El Pentágono advierte de los problemas potenciales del crecimiento militar de China

Fecha: 25/08/11
Fuente: Europapress

Wahington- El Pentágono ha renovado este miércoles sus advertencias acerca de los problemas potenciales que el crecimiento militar de China podría provocar en la región, donde hay varias disputas activas en cuanto a la delimitación de las fronteras marítimas de varios países en el mar de China Meridional.

“El ritmo y el alcance de la inversión militar de Pekín han permitido a China conseguir capacidades que creemos que son potencialmente desestabilizadoras de los balances militares regionales, lo que incrementa el riesgo de malos entendidos y podría contribuir a tensiones en la región”, ha señalado el vicesecretario adjunto de Defensa para Asia Oriental, Michael Schiffer.

“Estas capacidades podrían incrementar las opciones de Pekín para utilizar la fuerza militar o conseguir ventajas diplomáticas, proteger sus intereses o resolver disputas militares en su favor”, ha agregado.

Tanto Schiffer como el informe publicado por el Pentágono solicitan nuevos esfuerzos para compartir información militar con China. Además, Schiffer ha pedido a Pekín que se involucre en asuntos humanitarios y de asistencia en desastres naturales, así como en la lucha contra la piratería marítima.

Por otro lado, el Pentágono ha afirmado que cree que China “está realizando esfuerzos para construir sus propios portaaviones”. “No voy a especular con el número, pero probablemente más de uno, para ser utilizados en el futuro”, ha dicho Schiffer.

El informe señala que el crecimiento económico de China y la mejora de su tecnología “han facilitado una mejora exhaustiva del programa de modernización militar del país”.

Fecha: 25/08/2011
Autor: Amir Bibawy | Periodista egipcio
Artículo: El precio de Gaddafi

La campaña por derrocar al líder libio, y el apoyo de la OTAN en estos cuatro meses, dejó varias víctimas, algunas más visibles que otras. Y tendrá muchas ramificaciones inesperadas.

Ha sido un desenlace sorpresivo. Los jubilosos libios bailan en la calle celebrando el fin de 42 años del gobierno de un dictador megalómano. Las capitales occidentales suspiran de alivio ante el fin de meses de una campaña militar a veces errática conducida por la OTAN. Los comentaristas están ya prediciendo que el fin de Gaddafi mandará señales de advertencia a otros gobernantes árabes, tal como el fin de Hosni Mubarak en Egipto y el de Zeineddine Ben Ali en Túnez, hace meses. Por cierto, la crisis libia ha dejado víctimas, algunas más visibles que otras. Y tendrá muchas ramificaciones inesperadas.

Las milicias armadas que recibieron apoyo de la OTAN ahora tendrán el camino despejado para gobernar Libia, una nación rica en petróleo con muchos factores capaces de dividir a los triunfadores en los próximos meses. A diferencia de Egipto y Túnez, Libia no ha tenido una sociedad civil articulada en las últimas décadas. Lo que es más importante, sus líderes rebeldes aparecían divididos en la campaña contra Gaddafi. Hace sólo unas semanas, uno de los líderes fue asesinado por sus enemigos dentro de un campo rebelde. La falta de una estructura no gubernamental institucionalizada es alarmante. Las declaraciones de los militantes que hablaban de una nueva democracia libia son un indicador positivo, por supuesto. Pero deberían ser tomadas con cuidado.

Para los vecinos de Europa, especialmente Italia, el fin de Gaddafi y el previsible caos que se avecina pueden llevar a un incremento de inmigrantes en busca de refugio, una situación que comprensiblemente preocupa a Europa.

En la región, los árabes no vieron la campaña de la OTAN contra Gaddafi como otro signo de que el cristianismo occidental quería ocupar una nación musulmana; por muchos años, Gaddafi había sido visto como una figura bochornosa. Aun así, la campaña por derrocarlo no ha sido el modelo para los pueblos de la región: las imágenes de pueblos devastados y sus cadáveres fueron una señal de advertencia.

En una reciente visita a Egipto, muchos de mis preocupados compatriotas me dijeron que temían que las manifestaciones contra el Consejo Militar que ahora gobierna lleven a escenarios violentos como los de Libia o Siria. El mensaje es: está todo bien con que los libios liberen su país, pero otros en el mundo árabe lo pensarán dos veces antes de arriesgarse a un conflicto violento.

Por supuesto, el fin de Gaddafi será motivo de celebración en muchas capitales occidentales. La campaña de la OTAN será aplaudida como otro ejemplo de una operación sin riesgos y sin bajas, en la que Occidente ayuda a un pueblo a deshacerse de su dictador. Sin embargo, aunque es cierto que esta campaña de cinco meses no tuvo bajas humanas en su lado, el daño a la percepción de su fuerza militar está hecho. A las pocas horas de la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU para iniciar una campaña aérea que protegiera a los libios en marzo, comenzaron los bombardeos. Después de un inicio promisorio, la operación sufrió una confusión. Washington prometió dejar el liderazgo a otros a los pocos días, preocupada de las objeciones domésticas a la iniciativa del Presidente Obama en este tema. Gran Bretaña, Francia e Italia saltaron al frente pero no fueron muy específicos en señalar quién estaba dando las órdenes y quién disparaba. En Washington, Obama siguió resistiéndose a las explicaciones pedidas por el Congreso sobre la situacion en Libia y el rol de Estados Unidos, mientras el mismo Congreso criticaba a la OTAN por su poca eficiencia en la campaña. Dentro de la OTAN, figuras clave criticaban el nivel de compromiso de algunas de las naciones con la operación, y estaban perplejas con el hecho de que en unas pocas semanas las unidades militares de algunos países se estuvieran quedando sin municiones.

Sobre todo, al bombardear a Gaddafi -en sí misma una acción controversial dada la orden del Consejo de Seguridad-, Occidente cayó una vez más en la trampa del doble estándar a ojos de la gente de la región. ¿Por qué Gaddafi y no Assad? La realidad es que ninguna nación occidental quiere meterse en Siria cuando desde ese país -o desde El Líbano- pueden lanzar un cohete contra Israel en cosa de minutos. De manera que el fin de Gaddafi tendrá un impacto mínimo en la lucha de los sirios por conquistar libertades políticas.

La crisis libia puso en evidencia muchos de los enredos en las relaciones internacionales. Occidente toleró a un dictador que le garantizaba estabilidad e inversiones lucrativas tanto en Libia como en Europa. Mientras los libios se levantaban y se exponían a la represión, Occidente llegó al rescate, aunque de manera errática. Al final ¿hay que celebrar el fin del régimen de Gaddafi? Ciertamente. ¿Ha emergido victorioso Occidente? Posiblemente, pero no sin daños. ¿Será éste el fin de los otros “Gaddafis”? Es muy poco probable.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: