Sebastián Edwards: “El problema de Chile no es económico, es político”

Fecha:24/09/11
Autor: Pamela Fierro
Fotografía: Patricio Fuentes

En medio del agravamiento de la crisis financiera mundial, el economista de la Ucla cree que existen altas probabilidades de que haya recesión. Sobre Chile, asegura que “nuestro problema es un gobierno sin visión ni creatividad y una oposición sin altura de miras ni memoria histórica”.

AL analizar el agravamiento de la crisis financiera internacional, que esta semana vivió uno de sus peores capítulos tras las abruptas caídas de las bolsas, el académico de la Ucla Sebastián Edwards instala su mirada no sólo en los vaivenes de la economía, sino también en las responsabilidades y desafíos de los líderes políticos. El análisis coincide cuando habla de Chile. Si bien estima que “la economía chilena anda entre el bien y el muy bien”, critica la actuación que tanto el gobierno como la oposición han tenido, por ejemplo, en episodios como el conflicto estudiantil.

De esto y otros asuntos hablará en Santiago, el martes, en el seminario de EuroAmérica “Volatilidad: ¿Una invitada que llegó para quedarse?”, junto al ministro de Economía, Pablo Longueira. Luego viajará a Africa, donde espera poner terminar los últimos detalles de su libro sobre “Ayuda externa y el colapso y renacer de Tanzania”.

¿Qué tan factible ve una posibilidad de recesión mundial?

Más del 50 por ciento. La situación es, de verdad, muy grave. Además de eso, el hecho de que no tenga precedentes históricos la hace más compleja.

¿Qué debe hacer EE.UU. para convencer al mercado?

El desafío es, en última instancia, político. Hemos sido testigos de una incompetencia increíble y suicida de parte de ambos partidos políticos en los Estados Unidos. Lo que hace que todo esto sea particularmente triste es que, desde un punto de vista técnico, la solución a la crisis estadounidense es fácil. El país tiene que hacer una operación Twist fiscal, consistente en reducir fuertemente los gastos futuros, incluyendo los gastos en programas sociales, al tiempo que se aumentan, ahora mismo, los gastos del sector público. También se necesita una reforma tributaria profunda. El problema de todo esto, que parece tan simple, es políticamente imposible en un país radicalizado hasta la médula.

El Sistema de Reserva Federal (Fed) anunció la compra de US$ 400 mil millones en bonos del Tesoro de largo plazo. La medida, sin embargo, no convenció al mercado y Wall Street profundizó su caída. ¿Qué falló?

La declaración de la Fed del 21 de septiembre tenía dos partes. Una en la que se anunciaba la operación Twist, que consiste en comprar bonos de largo plazo y vender títulos de corto plazo por la misma cantidad (400 billones de USD) y, otra, en la que se hacía un análisis de la situación económica. Esta evaluación fue muy negativa. Incluso, la Fed dijo que los riesgos de que la situación empeorara eran sustanciales y que había importantes tensiones en los mercados financieros internacionales. La caída de los mercados en casi 700 puntos entre miércoles y jueves es una reacción a esta apreciación negativa sobre el futuro. La gente piensa: “Si la Fed cree que la situación es grave, el problema debe ser muy serio”. El derrumbe de los mercados poco tiene que ver con la operación Twist.

¿Por qué ni los discursos de la Fed ni los planes económicos anunciados por el Presidente Obama logran inyectar confianza a los inversionistas?

Eso es lo que la Fed ha tratado de hacer en forma sutil e indirecta. De hecho, uno de los principales objetivos de la operación Twist es señalarle al público que la Fed está consciente de los problemas existentes y que aún tienen instrumentos que puede utilizar. El problema, claro, es que esta acción de la Fed no es más que una gota en el desierto. Ni los políticos estadounidenses ni los europeos han estado a la altura de las circunstancias, y eso ha producido un desplome de las expectativas y la credibilidad.

¿Dónde está su principal foco de inquietud? ¿En EE.UU. o en Europa?

Hay problemas en ambos lugares. Pero si tuviera que enfocarme en uno de ellos, sería Europa. He dicho en innumerables ocasiones que Grecia tiene que reestructurar su deuda, aun cuando esto genere pérdidas sustanciales para los inversionistas. Esas pérdidas serían mucho menores que los costos de la estrategia actual, los que se reflejan de dos maneras: en la caída estrepitosa del PIB en Grecia y en una falta de confianza en el sistema. Y esta desconfianza es lo que está detrás de las olas de ataques especulativos en contra de Italia, España y Bélgica.

¿Cree en el futuro de la zona euro? ¿O estima que algunos países podrían dejarla?

No me cabe duda de que en dos años la zona del euro no va a existir de la misma manera en que ahora la conocemos.

En este escenario de incertidumbre, ¿cómo ve el desempeño de Chile?

La economía chilena anda entre bien y muy bien. Nuestro problema no es económico, es político. Nuestro problema es un gobierno sin visión ni creatividad y una oposición sin altura de miras ni memoria histórica.

Ante la desaceleración que se avecina, ¿debe actuar Hacienda?, ¿el Banco Central?

En estos momentos hay que ser prudentes. El Banco Central ha hecho una buenísima labor y estoy seguro de que seguirá haciéndola. Es el momento de empezar a bajar las tasas y estoy convencido de que es lo que harán. De hecho, yo sería bastante agresivo. Hacienda, por su lado, debe estar preparado para tener una política de corto plazo un poco más expansiva. Si las cosas se ponen verdaderamente color de hormiga hay que darle un impulso fiscal a la economía, para que así mantenga el momentum actual.

El ministro Felipe Larraín anunció que trabaja en un plan de contingencia. ¿Qué medidas debiera considerar?

Tres elementos: mayor gasto en infraestructura, incluyendo en establecimientos educacionales; rebaja del IVA en un punto, y desregulación profunda para incentivar la inversión privada, incluyendo la repatriación de capitales.

A pocos días de conocer el Presupuesto 2012, ¿cuáles debieran ser los lineamientos?

Lo importante es no empecinarse en una interpretación rígida de la regla fiscal. En estos momentos, lo que se requiere es flexibilidad y pragmatismo. No podemos caer en la ideologización a ultranza de la derecha política a nivel mundial.

¿Cree que Hacienda cumplirá con el compromiso de contar con un crecimiento del gasto fiscal menor al PIB, considerando que está estimando un precio del cobre de largo plazo de US$ 3,02?

Ante la incertidumbre se necesitan programas contingentes, los que se puedan poner en marcha si las condiciones lo ameritan. En caso de una nueva recesión internacional, yo no tendría problemas con un aumento del gasto más alto del programado. De lo que sí hay que preocuparse es de que no se trate de gastos permanentes. Por eso es que el aumento en infraestructura hace mucho sentido. Además, una rebaja del IVA, como la que propongo en caso de tener que actuar en el frente fiscal, daría un impulso importante.

Esta semana hemos visto alzas en el tipo de cambio. De hecho sobrepasó los $ 500. ¿Cómo debiera seguir la tendencia, dado el complejo escenario internacional?

En los últimos días, el dólar se fortaleció porque todos buscan una bahía segura donde guarecerse. Esa bahía segura son los bonos del Tesoro, cuya tasa se ha desplomado. Pero para comprar los bonos, primero hay que comprar dólares. Por ello y como consecuencia de una fuerte demanda, el dólar se ha fortalecido en todos los países, incluyendo Chile. Y mientras el cobre siga bajando, el peso seguirá debilitándose. Ahora, yo estoy cómodo con un dólar alto. De hecho, creo que es lo que necesitan los países emergentes que dependen de las exportaciones para crecer. Y en eso no estoy solo: el jueves, la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, publicó una columna en el Financial Times tratando exactamente el mismo punto.

¿Qué piensa del manejo político que ha tenido el gobierno en el conflicto estudiantil(def)?

Todos los políticos, sin excepción, han tenido una actuación deplorable: los del gobierno, los parlamentarios de la Alianza y la oposición. Pero el problema va más allá de la ineptitud y la escasa experiencia política. Más que nada, el problema tiene que ver con una incapacidad para comprender los anhelos, miedos y frustraciones de la población.

¿Es de los que cree que el déficit de este gobierno es político?

Sí, pero ese déficit va más allá de lo puramente político. Los más altos funcionarios del gobierno -incluyendo el Presidente- están convencidos de que pueden conocer el alma del país a través de encuestas y más encuestas. Pero eso es imposible. Tal como el alma de una persona no aparece en una radiografía, el alma de una nación no se discierne a través de un cuestionario. Para conocer a nuestro pueblo hay que estar dispuesto a convivir, conversar, enganchar y, especialmente, escuchar. Un gobierno que no escucha está condenado al silencio. Peor aún, está condenado al fracaso y al olvido.

¿Qué le parece la aparición de otro presidenciable en el gabinete, Andrés Allamand, además de Laurence Golborne?

Siempre he tenido una gran admiración por Andrés Allamand. Tiene experiencia, visión de Estado y un reconocido compromiso con la libertad y la democracia. El que no haya sido capturado por el lobby conservador y religioso es otro atributo importante. Con alguien como Allamand como líder, la Alianza podría tener una chance para volver a La Moneda. Pero aún falta mucho para las elecciones. Más aún, supongo que el candidato será elegido en una primaria abierta. No hacerlo sería una verdadera vergüenza.

¿Cree que es el momento de implementar una reforma tributaria?

Es el momento de discutirla, negociarla y diseñarla. Pero no es el momento de subir los impuestos a las empresas. En medio de esta gran incertidumbre, eso sería un error garrafal. Pero lo que yo sí haría sería tener la reforma preparada para ser implementada cuando la situación mundial se tranquilice. Lo que se puede hacer en el corto plazo y si la situación mundial sigue deteriorándose, es bajar el IVA en un punto porcentual.

Tras el cambio de gabinete de julio, usted señaló que veía rasgos de populismo en algunos ministros, específicamente en Pablo Longueira. ¿Se confirmaron sus sospechas?

Longueira es un buen político al que a veces se le escapa la retórica. Pero a pesar de su hablar encendido y a veces un poco atolondrado, su actuación en el gabinete ha sido buena. No tengo quejas. Al menos, no por ahora.

¿Qué opina del debate sobre el lucro y la educación gratuita?

Una discusión bizantina, mal planteada y muy confusa. En esto ha tenido mucha culpa el gobierno. El ministro Lavín no tomó el problema en serio y tampoco lo entendió. Y el ministro Bulnes no ha podido desempantanar la discusión. Pero la responsabilidad no es sólo del gobierno. La oposición ha tenido una actitud deplorable al desconocer sus propias políticas. De pronto y sin ni siquiera sonrojarse, la oposición ha declarado que, después de todo, sus hijos favoritos no eran tales; eran unos bastardos.

¿Cómo ve a la Concertación y la posibilidad de que se unifique detrás de Michelle Bachelet? ¿Y qué opina de una eventual candidatura de Velasco?

La irrupción de Velasco es una ráfaga de aire fresco. Pertenece a una generación de recambio, es valiente y tiene una visión clara de hacia dónde debiera ir el país. Una elección entre Velasco y Allamand le devolvería las alturas a la política chilena. Pero ya veremos. Los votantes tendrán que decidirlo en las primarias.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: