Líderes y economistas mundiales aún ven salida de la crisis sin reeditar recesión 2008-2009

Fecha: 25/09/11
Fuente: La Tercera
Autor: Mauricio Rodríguez Kogan, Washington

Según las autoridades y expertos reunidos esta semana en la Junta Anual del FMI y del Banco Mundial, todavía se está a tiempo de evitar un colapso de la economía global. Eso requiere actuar con medidas de fondo, lo que en Europa significa reestructurar la deuda de Grecia.

Se ha hecho habitual que durante la semana en que en Washington se reúnen los líderes de la economía mundial, Grecia se encuentre progresivamente al borde del abismo. Así ocurrió ya en 2010 y lo mismo se ha repetido este año. El problema hoy es que los continuos fracasos de las autoridades en enfrentar esa situación tienen al mundo temiendo un nuevo episodio tipo Lehman Brothers y hundirse en una recesión como la de 2008-2009.

En privado, algunas autoridades reconocen que el manejo de la crisis ha sido errado. Pero, al igual que importantes economistas reunidos aquí con motivo de la reunión anual del FMI y del Banco Mundial (BM), aún confían en que la propia gravedad de la situación proveerá incentivos para solucionar la crisis antes de vivir un deja vú. De hecho, validan en gran medida la estimación de crecimiento de 4% para el mundo en 2012 que entregó el FMI. Eso sí, advierten que dicha solución incluiría la reestructuración de la deuda de Grecia y posiblemente de otros países de Europa.

Los mercados bursátiles se derrumbaron esta semana, anotando su peor registro desde octubre de 2008, luego de que la Fed anunciara un set de medidas ampliamente anticipado, pero pobremente evaluado. Tras ello, las autoridades económicas mundiales admiten que el riesgo de una catástrofe financiera se ha acercado, pero minimizan la probabilidad de que un episodio como Lehman se repita: “Los mercados cayeron tanto al leer lo que hizo la Fed como una indicación de que (el presidente de la Fed, Ben) Bernanke, está más pesimista sobre el estado del mundo de lo que se percibía”, dice el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard. Sin embargo, sostiene que “no creemos que esto vaya a afectar mucho nuestros pronósticos y, en consecuencia, no creemos que haya una doble recesión”. Advierte que “sí ha llegado el momento urgente de tomar medidas de política. En EE.UU. no se trata sólo de política monetaria, sino que fiscal; y en Europa hay más que un par de cosas por hacer”, indica

A nivel no oficial las opiniones y críticas del manejo del tema europeo son fuertes y se considera mucho más urgente que los problemas que enfrenta EEUU. “La indecisión de los políticos en la adopción de medidas en Europa ha agravado el problema. Hace un año pudo haber un acuerdo respecto de que Grecia era insolvente y que eso tendría consecuencias”, dice un alto funcionario del BM que pide reserva de su identidad.

“Es muy difícil pensar en formas en que podría devolver el dinero que se le ha dado. Más aún, la clase de paquetes que ha acordado la complicará más, porque le va a generar una gran recesión”, añade. Y sostiene que “se ha perdido mucho tiempo sólo debido a esta idea de que no se puede admitir el problema. Decir que Grecia podría recuperarse sola no fue lo más apropiado, porque generó desconfianza en el mercado”.

El funcionario del BM reconoce que “estamos revisando nuestras proyecciones hacia escenarios más negativos, que son cada vez más posibles; no habíamos previsto el empeoramiento de la deuda pública en países como Italia, y ahora incluso se piensa en Francia. El riesgo de cola de una crisis bancaria en Europa ha subido”. No obstante, aún confía “en que las consecuencias serían tan insoportables, que lo único que uno puede esperar es que las reacciones de política vengan más temprano que tarde”. En eso coincide Blanchard: “Sí, hay una sensación de urgencia y espero que sirva de incentivo para que las decisiones se tomen con diligencia”.

Las soluciones que se evalúan son varias. Muchos en Washington siguen mencionando la institución de una unión fiscal en Europa, de manera de completar los requisitos que debe cumplir un área monetaria óptima.

Otra de las salidas es el bono europeo. Según Guillermo Calvo, de la Universidad de Columbia, esa fórmula podría aplicarse al “pasarle la plata a Grecia para que pague su deuda, se salga del camino, y se quede con una deuda de largo plazo con los soberanos. En ese contexto se puede crear el bono europeo, con lo cual le bajarían las tasas y su situación quedaría como la de Italia, sostenible”. La dificultad es que para eso el receptor de la ayuda debe aceptar una relativa cesión de soberanía, aclara Calvo. Y mientras tanto, Grecia paga tasas de 25% por su deuda.

Pero lo que plantea Calvo es básicamente una reestructuracion, y esta alternativa crece en apoyo. “No estoy seguro de que evitar un default sea lo mejor”, manifiesta el economista del BM. “Si ese sinceramiento crea estabilidad en Europa, entonces adelante”, porque ese peso menos contribuiría a la estabilidad de la eurozona, agrega. Una reestructuracion es también lo que propuso en varios foros el ex economista jefe del FMI, Raghuram Rajan

Para la economista Carmen Reinhart, del Peterson Institute for International Economics, esta salida es casi inevitable. Autora de varios trabajos sobre la crisis financiera en perspectiva, dice que “la historia demuestra que los niveles de deuda de la magnitud de la europea muestra la lección de que la reestructuración ha sido el resultado en la inmensa mayoría de los casos”. Anticipa además que “en el minuto en que haga un default se acumularán las presiones del mercado para que Portugal e Irlanda lo hagan”. El tema, añade, “es que ya estamos en una crisis bancaria y de deuda; la pregunta es si va a derivar en la magnitud de 2008”.

Calvo comparte la necesidad de actuar pronto: “En el 2008 teníamos a la Fed”, que inyectó dinero al mercado, “pero ahora no le es tan fácil intervenir, dados los cuestionamientos de republicanos que ha recibido”, explica. Ir adelante con un default en Grecia y otros países requeriría la recapitalización de la banca local para minimizar el contagio. “Por ejemplo, los estados pueden nacionalizar bancos enteros o fracciones expuestas a la deuda griega, lo que haría del problema finalmente uno pequeño que no debiera contagiar al resto”, dice el experto del Banco Mundial.

Finalmente, las autoridades trabajan con la noción de que un default soberano tendría efectos más atenuados en la banca privada acreedora, por motivos regulatorios. La banca europea podría conservar su capital aun cuando los precios de mercado rebajen el valor de los activos en su cartera, lo que significa que no tendría que retirar inversiones inmediatamente, como sucedió con Lehman Bros.

De Gregorio: “El riesgo de ajustes desordenados es elevado”

En un discurso que dio cuenta del delicado momento que vive la economía global, el presidente del Banco Central, José De Gregorio, instó ayer -aquí en Washington- al FMI y a las autoridades económicas de los distintos países a adoptar políticas y soluciones decisivas que alejen el peligro de una más profunda desaceleración mundial. En el caso de Europa, señaló que se está agotando la voluntad para implementar reformas estructurales, “con electorados -tanto en los países acreedores como en los deudores- reticentes a aplicar las difíciles medidas que aseguren a mediano plazo la consolidación fiscal y la contención de la crisis soberana” en la región. En ese sentido advirtió que “el riesgo de ajustes desordenados es elevado, y sería recomendable reforzar los balances, especialmente de los bancos más expuestos a la periferia del euro. (…)Medidas más extremas de reestructuración de deuda pueden ser inevitables si se descartan las transferencias fiscales y se agota el espacio político para ajustes fiscales en los países deudores”. De Gregorio intervino en la Reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional, como representante de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú, y Uruguay.

A su juicio, llama la atención que las negativas implicancias sobre crecimiento, derivado de mayores ajustes fiscales de corto plazo no reciban la debida atención de parte de la comunidad global. Por lo mismo, aconseja “mucha cautela a la hora de implementar medidas de consolidación fiscal en el corto plazo, en especial donde la sostenibilidad de largo plazo de las finanzas públicas no está amenazada”.

En cuanto al comportamiento de las economías emergentes, sostuvo que era improbable un desacople total del escenario global y que si éste se deteriora mucho, los países con tipo de cambio flexible y metas de inflación -como Chile- “tendrían espacio para ajustar la política monetaria, gracias a acciones oportunas de política que han frenado el riesgo de sobrecalentamiento (…) en un contexto de expectativas inflacionarias alineadas”.

Eyzaguirre: “No nos preocupa una escasez de liquidez”

En las últimas semanas, las tasas de interés en Europa han llegado al mismo nivel de antes del episodio de Lehman Brothers. Un signo de que los bancos no confían entre sí como solían y que recordó que cuando similares condiciones se acentuaron en el mundo entonces, Chile y Brasil fueron las economías donde más repercutió en América Latina. Eso, medido como liquidez en dólares. Pero mientras “la reacción de los mercados no tiene la magnitud de ese shock, muchos de los países de América Latina han hecho cambios y mejoras en la regulación prudencial, que reduce sus vulnerabilidades, y Chile es uno de ellos. Si un shock como el de 2008 ocurriera, Chile estaría mejor preparado”, dice Miguel Savastanos, uno de los economistas del equipo que comanda Nicolás Eyzaguirre en el FMI, como director del Hemisferio Occidental.

El ex ministro señaló que reacciones como las del tipo de cambio esta semana no son preocupantes: “Aunque suene paradójico, mayor volatilidad cambiaria es mejor que menos; cuando uno permite que las monedas se deprecien, los agentes saben que asimismo pueden subir, de modo que se abstienen de hacer arbitrajes de corto plazo y eso provee más estabilidad a la economía”. Afirmó que “lo que pasó no significa que estemos frente a una salida sostenida de de capital. No estamos preocupados de que haya una escasez de liquidez, como pasó tras la caída de Lehman”.

El FMI insta a la UE a que tome medidas

“FMI: Europa a prueba”, destaca La Stampa. “La asamblea anual del Fondo se inicia hoy [23 de septiembre] con la UE en el punto de mira”, después de que los mercados se derrumbaran por las últimas estimaciones de crecimiento que revelaban que la continua crisis de la deuda podría arrastrar a la economía global a la recesión. Christine Lagarde, directora del FMI, ha instado a los países de la eurozona a que “apliquen de inmediato los acuerdos de la cumbre del 21 de julio, porque el factor del tiempo es crucial”, mientras que el secretario del Tesoro estadounidense Tim Geithner ha advertido que “evitar la quiebra en Grecia es más importante que sustentar el crecimiento europeo”. “La situación se puede describir con una palabra: pánico”,escribe el economista Mario Deaglio en el diario de Turín. “No ha funcionado ninguna de las políticas adoptadas desde 2009 a ambos lados del Atlántico. […] Lo único que deberían exigir los ciudadanos de los países afectados por la crisis a sus líderes es que se liberen de la tiranía anónima de los mercados globales”, que obligan a los bancos a distinguir “entre circuitos especulativos y créditos normales”.

Fecha: 27/09/11

Japón compraría deuda europea si la UE salva a Grecia

Jun Azumi, ministro japonés de Finanzas, habló de la posibilidad de que su país –segundo mayor tenedor de reservas de divisas del mundo, por detrás de China- compre obligaciones del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

Tokio, Japón  • El gobierno japonés se declaró hoy dispuesto a comprar deuda europea si la Unión Europea (UE) adopta mecanismos eficientes y rápidos para calmar los mercados, dijo hoy el ministro japonés de Finanzas, Jun Azumi.

“Si se adopta un plan para calmar las tensiones en los mercados financieros ayudando a Grecia, no excluyo que Japón tome parte” en la compra de deuda europea, dijo Azumi durante una conferencia de prensa celebrada este amrtes.

El funcionario se refería a la posibilidad de que Japón –segundo mayor tenedor de reservas de divisas del mundo, por detrás de China- compre obligaciones del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

Japón ya adquirió en el pasado dos mil 680 millones de euros en deuda emitida por este fondo, según cifras de la agencia de noticias Kyodo, a fin de ayudar a los países muy endeudados de la UE.

La tercera economía mundial –por detrás de Estados Unidos y China– sufre también el impacto de la crisis de la deuda europea, que ha provocado la revalorización del yen hasta niveles récord en diez años, lo que daña seriamente a la industria exportadora nipona.

Tokio teme que ello provoque un impacto en la economía, donde las exportaciones juegan un papel importante, en momentos en que el país combate la recesión y trata de recuperarse de las consecuencias del terremoto en el noreste del país del pasado marzo.

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: