Jesse Norman: Las recetas que trajo a Chile el nuevo gurú de la derecha británica

Fecha: 08/10/11
Autor:Juan Diego Montalva

El político conservador visitó La Moneda para participar de los “Diálogos Bicentenario”.

El parlamentario británico Jesse Norman llegó temprano a La Moneda para explicar qué es el conservadurismo compasivo, y las ideas de su último libro La gran sociedad (2010). Durante la jornada conversó con el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, de la nueva derecha y asistió a un almuerzo junto al Presidente Piñera, el ministro Cristián Larroulet y una serie de funcionarios de gobierno. “Estas ideas podrían tener valor para el nuevo gobierno chileno”, explicó.

¿Podría explicarme qué se puede aplicar en Chile de sus obras La gran sociedad(Amazon) y Conservadurismo compasivo?

El texto Conservadurismo compasivo fue sólo un documento preliminar y La gran sociedad fue el libro donde desarrollé esas ideas. El objetivo de ellos es lograr un cambio político y ver la manera cómo empoderar a todas esas instituciones que están entre los individuos y el Estado. En el caso de Inglaterra, hablo de instituciones como el colegio o la universidad, el club de fútbol o la Iglesia a la que asiste los domingos. La idea es lograr empoderar ese tipo de instituciones y mejorar el bienestar de las personas. Es impresionante que esas instituciones no participen de la discusión política.

¿Pero esto no produciría un debilitamiento aún mayor de los partidos? ¿No es tarea de los partidos hacer eso?

El problema es que hoy la discusión política está centrada en los individuos o en el Estado. No existe un trabajo con esas organizaciones que forman la sociedad y los recursos no van a ellas, cuando es seguro que podrían ser mucho más efectivas que el Estado. Lo otro importante es ver cómo hacemos participar a los individuos en estas instituciones. Hasta ahora, sólo vemos a los individuos como personas conducidas por criterios económicos, que funcionan de acuerdo con cómo les pagues o los multes. Esto es muy poco afectivo.

¿Cómo se podría cambiar esta manera de relacionarse?

Uno de los programas que está implementando el gobierno británico ahora se llama “servicio civil”, consiste en ayudar a otra gente, ayudar a renovar la comunidad. Es una política destinada a atender familias en situación compleja, sacando a aquellos niños con problemas de drogas o que pertenecen a grupos familiares disfuncionales y trasladarlos a esos espacios nuevos, con situaciones más armónicas, que los motive y cree nuevos hábitos.

¿Estas instituciones no pertenecen al Estado?

Las instituciones existentes hoy sólo se preocupan de crear el hábito de seguir reglas, hay que entregarle el poder a la gente para que arme espontáneamente esas instituciones destinadas a cambiarlos. Ahora, en Inglaterra están apareciendo numerosas cooperativas, por ejemplo, destinadas a trabajar con esta orientación. Existieron en el siglo XX, pero se habían acabado. Ahora están volviendo a aparecer y dejaron de estar vinculadas a la izquierda. Si uno piensa en los sindicatos, en un principio fueron instituciones dedicadas a lograr el bienestar de sus afiliados, educarlos, protegerlos.

¿Estas ideas comienzan con David Cameron?

Esta es una idea que inició David Cameron y yo lo he acompañado haciendo el trabajo intelectual que hay detrás y buscando la manera cómo implementarlo a través de cooperativas, empresas pequeñas, incluso hemos colaborado en la creación de colegios, más autónomos del Estado, que han hecho las propias comunidades, porque quieren salir de aquellos colegios locales mal evaluados y donde sus hijos tienen malas influencias. La idea es que el bienestar se logra terminando con la dependencia del individuo al Estado.

Usted ha sido muy crítico de los altos salarios de los ejecutivos bancarios, especialmente en momentos en que la economía está pasando un mal momento.

La razón para eso es que existe la suposición de que todo capitalismo es buen capitalismo. Tenemos, por ejemplo, un capitalismo financiero, donde hay una serie de bancos que no compiten entre ellos y en que las ganancias son absurdas, porque no existe competencia real. Esto va completamente en contra de mi noción de capitalismo, que es competitivo, responsable y transparente.

¿Esto rompe con la imagen de conservadores como Thatcher y Major, que aparecían más vinculados al sector empresarial?

En cierta medida, incluso en términos retóricos podemos decir que es un gran cambio y muchas de estas ideas pretenden producir un gran cambio. Sin embargo, no olvidemos que fue Thatcher quien introdujo el debate del medioambiente. La gente olvida sus discursos sobre la importancia de la moral en el negocio y tiene la idea que promovía la total libertad del mercado. No era así.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: