Gadaffi

Hace cuarenta años, Muamar Gadafi tomó el poder. Desde entonces, las relaciones entre Libia y Europa han oscilado entre la hostilidad hacia un “Estado gamberro” acusado de promover el terrorismo, y el deseo de aproximarse a un socio potencial rico en petróleo. La prensa europea observa que lo segundo es lo que parece haberse impuesto, a fuerza de compensaciones, excusas oficiales, humillaciones y contratos petroleros.

Fecha: 21/10/11

Ningún jefe de Estado de la UE – exceptuando al presidente de Malta – ha asistido a las ceremonias del 40 aniversario de la revolución libia en Tripoli, el martes 1 de septiembre. Pero las relaciones entre Libia y las potencias occidentales no han estado siempre marcadas por el rumor de escándalos y polémicas que las caracterizan recientemente. Desde el principio han conocido un constante ir y venir entre la confianza y la desconfianza, considera Tagesspiegel. “Al principio” recuerda el periódico alemán, “Gadafi tenía la reputación de insobornable. Pero su imagen cambiaría muy pronto”, con el inicio del programa atómico libio y “la financiación de grupos rebeldes y terroristas en todos los rincones del mundo”.

Cartas ministeriales vergonzosas

El atentado de Lockerbie en 1988 (info adicional)  [270 muertos] y la destrucción de un avión francés sobre Níger un año más tarde [170 muertos] relegaron a Gadafi al “estatus de paria” y cubrieron Libia “de sanciones internacionales durante varios decenios”, recuerda Tagesspiegel. Más adelante se recuperó la confianza, al admitir Gadafi la responsabilidad de Libia en los atentados y prestarse a pagar una compensación a las familias de las víctimas. “De ser un paria ayer”, el coronel Gadafi se ha convertido en el amigo de los jefes de Estado europeos, una amistad alimentada por los numerosos acuerdos comerciales firmados con Libia.

El resurgimiento de las tensiones entre la UE y Libia como consecuencia de la liberación anticipada de Ali Al Megrahi, condenado en Escocia por el atentado de Lockerbie, y su regreso triunfal a Trípoli el 21 de agosto, ha cubierto de vergüenza al gobierno británico. El Sunday Times ha revelado recientemente el contenido de varias cartas ministeriales según las cuales el ministro de Justicia Jack Straw tenía inicialmente la intención de excluir a Al Megrahi del acuerdo de entrega de prisioneros a Libia. Pero según comenta el periódico británico, “el gobierno de Gordon Brown cambió de opinión al hilo de unas negociaciones entre Libia y BP sobre un contrato de exploración petrolera por valor de varios millones de libras”. A todo esto, según The Guardian, la polémica podría dar un vuelco si se confirmara que “Al Megrahi era inocente del atentado de Lockerbie. Una idea que causa inquietud desde hace años en el mundo jurídico escocés”.

La Liga Árabe le canta las cuarenta a Gran Bretaña

Para el semanario rumano Dilema Veche, “la liberación de Al Megrahi nos dice algo importante sobre Occidente: entre 1988 y 2009, se ha aceptado que en cuestiones de administración de justicia la Liga Árabe le cante las cuarenta a Gran Bretaña“. El periódico francés Le Monde estima sin embargo que a largo plazo la liberación de Al Megrahi es un obstáculo menos entre la UE y Libia, “que podría contribuir a mejorar las relaciones con el viejo régimen paria del Magreb, en un momento en que la Comisión Europea se encuentra inmersa en delicadas negociaciones para llegar a un acuerdo-marco con Trípoli. Y es que Libia exigía del Reino Unido un gesto de este tipo para acelerar el acercamiento”.

Se han levantado numerosas voces de denuncia por las continuas provocaciones y por el ascendente que parece adquirir Libia sobre el escenario diplomático. Así, L’Espresso acusa al coronel Gadafi de jugar a un “doble juego” con sus socios, en especial con Italia, al día siguiente de la visita de Silvio Berlusconi a Trípoli para poner la primera piedra de la autopista que debe enlazar la capital libia con Bengasi; obra financiada por Italia a título de compensación por la colonización. El semanario italiano acusa en particular a Libia de comprar armas a intermediarios occidentales para proveer a continuación las rebeliones y las guerras civiles africanas. L’Espresso evoca en particular una investigación del ministerio fiscal de Perugia por un caso de tráfico de armas en el que estarían implicados intermediarios italianos y una ONG libia.

La arriesgada estrategia del arrepentimiento

“Rabia y humillación” titula Le Temps en referencia a las contrariedades sufridas por Suiza. Desde hace un año, las relaciones diplomáticas entre Berna y Trípoli no cesan de degradarse como consecuencia de la detención de Hannibal, uno de los hijos del coronel, en julio de 2008, por haber agredido a dos empleados en un hotel ginebrino. El jueves 21 de agosto, el Presidente de la Confederación Helvética, Hans-Rudolf Merz, se desplazó hasta Trípoli para presentar excusas oficiales al Guía de la revolución, recuerda el periódico suizo, con la esperanza de acelerar la liberación de dos ciudadanos suizos retenidos en Libia desde hace un año y desencallar la crisis. Pero la liberación de los rehenes, que debía tener lugar antes del 1 de septiembre, sigue haciéndose esperar después de que Trípoli reclamara una fianza de 500.000 euros.

Se demuestra así, según Le Temps, que la estrategia del arrepentimiento, tan frecuentemente adoptada por los europeos, tiene su riesgo: “Hans-Rudolf Merz ha podido comprobar en Libia que las excusas son un instrumento diplomático peligroso que es preciso manejar con gran precaución”. Tanto en el caso de Silvio Berlusconi – quien se excusó por la colonización italiana de Libia, obteniendo a cambio del coronel Gadafi que Trípoli se implique en el bloqueo de la inmigración clandestina hacia Italia, le entregue petróleo y dé acceso a las empresas italianas a los mercados libios – como en el del presidente suizo, ” es el líder libio quien ha sabido utilizar las excusas de sus interlocutores para dar salida a su sed de venganza hacia Occidente”.

Fecha:21/10/11

Mucha cautela de los líderes internacionales

Libia inicia sin Gadafi una nueva era cargada de incertidumbre: Muerto el dictador, ¿se acabó la rabia?

Una vez desaparecido el dictador, al país magrebí le queda un largo camino plagado de dificultades; la diversidad de grupos que integran el bando ganador es una de ellas.

Libia inicia hoy, con la muerte de Muamar el Gadafi, una etapa crucial de cara a un futuro democrático y a la reconciliación nacional, según la comunidad internacional, que ha alertado, no obstante, de que el camino será largo. La pregunta que se plantea ahora es si una vez muerto el sanguinario dictador que se mantuvo 42 años en el poder se acabó la rabia o, lo que es lo mismo, si será posible emprender una tranquila transición democrática encabezada por ese conglomerado que se conoce como “los rebeldes libios”. Entre ellos hay militares que en su día desertaron del Ejército, islamistas, opositores que salieron de la clandestinidad cuando las primeras revueltas juveniles adquirieron carta de naturaleza… todo ello adobado con la presencia de las muy diversas etnias que convicen en el país.

Tras las protestas juveniles pacíficas que estallaron a principios de año, otros elementos se sumaron a la revuelta como los antiguos batallones del ejército libio que estaban estacionados en el este, en la región de Cirenaica. Estas unidades desertaron en masa a mediados de febrero. Junto a ellos han combatido contra Gadafi hombres con tendencias islamistas que no han constituido en ningún momento el grueso de las fuerzas rebeldes. La mayoría de los observadores opina que el Islam jugará un papel clave en la era post Gadafi, pero confía en un Islam moderado, alejado del radicalismo y que pueda servir como cortafuegos al reclutamiento de yihadistas.

Charles Levinson señalaba en abir en el Wall Street Journal que “los líderes islamistas y sus seguidores representan una minoría relativamente pequeña dentro de la causa rebelde. Han seguido a los líderes rebeldes laicos sin apenas problemas. Su disciplina y experiencia en el combate son muy necesarias para el variopinto ejército rebelde”.

De todas formas, lo que ha caracterizado a los combatientes rebeldes durante el tiempo que ha durado el conflicto es la falta de organización, la espontaneidad con la que se han ido uniendo jefes tribales y tribus enteras y la ausencia de un verdadero liderazgo militar en el frente. Es por ello que la intervención de la OTAN y el apoyo aéreo de las fuerzas aliadas ha sido esencial para la derrota del gadafismo. La OTAN, que tiene previsto reunirse este viernes, afirmó en un primer momento que seguirá por ahora su operación militar para proteger a los civiles.  La Alianza asumió el control de las operaciones internacionales en Libia el 31 de marzo y, durante este tiempo, sus aviones han bombardeado objetivos del régimen de Gadafi y sus barcos han asegurado la aplicación del embargo de armas impuesto por la ONU.

En cuanto a los líderes políticos de la revuelta, los miembros del Consejo Nacional de la Transición (CNT), son en gran parte abogados, jueces, administradores locales y tecnócratas que se opusieron a la represión violenta de Gadafi contra los manifestantes y se incorporaron a la revuelta cuando comenzaron las detenciones de opositores al régimen. El 27 de febrero, los más destacados de estos activistas se reunieron en Bengasi para formar el CNT y, a partir de entonces, a medida que avanzaba el conflicto, han ido ganando legitimidad. De hecho, puede afirmarse que “tienen ya una gran experiencia en relaciones con los gobiernos occidentales y la comunidad empresarial internacional”. Lo ha constatado Jason Pack, investigador especializado en Libia en St. Antony’s College, Universidad de Oxford, en Foreign Policy, donde ya en abril analizaba la importancia del apoyo político y diplomático para que pudiera triunfar la revuelta y, lo que es más importante, para organizar una transición ordenada tras su caída.

“Oportunidad para el pueblo libio”

De momento, líderes de todo el mundo ya han reaccionado a la muerte de Gadafi. Horas después de que el Consejo Nacional de Transición (CNT) confirmara el fallecimiento del dictador, el presidente de EEUU,Barack Obama, aseguró que su muerte abre “una oportunidad para el pueblo libio de decidir su propio destino” e instó a respetar los derechos humanos y poner a buen recaudo las armas pesadas.“Podemos decir de manera definitiva que el régimen de Gadafi ha llegado a su fin”, resaltó Obama, quien señaló que EEUU está comprometido con un futuro que incluya la “libertad, dignidad y oportunidad” para todos, aunque “no nos engañamos: el camino de Libia hacia la democracia será largo”.

Previamente, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, advirtió de que la desaparición del dictador “no garantiza el fin del conflicto”, pues ambos bandos -gadafistas y rebeldes- repartieron muchas armas entre la población.

Desde Naciones Unidas, su secretario general, Ban Ki-moon, opinó que este día supone una “transición histórica” en Libia, instó a las partes a dejar las armas y trabajar por la paz y subrayó que es el momento de que los libios permanezcan juntos.

Frente al silencio que guardan el Magreb y Oriente Medio, desde Europa se sucedieron las voces sobre la nueva Libia.

Así, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, indicó que la desaparición de Gadafi constituye una etapa significativa en la lucha del pueblo libio “para liberarse del régimen dictatorial y violento que les impuso durante más de cuarenta años”. “Una nueva página se abre para los libios, la de la reconciliación dentro de la unidad y la libertad”, añadió Sarkozy, quien prometió el apoyo de Francia.

En la misma línea, la canciller alemana, Angela Merkel, declaró que “este día supone el punto y final del régimen de Gadafi, es un día importante para los libios. Con él acaba una guerra sangrienta que Gadafi ha librado contra su propio pueblo. El camino queda definitivamente libre para un nuevo comienzo político en paz”. “Libia debe ahora emprender con rapidez más pasos decididos rumbo a la democracia y convertir en irreversibles los logros de la primavera árabe”, manifestó Merkel, quien subrayó que Alemania acompañará y apoyará a Libia en este camino.

En Londres, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que la población libia tiene hoy una gran oportunidad de construir “un futuro fuerte y democrático”, tarea en la que contará con la ayuda del Reino Unido. Este es el día, añadió, en que hay que recordar a las víctimas de la “brutal dictadura” de Gadafi y se refirió a las del atentado deLockerbie (Escocia, 1988), del terrorismo del Ejército Republicano Irlandés (IRA, que recibió explosivo Semtex del régimen de Gadafi) y a la agente de policía Yvonee Fletcher (muerta en 1984 en Londres).

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, señaló que con la muerte de Gadafi la guerra en Libia “ha terminado” y dijo “Sic transit gloria mundi” (“Así pasa la gloria del mundo”).

Por su parte, el Vaticano, que reconoció al CNT como “legítimo representante del pueblo libio, conforme al derecho internacional”, expresó su “apoyo” a la población y a su transición política, con el deseo de que tenga éxito en la reconstrucción.

También para la UE la muerte de Gadafi “marca el final de una era de despotismo y represión” durante “demasiado tiempo”, según los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y la Comisión Europea,José Manuel Durao Barroso, quienes pidieron al CNT que emprenda “un proceso de reconciliación” dirigido a todos los libios y permita “una transición democrática, pacífica y transparente”.

La responsable de política exterior de la UE,Catherine Ashton, destacó que la muerte de Gadafi supone el punto final de un “período trágico” para muchos libios e instó a la reconciliación nacional.

Al conocerse las primeras informaciones sobre la captura del dictador, el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, indicó que “la suerte de Gadafi debe decidirla el pueblo libio” y agregó: “esperamos que en Libia se haga la paz y que aquellos que dirijan el Estado puedan llegar a un acuerdo sobre el sistema de Gobierno”.

La muerte del dictador

Gadafi recibió sendos disparos de bala en la cabeza y el abdomen y fue golpeado por sus captores cuando estaba bajo custodia, antes de morir por la gravedad de las heridas sufridas, según han informado fuentes sanitarias y del Consejo Nacional de Transición.

Este relato concuerda con el hecho de que un vídeo grabado por los rebeldes y difundido en Internet muestra al coronel todavía vivo en manos de los combatientes que le capturaron. De hecho, una fuente del Consejo Nacional de Transición Libio ha llegado a reconocer que Gadafi murió cuando estaba bajo custodia de los sublevados.

El vídeo en el que aparece Gadafi muestra al coronel herido, con la ropa ensangrentada mientras le trasladan los combatientes desde una camioneta al suelo. En un determinado momento, en el vídeo se escucha el grito de “dejadle vivo” y, cuando Gadafi no aparece en imagen, se escuchan varios disparos de bala.

“Le capturaron vivo y, mientras estaba siendo trasladado, le golpearon y le mataron”, ha asegurado un responsable del CNT consultado por Reuters. “Podría haber estado resistiéndose”, ha añadido.

Tras su captura, el cuerpo del coronel fue trasladado en ambulancia hasta una mezquita de Misrata. El responsable del CNT Abdel Majid Mlegta ha explicado a Reuters que el cadáver está siendo sometido a pruebas de ADN para confirmar que se trata de Gadafi. El mandatario depuesto será enterrado en Misrata, seguramente este viernes, en cumplimiento de la tradición musulmana.

Pese a las heridas, Gadafi todavía estaba vivo cuando fue evacuado de Sirte y no murió hasta minutos antes de llegar al hospital, ha añadido el primer ministro.

La televisión estatal libia ha mostrado este jueves por la noche imágenes en las que se podía ver a soldados del CNT posando con el cuerpo sin vida de Gadafi en Misrata. Uno de ellos incluso levantaba hacia la cámara la cabeza del coronel, en la que aún eran visibles los restos de sangre.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: