Váyase, señor Berlusconi

Fecha: 20/09/11
Autor viñeta: Emilio Giannelli (1936) es un dibujante italiano. Ex dirigente del banco Monte dei Paschi di Siena, ha trabajado de forma sucesiva para La Repubblica, L’Espresso y Panorama. Desde 1991, sus viñetas se publican en la página de portada de Corriere della Sera.
Antecedente: En la noche del 19 al 20 de septiembre, la agencia de calificación Standard&Poor’s degradó la nota de la deuda soberana italiana de A+ a A.


Fecha: 20/09/11
Artículo: S&P baja la nota a Berlusconi

S&P rebaja la nota de Italia”, titula Il Sole 24 Ore, después de la degradación sin previo aviso de la nota de la deuda italiana de A+ a A por parte de la agencia de calificación norteamericana. Los motivos que ha argumentado Standard&Poor´s para ello son las pocas perspectivas de crecimiento de la economía italiana y la “fragilidad” del Ejecutivo dirigido por Silvio Berlusconi. Con las nuevas investigaciones por abuso de escuchas telefónicas y prostitución, y las enormes dificultades existentes para que se apruebe el plan de austeridad considerado insuficiente, el jefe de Gobierno italiano no parece capaz de reaccionar con celeridad ante la posibilidad de nuevas situaciones de emergencia, explica el diario económico milanés.

Esta rebaja es “un golpe bajo para la estabilidad de nuestro Gobierno”, señala por otro lado el Il Sole,para el que la pérdida de credibilidad política y las dudas sobre la estrategia política y económica de Italia debilitan la estabilidad de una economía cuyos fundamentos son mejores que los de muchos países europeos. “Permanecemos en la zona A, que caracteriza una deuda que sigue siendo sólida para los inversores. Pero después de esta caída, “¿cuál será el nivel de dificultad y sobre todo el precio de obtener la liquidez necesaria para poder refinanciar nuestras deudas?” se pregunta el diario.

Fecha: 21/09/11
Autor:Sergio Romano

Tras los mercados internacionales y las agencias de calificación, los grandes periódicos nacionales italianos se han dado cuenta de que el principal enemigo de la credibilidad del país y de su recuperación económica es Silvio Berlusconi. Y actualmente también piden su dimisión los diarios moderados, como el Corriere della Sera o Il Sole 24 Ore

La estimación realizada por [la agencia de calificación] Standard&Poor’s sobre Italia, no desprovista de motivaciones políticas, se refiere explícitamente a la credibilidad internacional del país y a la estabilidad del Gobierno. Sin embargo, creo que esta crítica se basa ante todo en el hecho de que Italia vive un periodo de declive y que está aplicando impuestos cada vez más elevados para pagar sus deudas. Por desgracia, esta receta hace presagiar un futuro aún más sombrío que el presente.

No obstante, existe otra calificación aún más importante: la del propio país. El problema en este caso es sin duda alguna el presidente del Consejo. Para un gran número de italianos, Berlusconi representaba la esperanza de la estabilidad política y del dinamismo económico. Actualmente, todas esas esperanzas se han desvanecido, se han estrellado por el peso de un cúmulo de promesas incumplidas, de deslices, de escándalos de todo tipo, de comportamientos indebidos y de imprudencias desconcertantes.

Actualmente, el principal problema de Italia es el fin de la era Berlusconi. Todo el mundo sabe, incluidos los amigos más próximos del jefe del Gobierno, que se cierra un periodo y que Berlusconi debe salir de la escena política. Pero nadie sabe aún cómo pasar página. Algunos esperan que la extraordinaria y tumultuosa historia del Cavaliere acabe en el tribunal, por un proceso por corrupción, fraude o inmoralidad. Otros esperan un mensaje decisivo dirigido al Parlamento por parte del jefe del Estado, Giorgio Napolitano.

La impotencia de la democracia italiana

Estas dos soluciones no tendrían más que un mismo efecto: hacer patente la impotencia de la democracia italiana, su ineptitud para afrontar la cuestión con las herramientas propias de la democracia. Sí, Berlusconi debe marcharse, pero de un modo que no infrinja la Constitución y que pueda salvar lo que merece conservarse de su aventura política.

Me refiero en concreto a su partido. No beneficia a nadie que desaparezca una gran fuerza política, elegida tres veces consecutivas por la mayoría de los italianos. Para evitar este hundimiento y para dejar una huella de su paso por la tierra, Berlusconi debería anunciar que no se presentará como cabeza de su Gobierno y que las elecciones se celebrarán en la primavera de 2012 [nota de la redacción: en Italia, las elecciones legislativas tienen lugar siempre en primavera].

Los siete u ocho meses que nos quedan hasta las próximas elecciones podrían tener los mismos efectos que los que se han producido en España, después de que [el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez] Zapatero renunciara a su tercer mandato y adelantara las elecciones al próximo 20 de noviembre. Con esta estrategia se ha producido un acercamiento de la mayoría socialista con la oposición de derecha sobre una serie de cuestiones de interés nacional y ha dejado al candidato socialista, el ministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, el tiempo necesario para consolidar su función como líder del partido.

La decisión de Berlusconi sería muy beneficiosa para Italia, que podría presentarse ante los ojos de Europa y del mundo como un país capaz de organizar de un modo racional su futuro, cambiando quizás (aunque me hago demasiadas ilusiones en este sentido…) una ley electoral lamentable. Italia volvería a dar la palabra a una opinión pública que hoy sólo sabe expresar su cólera y su exasperación. Daría tiempo a los partidos políticos para prepararse ante la cita electoral. De este modo, Italia confirmaría a sus propios conciudadanos que pueden resolver sus problemas con los mecanismos naturales de la democracia. Y Berlusconi podría decir, y con razón, que el mérito de este cambio se debe en parte a él.

LLamamiento
La historia saludará la dimisión de Berlusconi

Ahora que Standard & Poor’s ha degradado la nota soberana italiana y el FMI ha revisado a la baja las previsiones sobre el crecimiento del país, los empresarios del país declaran que han perdido la fe en el Gobierno y piden la retirada de Silvio Berlusconi. En el diario económico Il Sole 24 Ore, el redactor jefe Roberto Napoletano se dirige directamente al primer ministro:

La credibilidad del país en este momento es demasiado importante para ser sacrificada en el altar de cálculo político alguno, o, peor aún, personal, aunque sea legítimo. El interés general prima sobre el interés individual (y es justo que así sea) y salvar a Italia de la espiral perversa- el impago griego, la falta de confianza en Italia y en los bancos franceses, la falta de confianza en una Europa que tiene complicado “salvar” a Italia, en los bancos-es un imperativo categórico.

El primer ministro debería probar que ama verdaderamente a Italia y que por tanto tiene la fuerza y la voluntad de retirarse si debe reconocer (y todo indica que así es) que no tendrá éxito en hacer lo necesario […] Tras Grecia, señor primer ministro, no tiene que ser a la fuerza el turno de Italia. Y, de una vez por todas, no debería mirar a otro lado sino acordarse de que las grandes responsabilidades también imponen grandes sacrificios. Sabemos lo que le costará, pero debe igualmente saber que la historia (tras este gesto) también se acordará.

* Recomendamos:  El BCE cae en la trampa Italiana

El Autor,(1929) es un diplomático e historiador italiano. Ha sido embajador en la URSS, en Francia y en la OTAN, y ha enseñado en la Universidad de Harvard y en la de California. Ha colaborado en La Stampa, Il Mulino y Limes, y actualmente es columnista en Corriere della Sera.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Un Comentario

  1. Pingback: Europa y su apuesta de alto riesgo « El Moderador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: