Más allá de la presunción de inocencia / 2

Fuente: El País / Aguas Internacionales
Autor:Ramón Lobos
Fecha: 02/07/11

He releído ‘Más allá de la presunción de inocencia’, post publicado el 16 de mayo de 2011. Me alegra no haber participado en el linchamiento mediático de Dominique Strauss-Kahn. Mi tesis de entonces, se mantiene hoy: la desmesura de poder, el boato y sus prebendas generan una distancia que favorece la pérdida de contacto con la realidad.

También he releído ‘La estupidez viaja en Twitter‘, sobre el excongresista estadounidense Anthony Weiner. El ‘enfant terrible’ cavó la fosa de su prometedora carrera con unos tuits y chats subidos de tono a seis mujeres y denunciando después que había sido víctima de un hacker.

Weiner mintió a todos. Eso es más grave que una infidelidad digital. También mintieron George W. Bush y su cohorte de halcones, y Tony Blair, y José María Aznar. Con mentiras que sobrepasan en mucho el ámbito familiar invadieron un país: más de 100.000 civiles muertos. Nadie ha pedido perdón. Nadie se ha rasgado las vestiduras. Es la nueva moral: bombardeos, sí; masturbaciones, no.

DSK y Weiner han perdido sus puestos de trabajo y gran parte de su honorabilidad y prestigio social. Sin esos valores es difícil seguir una carrera política. Esta afirmación catégorica, deseable, no es válida para todos, y menos en España, donde se multiplican las excepciones.

El diario ‘The New York Times‘ ha sorprendido con una exclusiva: el caso contra DSK, como llaman en Francia a Strauss-Kahn, se desmorona. Los fiscales aseguran, después de haber mostrado una seguridad absoluta, que la historia de la mujer presuntamente violada hace aguas.Sus cambios de versión y mentiras la han convertido en una denunciante sospechosa, poco creíble. La mujer engañó sobre un caso de violación en su país de origen, que nunca sufrió; lo hizo al parecer para conseguir los papeles del asilo. Primera consecuencia: libertad para DSK sin fianza, pero con cargos.

Un día después del encuentro sexual con el exdirector general del FMI en una suite de un hotel en Nueva York, donde trabajaba de camarera, la mujer conversó por teléfono con su novio, que se halla en prisión en Arizona, sobre los beneficios- “(Este hombre tiene mucho tiene mucho dinero; no te preocupes sé lo que estoy haciendo)”, La llamada fue grabada. El novio está condenado por tráfico de drogas y blanqueo de dinero.

La mujer, que los medios de comunicación dibujaron como ‘madre soltera, dos hijos, inmigrante africana [Guinea Conakry], residente en el Bronx, disponía de varios números de teléfono y cuentas. En una de ellas tuvo un saldo de 100.000 dólares en varios depósitos procedentes de su amigo preso y otros socios.

Los casos sexuales son materia inflamable. DSK y Weiner han sido aplastados por la escandalera que han despertado sus excesos. Con Weiner, la lucha era demostrar más indignación que nadie, por si acaso. Los demócratas, su partido, ganaron la partida de la indignación. Indignarse con el sexo da votos en EEUU; Irak y Afgansitán, no.

El asunto de DSK exige hoy la misma prudencia que en mayo. No es un caso cerrado: las pruebas de ADN demostraron la existencia de un contacto sexual. Si hay consentimiento, no existe la violación.

De ser cierto el desmoronamiento de la causa penal, es de suponer que la justicia de EEUU dispondrá de leyes, recursos y medios para resarcir en lo posible al acusado injustamente.

DSK, sea inocente o no, está políticamente acabado. Le queda una baza, un par de pasos y mucha suerte. Deberá salir sin mácula del asunto, jugar inteligentemente con lo ocurrido y contar con apoyos sonoros más allá de su partido. Después con suerte podría resucitar como precandidato a las elecciones francesas de 2012. Todo puede ser, incluso los milagros. Francia es siempre una caja de sorpresas. Si fracasara, al menos le quedará su legado al frente del FMI, lleno de luces.

Los medios de comunciación deberían también reflexionar sobre ambos casos. Es mejor dejar los beneficios de la imaginación a los escritores, salirse de las modas, los ‘trending topics’, el runrún de la mayoría, y centrarse en la esencia de este trabajo: comprobar, comprobar y comprobar. Comprobar tanto complica ser el primero, dar la primicia, pero siempre es más rentable no ser el primero que difunde una falsedad.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: