracaso en su intento de “europeizar” a un Estado miembro desde hace treinta años considerado como la “cuna de la democracia”.

La crisis económica mal gestionada ha generado una crisis política. Hay que aprender la lección de este fracaso lo antes posible. Es la única forma de evitar una nueva mutación de la crisis política en una crisis geopolítica.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Un Comentario

  1. Pingback: Grupo de Fráncfort: ordeno y mando « El Moderador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: