La crisis ya se hizo sistémica en Europa

Fecha: 17/07/11
Fuente:Negocios
Autor:Mauricio Rodríguez Kogan

Una serie de malas noticias azotaron esta semana al continente, mientras se acentúan los temores por Italia y surgen nuevos focos de alerta.

Más que un mercado de cash interbancario, esta semana debutó en Europa un mercado en crash. Así luce la tendencia. La liquidez entre los bancos de la zona refleja la mayor sequía en más de dos años, cuando el flujo de crédito en el mundo empezaba a recomponerse, tras casi congelarse por culpa de Lehman Brothers. Este evento coincide con una crisis que ya se hizo sistémica en el Viejo Continente.

Con los títulos de deuda del gobierno irlandés rebajados a categoría de “bono basura“; temores sobre la solvencia de Italia, y un resultado de pruebas de tensión a la banca europea que derivó en ocho instituciones descapitalizadas en US$ 3.500 millones, la estrechez de la liquidez interbancaria expresa el temor en el sistema a que una contraparte quiebre y se haga insolvente.

La tasa Libor de tres meses en euros, que refleja la confianza en el sistema, cerró el viernes en su nivel más alto desde marzo de 2009.

La crisis comenzó hace un año y medio con los primeros temores sobre el alto endeudamiento griego. Pero lejos de retroceder, sólo ha escalado, pese a varios casos sociales y numerosos paquetes de asistencia multilateral.

Esta progresión del problema causó un contagio en países que hace dos meses se consideraban desacoplados de la saga de pesares de Grecia, Portugal e Irlanda.

“El mercado de bonos soberanos se halla en niveles de estrés extremo, dados que los signos de contagio total desde los países en peor estado de la periferia hacia España e Italia han aumentado significativamente”, comenta Cagdas Aksu, de Barclays Capital (def), en Londres.

“El diferencial entre la tasa que pagan España e Italia respecto de la que cancela Alemania está en su mayor nivel desde que comenzó la eurozona“, hace más de una década, añade.

“Las sobretasas de los bonos de países periféricos centrales se mantienen en niveles récord, a pesar de las visiones de que éste es un riesgo idiosincrático (o no sistémico) y sistémico”, dice un informe de JP Morgan(def) enviado a sus clientes.

Antes del euro, una gran crisis cambiaria en 1992 le hizo mucho daño al continente. Italia tuvo que devaluar y los especuladores le exprimieron hasta la última libra al Banco de Inglaterra (def).

Al menos en esta oportunidad, el euro está contribuyendo a que la situación no se exacerbe. Si bien los miembros de la eurozona, bajos en competitividad, no pueden devaluar para reactivarse, la depreciación que exhibe funciona como un estabilizador automático, explica en un documento la economista Tullia Bucco, de Unicredit(def): “Permite contrarrestar el viento de frente que representan las peores condiciones financieras y podría seguir haciéndolo”.

Un análisis de la situación fiscal en Europa revela que el riesgo no sólo yace en los países donde los problemas son más palpables: Grecia, Portugal, Irlanda, España, Italia y Bélgica.

La deuda pública en esas economías está muy desviada de un nivel sostenible y casi todas exhiben cuentas fiscales deficitarias.

Pero en un segundo plano existen otros cinco países de Europa emergente que presentan riesgos de esa clase, aunque más acotados, de acuerdo con un índice de vulnerabilidad fiscal. Polonia, una economía que duplica a la chilena, figura entre ellos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió sobre esto hace unas semanas: “Un contagio hacia el centro de la eurozona y desde ahí hacia los países de Europa emergentes es un riesgo tangible”, dijo en mayo.

Un análisis de Barclays sobre las naciones más vulnerables al contagio, dados unos modestos indicadores de salud fiscal muestra a Ucrania, Lituania y Rumania con las defensas bajas.

Luego siguen Hungría y Polonia. La situación de estas naciones contrasta con la de Chile y otros mercados asiáticos, que se encuentran entre los menos vulnerables, según Barclays, que para construir su índice consideró a 47 países en diversos grados de desarrollo.

El sistema financiero es un frente de riesgos más inmediato, y el índice de vulnerabilidad también muestra a los mercados más falentes en este ámbito.

La razón capital/activos de España, Francia e Italia es menor que en Chile, Rusia, y la mayoría de los mercados no vulnerables.

Esto coincide con los hallazgos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), según la cual cinco bancos españoles no resistirían una recesión prolongada, pues su capital estructural caería a menos de 5%. La EBA dijo este viernes que otras siete entidades hispanas resultarían con un capital inferior a 6% y las instruyó a capitalizarse.

En total, 12 de 20 bancos europeos en riesgo son españoles, o el 60%, según la EBA.

Le sigue Grecia, con cinco. Simultáneamente, la clasificadora de riesgo Moody’s cree que otros siete bancos portugueses emiten bonos basura, dada la rebaja crediticia que les practicó el viernes.

De acuerdo con la EBA, los bancos alemanes y franceses son los más expuestos a la deuda soberana griega de US$ 335.000 millones, con un 9% y 8% del total, respectivamente, o US$ 30.000 millones y US$ 27.000 millones.

Pero incluso mayor es la exposición de la banca estadounidense a la deuda italiana, que ascendería a US$ 35.000 millones.

A estos temores sobre el efecto de la crisis soberana europea en la banca privada y en un contagio acentuado en Europa y potencialmente fuera de ella se añade la probabilidad de que Grecia deba reestructurar su deuda durante este segundo semestre, que ha sido ampliamente comentada en las últimas semanas.

“Los gobiernos de la Unión Europea han demostrado que no son capaces de solucionar los problemas de Grecia. La lógica del mercado es, entonces, cómo podrán abordar el problema italiano, que es mucho más relevante, si no pueden sanear a Grecia”, dice Carl Weinberg, de la consultora HFE, en Nueva York.

El primero en caer si hay una reestructuración griega sería Italia.

“Si no pueden demostrar que pueden aplicar un plan con bajos costos y efectivo en Grecia, Italia no tendrá oportunidad. Ese es el problema”, agrega.

Para empeorar el ánimo de los mercados, el Banco para Pagos Internacionales (BIS) publicó el lunes un estudio, según el cual una serie de países desarrollados perderá su condición de mercado seguro y libre de riesgo.

Estados Unidos, Reino Unido y Japón han resultado menos afectados por la preocupación sobre el riesgo soberano, a pesar del fuerte aumento de sus niveles de deuda en años recientes. Sin embargo, no han sido inmunes y mientras la nota de crédito de Japón ya fue reducida este año, Estados Unidos y Reino Unido han sido advertidos en varias ocasiones de que perderán su clasificación triple A“, advierte el estudio, cuya publicación resintió a los mercados de deuda.

Pruebas de tensión en los bancos europeos

* Ocho bancos

Ocho bancos europeos no son lo suficientemente fuertes para afrontar una recesión prolongada y tendrán que conseguir US$ 3.540 millones de capital fresco para fortalecerse, una cifra significativamente más baja que lo esperado, según el test de resistencia realizado por la Autoridad Bancaria Europea.

* Las dudas

Cinco bancos españoles, dos en Grecia y uno austríaco fracasaron en la prueba. Se esperaba que entre cinco y 15 pequeños prestamistas no aprobaran el test de solvencia y que los requerimientos de capital fresco alcanzaran a US$ 14.000 millones o más, lo que hizo a los analistas cuestionar el grado de exigencia del examen.

Fecha:18/07/2011
Artículo: Economías pequeñas, problemas grandes e interdependencia global
Autor:Kemal Dervis

Washington,DC – El PIB de Grecia de alrededor de 300 mil millones de dólares, representa aproximadamente el 0.5% de la producción mundial. Su deuda pública de 470 mil millones de dólares es muy grande respecto del tamaño de la economía griega, sin embargo, es menor al 1% de la deuda mundial –y menos de la mitad la tienen los bancos privados (principalmente griegos). Barclays Capital estima que solamente unos cuantos bancos extranjeros de importancia global tienen cerca del 10% de su capital de nivel 1 en bonos del gobierno griego, y la mayoría tienen mucho menos.

Entonces, al menos en papel, Grecia no debería ser una economía de importancia sistémica. Con todo, hay varias razones por las que la crisis griega está teniendo un efecto de contagio sustancial. Además, Grecia no es la única en este sentido.

Primero, en el ejemplo griego, existe el temor de contagiar a otras economías europeas en dificultades, como Portugal e Irlanda, o incluso España e Italia. También hay inversiones sustanciales de fondos del mercado monetario estadounidense en instrumentos emitidos por algunos de los bancos expuestos.

Además, hay varios derivados, como los swaps de créditos impagados (CDS), por sus siglas en inglés) con los bancos tenedores de deuda griega que se aseguraron a sí mismos contra impago. Si los CDS están concentrados en instituciones financieras específicas, éstas podrían estar en riesgo –incluso más que los principales compradores de deuda griega. Sin embargo, nadie sabe cuántos derivados tiene cada quien, o si reducen o magnifican el riesgo porque los CDS no se comercializan con transparencia en los mercados cambiarios abiertos.

Finalmente, las dificultades griegas implican problemas para la gestión del euro, así como la posible alteración del orden en los mercados de divisas, que amenazan con aumentar la incertidumbre e influenciar negativamente la débil recuperación global. Claramente, la economía mundial tiene un gran interés en la recuperación de Grecia.

En el mismo sentido, consideremos un caso totalmente diferente, el de Yemen. Grecia y Yemen no tienen similitudes relevantes, excepto el contraste entre su tamaño y los posibles efectos de contagio. El PIB de Yemen es de solo 10% respecto del de Grecia, y representa el 0.05% de la producción global, y su economía no está vinculada significativamente al sistema financiero internacional.

Sin embargo, la población de Yemen es similar a la de Arabia Saudita, y es muy difícil controlar su frontera. El caos en Yemen, junto con la creciente fuerza de los extremistas, podría desestabilizar seriamente a Arabia Saudita y amenazar la producción de petróleo. En ese caso, el precio del petróleo podría dispararse hasta 150 dólares por barril o más, lo que golpearía fuertemente a la economía global.

Se pueden encontrar otros ejemplos de este tipo. Recordemos que la crisis asiática de 1997 empezó en Tailandia –otra vez, una economía que no es grande. Las fuertes interconexiones de tipo comercial, financiero y las relacionadas con los recursos naturales que se han desarrollado en la economía mundial convierten a países pequeños o problemas menores en riesgos sistémicos globales.

Se tienen que entender y abordar las implicaciones para la gobernanza económica mundial. En la Cumbre del G-20 de Seúl en noviembre de 2010, los dirigentes que se reunieron alentaron al Fondo Monetario Internacional a trabajar con el Foro de Estabilidad Financiera para desarrollar un sistema de alerta temprana de riesgos financieros mundiales, y a analizar los efectos de contagio en las “economías grandes” (China, los Estados Unidos, el Reino Unido, Japón y la eurozona.)

Los informes de contagio se están discutiendo actualmente en la Junta del FMI. El Director Gerente del Fondo va a presentar un informe resumido al Comité Monetario y Financiero Internacional cuando se reúnan en septiembre los funcionarios de los países miembros del FMI.

Si esta acción se realiza seriamente se podría hacer un análisis más profundo de interdependencia en la economía mundial. También podría aumentar la legitimidad del FMI como una institución que es global no solo por su membresía sino también por su tratamiento a los diferentes tipos de miembros. Mientras que la supervisión macroeconómica del FMI se aplicara de hecho solamente a los países en desarrollo, en donde el G-7 y otros países ricos evadieran un proceso de seguimiento serio, el Fondo no podía ser visto como justo e imparcial.

Sin embargo, como indican estos ejemplos, la importancia sistémica no solo es cuestión de tamaño. Lo que importa son las interconexiones que unen a un país específico, institución o grupo de instituciones (por ejemplo, Lehman Brothers y AIG) a la economía mundial en general.

La supervisión del riesgo sistémico debe probar y analizar proactivamente estas interconexiones y tratar de imaginar lo “inimaginable.” Después de todo, como ahora sabemos muy bien, el riesgo sistémico puede surgir en lugares inesperados.

La interdependencia se ha hecho más compleja de lo que era incluso hace una década. Se necesita habilitar al FMI para analizar los riesgos macroeconómicos y macrofinancieros que han surgido, establecer un sistema de alerta temprana, y proponer posibles medidas de política preventiva. La membresía casi universal del Fondo y los conocimientos técnicos de su personal le debería permitir llevar a cabo una supervisión multilateral eficaz, siempre y cuando acelere sus propias reformas de gobernanza, para que la supervisión se perciba como de interés de todos.

Kemal Dervis, ex ministro de Asuntos Económicos de Turquía y director del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP, por sus siglas en inglés), es vicepresidente y director del Programa de Desarrollo y Economía Global de la Brookings Institution.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Un Comentario

  1. Pingback: Resultados de una Cumbre a un paso del abismo « El Moderador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: