El veto a Siria y sus implicaciones geopolíticas

Fecha:10/10/11
Autor: Javier Solana

Madrid– El pasado dos de octubre, la disidencia siria daba luz verde en Estambul al establecimiento formal del Consejo Nacional de Siria. Sin duda, el paso más serio dado hasta el momento por una fragmentada oposición, que desde mayo buscaba aunar a todas las corrientes y dirigir de forma pacífica la revuelta contra Al Assad. Y una inyección de moral para la población, que reclamaba un interlocutor más fuerte y unificado.

Sólo dos días después de su creación, el embrionario Consejo se llevaría su primer gran revés. Francia, Reino Unido, Alemania y Portugal, en colaboración con Estados Unidos, presentaron ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el borrador de resolución que buscaba condenar la represión siria y poner fin al uso de la fuerza contra la población civil.

La propuesta contenía términos muy ambiguos como “medidas específicas” u otras “opciones”. Hacía hincapié en la soberanía, independencia e integridad territorial de Siria. Remarcaba la necesidad de resolver la actual crisis de forma pacífica, mediante un proceso político inclusivo liderado desde la propia Siria –llamando así al diálogo nacional. Expresaba su intención de reconsiderar las opciones en 30 días –frente a los 15 días del anterior borrador. Y en su conjunto, presentaba una redacción altamente edulcorada y vaga con respecto al texto presentado el pasado junio.

El objetivo era evidente: lograr la abstención de Rusia, y en su defecto, de China. Aún así, no fue posible recabar los apoyos necesarios. Rusia y China votarían en contra. Brasil, India, Sudáfrica y Líbano –por razones obvias— se abstendrían. Y sólo los 9 miembros restantes del Consejo de Seguridad votarían a favor.

¿Cuáles serán las implicaciones de este rechazo?

En primer lugar, la más obvia: una escalada de violencia en el plano doméstico. Desde que las protestas estallaron el pasado marzo, ya son 2.700 los fallecidos, más de 10.000 los desplazados a Turquía, y miles más el número de detenidos. El gobierno no vacila a la hora de disparar contra la población civil, de llevar a cabo asedios en las ciudades o de establecer un embargo en la electricidad y en el agua a aquellas ciudades que han protagonizado levantamientos.

Hace pocos días, un artículo del NYT citaba a un oficial que cifró en 10.000 el número de militares que han desertado del Ejército sirio. Y de entre ellos, varios cientos se han unido a movimientos rivales como the Free Syrian Army and Free Officers Movement.

De no ofrecer ningún tipo de protección internacional, corremos el riesgo de entrar en una nueva etapa de un movimiento, que como en otros países de Oriente Medio, surgió con un carácter pacífico.

En segundo lugar, las implicaciones regionales. Siria es un actor estratégico en Oriente Medio. Ha sido uno de los países que más hostilidad ha manifestado hacia Israel, canalizada principalmente a través de su apoyo a Hamás en Gaza y a Irán y Hezbollah –sus dos aliados principales. Un mayor deterioro incontrolado de Siria amenazaría con desestabilizar Líbano. Y alteraría la influencia geopolítica de Irán en la región.

La evolución de Siria también es seguida muy de cerca por Iraq, donde las fuerzas políticas chiíes gobiernan el país. Y por Turquía, para quien hasta hace relativamente poco Siria era la piedra angular de su política exterior en la región.

El impacto directo de Siria en las estructuras de poder regionales es, así pues, incuestionable. Y mucho más delicado en la situación actual de revueltas, inestabilidad y reivindicaciones de apertura política que atraviesa la región en estos momentos.

Las demandas de la población siria son generalizables a toda la región. No son producto de una conspiración extranjera. La población siria, con su lucha y sus demandas, ha dejado clara su manifiesta voluntad de encaminarse hacia un proceso de transición democrática.

Lo que me lleva al tercer punto, las implicaciones internacionales. La comunidad internacional debe hacerse eco de estas fuerzas de cambio y responder en consecuencia. Si analizamos los votos, observaremos que en el bloque de los BRICS –por casualidad todos presentes en el Consejo de Seguridad— dos países vetaron y el resto –tal y como sucedió en Libia— se abstuvo. Por lo que ninguno se alineó con la posición de la UE y de EE.UU.

En la resolución sobre Libia, los BRICS “dejaron hacer”. En Siria no. Recordemos que actualmente el Consejo de Seguridad cuenta con países como Alemania, Brasil, India y Sudáfrica como miembros no permanentes, junto con China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia como miembros permanentes.

Su estructura no variaría sustancialmente si se conformase un Consejo de Seguridad “ideal” más acorde con la distribución de poder. Y el hecho de que no hayamos logrado un acuerdo sobre Siria, nos obliga a reflexionar sobre las dificultades que seguiremos encontrando en la gestión de la seguridad global.

Cierto es que no existe un modelo de intervención one size fits all (Una talla para todos/La misma medida para todos). Pero ello no significa que debamos eximirnos de nuestra responsabilidad de proteger; un bello concepto que fue promovido por Kofi Annan y aprobado por todos los Estados Miembros durante la Cumbre Mundial de las Naciones Unidas en 2005.

El apoyo a la resolución habría debilitado la posición de Assad en el gobierno, al saberse aislado de sus apoyos tradicionales. Habría mostrado unanimidad por parte de la comunidad internacional en su rechazo a la represión. Y transmitido determinación en su voluntad de proteger a la población siria; siempre recordando que la resolución no habla en ningún momento de intervención militar.

Las sanciones adoptadas por la Unión Europea y Estados Unidos contra el régimen de Assad no son suficientes. Si la actuación no se canaliza y legitima desde el Consejo de Seguridad, las opciones al alcance son limitadas.

Así como el G-7 dio paso al G-20 ante la irrupción con fuerza de países como China, India o Brasil en la escena internacional; del mismo modo que en 2010 se aprobó una ambiciosa reforma en el FMI para reflejar los nuevos cambios en la distribución del poder –y se continúa trabajando en ello; resulta igual de necesario que el cambio (en la asignación de derechos y deberes) no se limite únicamente al ámbito económico.

Frente a los beneficios obvios que la globalización ha generado en muchas partes del planeta, encontramos una cara menos amable. Aquella de la seguridad, donde, pese a nuestro grado de interdependencia, no somos capaces de lograr los consensos suficientes para resolver los temas que apremian. Y hoy Siria es uno de ellos.

Nadie dijo que la línea hacia la mayor gobernanza global fuera lineal y sencilla. Pero sin estructuras de poder eficaces, y sin compromiso real de todos los actores, el mundo de hoy está abocado a numerosos conflictos, con un futuro no muy prometedor.

El Autor es ex alto representante para Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea y ex secretario general de la OTAN, es presidente del Centro Económico y Geopolítico Global ESADE y miembro sénior distinguido en Política Exterior de la Brookings Institution.

Artículo: La violencia se cobra 31 muertos en Siria y la UE elogia la unión opositora
Fecha:10/10/11

Damasco — La violencia provocó otros 31 muertos el domingo en Siria, donde la oposición ha obtenido el apoyo este lunes de la Unión Europea (UE), que calificó de “paso positivo” la creación de un bloque de oposición en Siria, aunque no reconoció al movimiento que agrupa a la mayoría de opositores del régimen de Bashar al Asad.

La declaración europea divulgada en Luxemburgo ocurre un día después de que el régimen sirio advirtiera que tomará represalias contra los países que reconozcan al Consejo Nacional Sirio (CNS), que agrupa a la mayoría de los movimientos que se oponen al presidente al Asad.

“La Unión Europea saluda los esfuerzos de la oposición para establecer una plataforma unida”, indicó un comunicado tras la reunión en Luxemburgo de los 27 ministros de Exteriores de la UE. “La Unión Europea quiere ayudar a la población siria a alcanzar sus aspiraciones legítimas”, añadió. Europa prevé “sanciones contra aquellos que sean responsables de las acciones violentas y para aquellos que apoyen o se beneficien del régimen”, destacó en el comunicado.

Creado oficialmente el 2 de octubre en Estambul, el Consejo Nacional Sirio agrupa por primera vez a todas las tendencias políticas e integra en sus filas a los Comités Locales de Coordinación (LCC) que organiza las manifestaciones en el terreno, los liberales, los Hermanos Musulmanes, grupo prohibido desde hace tiempo en Siria, así como a partidos kurdos y asirios.

Los miembros de la UE dijeron de todas maneras que aún falta tiempo para reconocer al bloque. “Creo que como en cualquier situación a la que nos enfrentamos, debemos examinar cuidadosamente la relación que tenemos”, señaló la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton. “Reconocerlo sería un gran paso, y lo daremos sólo cuando los ministros crean que sea lo correcto”, precisó.

La ministra española, Trinidad Jiménez, destacó que la UE reconoció al Consejo Nacional de Transición en Libia meses después de que fuera aprobada una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y desde que se constituyera el grupo de contacto de Libia (…) y ese Consejo de Transición controlaba ya las operaciones en Libia. Libia y Siria “son países que están viviendo situaciones diferentes por lo tanto merecen un tratamiento”, explicó.

Entre tanto, los miembros del CNS buscan el respaldo de los países árabes, y contactos a nivel internacional. Alrededor de 90 representantes de varios grupos de la oposición, incluidos los miembros del CNS, se han reunido cerca de Estocolmo el sábado y domingo bajo los auspicios del Centro internacional Olof Palme. Y una delegación del CNS viajará en octubre a Rusia, aliada de Damasco.

Creado oficialmente el 2 de octubre en Estambul, el CNS agrupa por primera vez a todas las corrientes políticas e integra en sus filas a los Comités Locales de Coordinación (LCC), que organizan las manifestaciones en el terreno, los liberales, la cofradía de los Hermanos Musulmanes, prohibida desde hace tiempo en Siria, así como a partidos kurdos y asirios.

El representante del Kremlin para las crisis en el mundo árabe, Mijaíl Marguelov, recibió este lunes a una delegación que afirma ser una rama “moderada” de la oposición. La delegación, acusada por algunos opositores sirios de ser afín al régimen de Al Asad, está liderada por un jefe del partido comunista sirio, Qadri Jamil. “Estamos dispuestos a organizar una mesa redonda para que los representantes de la oposición y del poder puedan ponerse de acuerdo, en Moscú o en otra parte”, declaró Marguelov.

Rusia dice estar dispuesta a proponer al Consejo de Seguridad de la ONU, junto con China, un proyecto de resolución “más equilibrado” que el de la semana pasada, vetado por estos dos países. “Proponemos adoptar una resolución equilibrada que condene la violencia de ambas partes”, la del régimen y la de la oposición, declaró el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, en una entrevista al semanario Profil.

“Al mismo tiempo, tenemos que pedir a Asad que continúe con las reformas que ya ha emprendido”, añadió. Sobre el terreno, la violencia se cobró el domingo otras 31 víctimas, 14 civiles y 17 soldados y miembros de las fuerzas de seguridad, anunció este lunes el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

“El domingo hubo un clima de guerra en Homs (centro), donde se escuchaban explosiones en todas partes en medio de disparos de ametralladoras pesadas. Muchas casas quedaron destruidas. Nueve personas resultaron muertas y hay decenas de heridos”, afirmaron los LCC. Estos comités aseguran que “los agentes de seguridad y la milicias prorrégimen impidieron a las ambulancias evacuar a los heridos”.

Los LCC acusaron al régimen de haber “atacado la región de Homs en un nuevo intento desesperado por doblegar a sus habitantes libres y sofocar la revolución”. Más de 2.900 personas murieron en Siria desde el comienzo del movimiento de contestación a mediados de marzo, según la ONU.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: