Anne Krueger: “Acuerdo de la Eurozona no parece lo suficientemente sólido”

Anne Krueger, ex número dos del FMI, teme que tras una primera celebración, la volatilidad vuelva a los mercados, pese a lo acordado esta semana en Bruselas. La economista asistió en Santiago a conferencia en honor a Vittorio Corbo

Fecha:30/10/11
Autor:Mauricio Rodríguez Kogan

La euforia de los mercados al cerrar la semana, ante los acuerdos alcanzados en Bruselas por los líderes europeos para blindar la Eurozona contra la crisis griega, puede ser un ingenuo preludio de una renovada ola de pánico. Eso es lo que opina una de las mujeres más influyentes en la economía global, la norteamericana Anne Krueger, ex directora gerenta adjunta del Fondo Monetario Internacional (FMI).

De visita en Chile para asistir a la conferencia “Política económica en economías emergentes“, que organizó el Instituto de Economía de la Universidad Católica en honor de Vittorio Corbo, viejo amigo de Krueger, esta académica de la Universidad Johns Hopkins en Washington no sólo teme que el monto acordado para recapitalizar la banca europea (US$ 150.000 millones) sea insuficiente, sino que el objetivo de dejar el ratio de deuda griega en 120% del PIB sea demasiado alto para una economía que cae. Por lo tanto, advierte, la volatilidad y las dificultades muy probablemente se reanudarán.

¿Qué opina de los acuerdos a los que llegaron los líderes europeos esta semana?

No he tenido tiempo de mirarlo en detalle, pero pienso que una porción importante de la deuda griega tiene estatus de acreedor preferencial y, si es así, el 50% del componente bancario todavía deja a Grecia con una carga de deuda bastante pesada, de 120% del PIB, y no estoy segura de que eso sea sostenible, dado lo que entiendo respecto de la economía griega -su sistema político, sus instituciones, etc. Me preocupa que el acuerdo no sea lo suficientemente sólido. No he estado de cabeza en los balances de los bancos, pero ya hay expertos cuestionando si esta recapitalización de US$ 150.000 millones en capital adicional es suficiente. Me preocupa que nos encontremos, bastante pronto, ante la misma clase de reacción que en pasados anuncios, es decir, ver que los líderes se mueven en la dirección correcta, pero cada vez que esperan, el blanco se les mueve.

¿Quiere decir que tales acuerdos no son suficientes y que la situación sigue siendo precaria?

Basándome en lo que sé, una deuda de 120% del PIB en un país cuyo PIB real está cayendo y donde, además, ya hay protestas políticas muy fuertes y donde la tasa de interés promedio sobre la deuda se está incrementando, porque cada vez que la tienen que renovar se pone peor… es problemático.

¿Le preocupa que ante estas interrogantes los mercados estén celebrando?

El patrón en el pasado es que cuando se ha anunciado un acuerdo, todos están razonablemente felices, porque es un mecanismo difícil el tener que poner de acuerdo a 17 países, de modo que el hecho de que todos se comprometan a algo ya es un logro. Los mercados primero reaccionan a eso. Y luego vienen las malas noticias, surgen las dudas sobre si lo acordado es suficiente y entonces, otra vez empezamos a ver nuevas dificultades.

Estas negociaciones tienen por objeto impedir un default, similar a lo que hizo Uruguay hace un par de años. Pero dadas las dificultades y los montos involucrados, ¿considera que esto derivará en un default a la argentina?

Esa es precisamente la gran incertidumbre de los mercados y todos, en realidad. Por un lado, ciertamente hay un compromiso de parte de las autoridades europeas para que eso no ocurra, y sin embargo, cada vez que se juntan parece que decidieran algo que no es lo suficientemente sólido para asegurarle a la gente que ese no será el resultado.

¿Entonces?

Entonces, uno puede verlo de dos maneras. Por un lado, se puede decir que los líderes europeos no permitirán que una crisis a la argentina suceda, pues se van a reunir otra vez cuando la situación empeore. Por el otro lado, uno puede decir que no están haciendo lo suficiente, de modo que debe mirarse esto con pesimismo. Claramente, es política. Hay compromiso y preocupación, pero cada vez que se reúnen hay dificultades, diferencias, y lo que se ha hecho hasta ahora es lo mínimo necesario, con la esperanza de que funcione. Pero si funciona o no, aún está en el aire.

¿Le da seguridad el que ésta fue la 14° cumbre de líderes europeos en 21 meses?

(Se ríe). Se trata de 17 países tratando de ponerse de acuerdo y entiendo las dificultades que han tenido en la marcha. Al menos, eso da alguna seguridad de que algunos de los temas básicos se están abordando. Pero lograr arreglar la situación es una decisión política.

El acuerdo con la banca alcanzado en Bruselas es voluntario. ¿Debiera ser obligatorio para asegurar que, al menos, un 50% de la deuda se le perdone a Grecia?

La razón de por qué es voluntario es que hay obligaciones de deuda colateralizada que están sujetas a cláusulas de default, y si hubiera un default se gatillaría el cobro de seguros contra default, lo que tendría severas consecuencias. Manteniendo estas negociaciones con un carácter voluntario conserva esa parte del mecanismo fuera de juego.

¿Cree que la banca debiera sufrir una quita aún mayor? Usted vivió la crisis argentina y rusa, donde las quitas terminaron siendo de 60%, 75%…

Simplemente, no lo sé. Uno realmente necesita sentarse a hacer la aritmética con el balance de los bancos y yo no lo he hecho. Y la aritmética involucra la tasa que se paga sobre la deuda, cuándo vence, cuánto pertenece a los acreedores preferentes, lo que significa que uno no puede tocar esa porción, y creo que todavía hay dudas sobre qué fracción es preferente y qué no.

El Parlamento alemán aprobó esta semana seguir financiando el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. ¿Es eso positivo dentro de la incertidumbre?

La voluntad de los europeos ha sido suficiente para mantener a casi todos de acuerdo en que hay que salvar la Eurozona, y la victoria en el Bundestag fue valiosa, una buena señal.

¿Y es también buena señal el monto que debiera alcanzar este fondo para atenuar el efecto de un default griego, español u otro, de entre US$ 1,1 trillón y US$ 1,8 trillón?

Lo que aprendí en mi paso por el FMI, es que si uno tiene muchos, muchos recursos, es fácil ganar esta batalla, pero si uno tiene recursos marginalmente superiores, es mucho más difícil, porque se vuelve una parte importante del caso quién financia ese esfuerzo y qué tan seguro es ese financiamiento.

Dado que los bancos europeos deben recapitalizarse en US$ 150.000 millones, ¿puede ser que una parte considerable se realice a través de un desapalancamiento que afecte otros mercados?

No sé; es importante y sería interesante saber cuánto va a haber de desapalancamiento, porque además, el FMI estimaba un monto sustancialmente mayor, de US$ 300.000 millones.

Además de la noción de que el acuerdo no sería suficiente, hay quienes reclaman que los problemas fundamentales de la Eurozona no se han abordado. ¿Coincide?

Lo que necesita la Eurozona es alguna especie de regla fiscal. Esto no implica necesariamente un Ministerio de Hacienda central o algo por el estilo, pero sí alguna clase de limitación presupuestaria. El Tratado de Maastricht tenía la regla del 3% del PIB, pero ese compromiso se rompió muy rápido y no se hizo nada al respecto. Necesitan hacer algo en este frente, porque es aquí donde el problema se originó. Esto es como le pasó a Argentina para la crisis de inicios de esta década: las provincias no tenían limitaciones presupuestarias, de modo que podían endeudarse y eso luego se convirtió en deuda federal. En el mismo sentido, ahora tenemos a los 17 miembros de la Eurozona y nada en realidad les detiene cuando quieren incrementar su deuda y es ahí donde está el problema.

Si fuese a ocurrir ahora un evento como la caída de Lehman, ¿qué medidas debieran tomarse en Chile y otros mercados, para evitar volver a ser afectados por la falta de liquidez en dólares?

Es terrible pensar que algo así pudiera pasar, pero una cosa importante es evitar la iliquidez a toda costa. El motivo del gran congelamiento del crédito en 2008-09 es que nadie entendía por qué la Reserva Federal dejó caer a Lehman, si antes había rescatado a Bear Stearns. Dejar bien en claro lo que se está haciendo podría salvarnos de otra crisis crediticia, aun si fuese a haber más dificultades. Luego, obviamente, una cantidad suficiente de reservas internacionales sirve, pero recordemos también que la estrechez duró bastante poco y en países con economías sanas, como Chile, la crisis de liquidez rebotó bastante pronto.

EEUU: “El temor a una doble recesión fue exagerado”

La economía de EEUU creció 2,5% en el tercer trimestre. ¿Despeja eso la posibilidad de una doble recesión en ese país?

Los números han sido interesantes en los últimos meses, porque las cifras en la economía real no son malas. No indican un crecimiento rápido, como todos saben, pero el empleo privado se ha expandido, toda clase de indicadores de confianza ha estado razonablemente bien, y entonces, uno ve una especie de desconexión con el mercado financiero, pero éste, aparentemente, sólo está reflejando las expectativas para Europa. Esa es la gran incertidumbre en los mercados americanos, mientras la economía real está mucho menos mal de lo que estuvo; incluso el precio de las viviendas está, al menos, cayendo menos. Mirado así, creo que el temor a una segunda recesión probablemente fue exagerado y más bien la pregunta es cuán lento será el crecimiento, y 2,5% posiblemente sea buena noticia.

Sin embargo, el desempleo sigue alto, en 9,1%…

El crecimiento del empleo ha sido bajo, pero siempre es bajo después de una recesión y ya hay discusión sobre qué fracción del desempleo es estructural y qué es otras cosas. Pero hay alguna evidencia de que el empleo está despegando más rápido de lo que la gente se está reincorporando a la fuerza laboral, de modo que un desempleo de 9,1% subestima la recuperación del empleo. Por el otro lado, sin embargo, no hay nadie que sea optimista y crea que el desempleo va a bajar rápidamente.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: