Dexia, una bomba en la zona euro

Fecha: 05/10/11

Debilitado por sus activos financieros “tóxicos”, el banco franco-belga está al borde de la quiebra. Para algunos, podría ser el primero de toda una serie de crisis bancarias en Europa. Para otros, lo que está en juego sobre todo es la credibilidad de los Estados.

“El desenlace de Dexia se acelera”, titula De Standaard. El 4 octubre, explica el diario flamenco, París y Bruselas se reunieron urgentemente para discutir un plan de rescate para el banco franco-belga con problemas por segunda vez en tres años. Los dos países se pusieron de acuerdo en dividir el banco en dos, creando así un “banco malo” en el que se depositarán los elementos tóxicos (préstamos griegos e italianos, hipotecas estadounidenses). El redactor jefe de De Standaard, Bart Sturtewagen, se preguntapor qué “los tres años transcurridos no han bastado para evitar que nos encontremos de nuevo ante una crisis bancaria urgente”:

Sabíamos que Dexia era un banco ‘zombi’, que debía hacer frente a profundos desafíos estructurales. Un matrimonio franco-belga desequilibrado cuya seguridad dependía demasiado de las oscilaciones de los mercados bancarios. Un banco cuyas partes sanas […] nunca hubiesen debido de tener problemas si se hubieran respetado las reglas del juego. […] Dexia es tan sólo la punta del iceberg. Desde el comienzo de la crisis bancaria, no se ha hecho más que transferir las deudas del sector financiero hacia los Gobiernos. Para evitar una crisis del sistema, se han intentado evitar problemas a los bancos y a sus accionistas, con la esperanza de que, a través del flujo masivo de dinero a buen precio, tuvieran suficiente tiempo para reforzar su estructura de capital. […] Hemos llegado al fin de esta historia. La continuación se escribirá con tinta de sangre roja.

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Tras haber pedido dinero prestado a corto plazo (a bajo precio) para financiarse a largo plazo (a alto precio) mediante productos tóxicos, Dexia se ha lanzado “a una bulimia de adquisiciones, actividades e incluso carteras. España, Italia, Japón o Estados Unidos… compraba todo lo que veía”, recuerda Le Figaro. Dexia creó así “una posición especulativa monstruosa sobre los tipos de interés”. Desde octubre de 2008, los problemas pillaron desprevenido a Dexia, convertido en “un buey dopado con hormonas”, escribe el diario. Y la crisis de la eurozona acabó por derribar un edificio extremadamente frágil, aunque “por suerte, se trata de una especie poco habitual”.

En opinión de Les Echos, lo que está en juego con la reestructuración del banco Dexia, es la credibilidad de los Estados implicados:

“Por graves que fueran los fallos del pasado, el escándalo de Dexia se hubiera podido solventar hace ahora tres años. Para ello, los Estados belga y francés tendrían que haber cortado por lo sano la situación en octubre de 2008. Pero prefirieron dar tiempo al tiempo. Y sin duda no han sido los únicos. Varios Estados europeos han actuado del mismo modo. Tres años después, estas entidades (españolas, alemanas, italianas…) siguen sin salir adelante. Sobreviven como zombies gracias a las facilidades de crédito del BCE y minan la confianza en el conjunto del sector bancario europeo. Son auténticas bombas de relojería. […] Y el problema es que, mientras, la crisis financiera se ha convertido en una crisis de la deuda soberana. Y lo que está en juego hoy ya no es sólo el orden del sector bancario, sino el crédito en los mercados de los Estados implicados”.

“Dexia marca el camino a la banca europea”, estima Cinco Días. Según el diario económico español:

Lejos de suponer un caso aislado, Dexia se ha convertido en la primera víctima visible de los severos daños estructurales que la crisis de deuda soberana ha provocado en las entidades financieras europeas. El hecho de que superase con buena nota los test de estrés del pasado verano permite hacerse una idea no ya de la dudosa fiabilidad de las pruebas, sino -y sobre todo- de lo que ha cambiado la foto fija del sistema bancario desde entonces. No es de extrañar, si se tiene en cuenta que las pruebas de resistencia no contemplaron ningún tipo de quita en las carteras de deuda a vencimiento de las entidades, ni siquiera respecto a la deuda griega. […] El camino emprendido por Dexia no debe quedarse en un caso aislado, sino convertirse en el primer paso de un proceso de rescate, saneamiento y reestructuración del sistema financiero que no puede esperar más.

Fecha: 10/10/11

“Jugada de póquer con el dinero de los contribuyentes”, titula De Morgen. El diario flamenco anuncia que los Gobiernos francés, belga y luxemburgués han llegado a un acuerdo, el 9 de octubre, sobre el desmantelamiento del banco Dexia. El Estado belga deberá tomar el control al 100% del Dexia Banque Belgique (DBB), la entidad belga de la compañía especializada en la banca minorista, por un valor de 4.000 millones de euros. “Un precio juzgado como razonable”, escribe L’Echo, que cita al ministro de Finanzas Didiers Reynders: “Bélgica quería 3.000 millones, Francia 8.000…”

Pero aunque esta tasación se sitúe por debajo de los números manejados en un principio, el Estado federal deberá “ser garante por una cifra entre 50.000 y 60.000 millones de euros por las pérdidas potenciales de las inversiones tóxicas de Dexia”. Bélgica será garante del “banco malo” que absorberá estos activos tóxicos en un 60,5% mientras que Francia garantizará el 36,5% y Luxemburgo el 3%.

“Los economistas advierten acerca de una posible degradación de la calificación belga y, por tanto, de un aumento de su deuda soberana”, subraya De Morgen, que estima que “los contribuyentes belgas se arriesgan a pagar un precio de oro por el rescate de Dexia”. El 8 de octubre, la calificación belga ha estado bajo vigilancia negativa por la agencia de calificación Moody’s.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: