La Polar, no todo lo que brilla es oro.

Directorio de La Polar en entredicho y bajo la sombra del caso Enron

Fecha: 09/06/11
Fuente: El Mostrador

Varios competidores de La Polar suponían que, en algún minuto, iba a suceder lo que se hizo público en el hecho esencial enviado a la SVS: que la empresa tendría castigar contablemente a los clientes “malos”, aquellos que no están en condiciones de pagar las deudas de la tarjeta de crédito de la multitienda.

La Polar chuteó el reconocimiento de gran parte de esa deuda, sin considerarla en sus balances. En otras palabras, no guardó o provisionó en jerga financiera la cifra de dinero que no podrían pagarle. Al no hacerlo sus utilidades son mayores a las que debieran ser.

Lo ocurrido con los clientes, a quienes se les repactaron las deudas sin su autorización y que derivó en una demanda colectiva presentada por el Sernac ante la justicia, es calificada por los expertos como una medida desesperada para tapar el “hoyo” de sus incobrables.

Los US$425 millones -el máximo que tendría que provisionar la empresa- equivalen nada menos que a una tercera parte del valor de La Polar en la bolsa antes de la caída del 42% en el precio de sus acciones. Y a seis veces las utilidades del año pasado (US$63 millones). Todos los chilenos que cotizan en AFP se verán afectados, ya las administradoras de fondos de pensiones son las mayores accionistas de la empresa con un 24% de su propiedad.

Está pendiente conocer cuál es la responsabilidad del directorio –de los miembros que fueron reelegidos así como de aquellos que dejaron sus cargos en abril pasado- por no haber supervisado que la administración hiciera bien su trabajo. Hasta ahora, la mesa de La Polar se ha lavado las manos, sosteniendo que hubo prácticas en la operación de las tarjetas de crédito “de una forma no autorizada” por el mismo. Y culpando exclusivamente a los gerentes, tres de los cuales fueron despedidos.

Los especialistas plantean que “es imposible los directores no se hayan dado cuenta de la política de provisiones de la empresa”. Y si no sabían “quiere decir son pésimos, y nunca más deben ejercer el cargo en ninguna sociedad anónima”.

Existe, además, un comité de directores, formado por tres miembros de la mesa, que debe velar para que los balances reflejen la realidad financiera de las empresas. Y que supervisa el trabajo de la auditora externaPrice Waterhouse revisó los balances de La Polar en 2010– sobre la que están puestas todas las miradas por el recuerdo del caso Enron.

En medio de la ola de especulaciones, hay quienes creen que los nuevos directores que asumieron en abril -Luis Hernán Paul, Martín Costábal y Fernando Tisné- podrían haber colaborado a destapar la olla. El resto del directorio, presidido por Pablo Alcalde, lo componen Heriberto Urzúa, Francisco Gana y Andrés Ibáñez.

El directorio y la auditora externa, PwC, concentran las mayores críticas. En ellos radicaba, dicen agentes del mercado y ex autoridades, la responsabilidad de evitar que ocurriera un escándalo financiero como el que se destapó esta semana.

Fecha:12/06/11
Fuente: Negocios.La Tercera.

Algo falló y todos -la autoridad, los inversionistas, los intermediarios- intentan descifrar qué fue. Quién o quiénes fueron. El directorio de La Polar detectó esta semana un riesgo de no pago por créditos a sus clientes que podría superar los US$ 400 millones.

El problema fue que La Polar renegoció de manera unilateral muchos créditos morosos, lo que abultó artificialmente su cartera vigente y dio una apariencia de sanidad a sus cifras. “El pecado fue la repactación automática”, dice un director de La Polar. La difusión del descubrimiento desplomó en 42% el precio de la acción el jueves. El viernes subió 19%, pero el daño patrimonial es monumental. Las teorías se multiplican y cada cual saca su lección. La mayoría apunta dardos a la propia empresa. Y a sus auditores. Pero no son los únicos.

La Propiedad
La Polar creció fuerte. A fines del año pasado llegó a valer US$1.800 millones. Hoy vale US$800 millones. Una de las 40 del Ipsa, es la única sin controlador, con una propiedad diluida, donde las AFP tienen 24% y las corredoras, para sus clientes, el 34%. “La Polar necesita tener un controlador. Si no, caemos en el mismo problema que tuvieron Enron, Citi, Chrysler o GM, donde los ejecutivos manejaban las compañías”, opina Manuel Bengolea, de Wac Inversiones.

Un director de empresas opina lo mismo. “El problema es que esta empresa no tenía dueño”, dice.

Pero las opiniones al respecto están divididas. “Hay un mayor riesgo de agencia en propiedades diluidas. Pero no es una razón para pensar que estas estructuras de propiedad no prosperan”, según Heinrich Lessau, gerente general de Bice Corredores. Un agente financiero coincide y recuerda que en empresas con controladores fuertes, como en Farmacias Ahumada, también hubo graves problemas de gobierno corporativo.

Con todo, “acá se requiere el ingreso de un socio sólido y solvente”, pronostica un director de empresas. En ello ya trabaja La Polar. El viernes contrató a LarrainVial para buscar un grupo controlador.

“Es una lástima lo de La Polar. Era el primer caso de control por mérito exitoso de Chile. Es un daño para todos”, sostiene un ex gerente de un banco.

El Directorio
El directorio de La Polar, de siete miembros, se reunió el lunes y miércoles a analizar el caso. El jueves lo destaparon. De los siete integrantes, tres entraron en abril: Fernando Tisné, Martín Costabal y Luis Hernán Paul. Los otros cuatro venían de antes: Pablo Alcalde (presidente), Heriberto Urzúa (vicepresidente), Andrés Ibáñez y Francisco Gana. Varios de ellos están sondeando abogados civiles y penales para enfrentar eventuales acciones legales.

Las AFP y otros accionistas anunciaron que perseguirán responsabilidades. Y Alcalde renunció a la presidencia el viernes, presionado por los accionistas.

Una ex autoridad del BC cree curioso que el directorio no haya visto al menos una luz amarilla ante el inusual aumento de los créditos y del monto promedio de la deuda de sus clientes, que más que duplica al resto de la industria. “Aquí fallaron todos los filtros”, acota.

“Los mecanismos de control en las empresas existen y naturalmente es responsabilidad de los directivos y ejecutivos el tomar las providencias para que esos mecanismos operen. El caso de la Polar es una excepción”, cree Juan Antonio Guzmán, director profesional de empresas.

La industria del retail elevó sus provisiones tras la crisis de 2008. La Polar lo hizo recién a fines de 2010. “Las malas prácticas están en la empresa. La cartera no creció de esta manera de un día para otro”, afirma un alto ejecutivo de un retailer local. Otro actor del comercio asegura que en ese momento surgieron las sospechas en la industria sobre el inusual crecimiento de la actividad de La Polar y de sus buenas cifras.

“Es impresentable que el directorio no conociera la situación”, opina Alejandra Aranda, de Humanitas Executive Search.

“Pareciera que acá hubo presiones de crecimiento que llevaron a relajar las normas de riesgo”, interpreta un director de empresas.

Las AFP apuntan al gobierno de la empresa y pidieron una junta extraordinaria de accionistas para escuchar explicaciones.

El Auditor Externo
“Las clasificadoras de riesgo no pueden hacer mucho si las engañan. Es el auditor el que debe chequear que las partidas estén bien revisadas. Las clasificadoras no son detectives”, opina José Ramón Valente, de Econsult y ex socio de una clasificadora. Alejandro Ferreiro, ex titular de la SVS, también exculpa a las clasificadoras. “Hacen su trabajo con la información disponible. No les cabe cuestionar los balances”, indica.

Valeria García, directora senior de corporaciones de Feller Rate, que bajó la nota a La Polar el mismo jueves, dice que las clasificadoras no tienen las atribuciones para solicitar “que un externo proceda a auditar en forma exhaustiva la calidad de la cartera”.

Varios consultados apuntan así a la auditora externa. En este caso fue PwC, la que tras estallar el caso cedió su puesto a Ernst & Young. Al respecto, Hugo Lavados, otro ex SVS, señala: “En este caso no se tenía un adecuado sistema de control interno, lo que no fue advertido por PwC, debiendo haberlo hecho”.

Un retailer afirma que las auditoras tienen mecanismos para certificar mediante muestras aleatorias si la información proporcionada es certera. Caso aparte es el de las corredoras de Bolsa que hasta esta semana recomendaban invertir en La Polar.

Las Autoridades
Las superintendencias de bancos y de valores y seguros se reunieron esta semana, por separado, con directivos de La Polar y ejecutivos de PwC. Poco antes de que estallara el escándalo y varias veces una vez que explotó. Algunos se preguntan por qué no se enteraron antes. Pero el ex superintendente Alvaro Clarke no ve fallas de regulación. “No ha afectado al sistema de pagos de la economía. No hay riesgo sistémico”, apunta. “Un sistema infalible sería tan oneroso que restringiría demasiado el rango de acción de los agentes del mercado”, agrega.

Sin embargo, el abogado Andrés Sepúlveda, de G&S Abogados, que a nombre de un socio de La Polar, Felipe Ponce, advirtió del caso la semana pasada a la SVS, tiene una visión sumamente crítica. “Nos sorprende que esto no se haya detectado antes. Lo que nosotros hicimos fue cruzar información pública, al alcance de cualquiera”, explica sobre el documento de seis páginas que dio origen a las pesquisas de la SVS. Sepúlveda dice que las superintendencias tienen responsabilidades. “En el caso de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras de Chile (Sbif), porque La Polar emite tarjetas de crédito no bancarias y en el de la SVS, porque es una empresa abierta en Bolsa. Ambas tenían amplias facultades para determinar si la gestión de La Polar era sana”.

Un profesional dedicado a la alta dirección de empresas dice que la SVS tiene un rol que jugar, pero no se puede caer en el cogerenciamiento. “No puede supervisar con balances en frío. Tendría que pedir que le abran información y debe argumentar buenas razones para ello”, sostiene.

Otra ex autoridad dice que la SVS no puede ver empresa por empresa si sus estados financieros reflejan la realidad. “En ningún país del mundo se involucra de esa manera”, afirma.

Un retailer reclama que la Sbif no siente que deba fiscalizar a las empresas del comercio. “Es prematuro aventurar la necesidad de un cambio legal a raíz de este caso”, agrega Ferreiro.

Las corredoras que recomendaban invertir en la Polar
Varias corredoras aconsejaban hasta la última semana invertir en acciones de La Polar. Varias de ellas, como Banchile, Security, Euroamérica y Cruz del Sur, retiraron sus recomendaciones apenas se descubrieron las malas prácticas.

Security dice que basó sus recomendaciones de 2010 “en la información entregada directamente por la empresa a las corredoras y al mercado a través de la SVS, que es la forma común en que se valorizan todas las firmas”. En marzo, cuando La Polar elevó sus provisiones, Security puso en revisión su precio objetivo y luego redujo la ponderación del título en su cartera. La decisión de quitar la recomendación “tuvo como objetivo no exponer a nuestros clientes a un título de una firma que tiene problemas de malas prácticas tan graves como los descritos en el hecho esencial”, explicó la corredora.

Ximena García, subgerenta de renta variable de Euroamérica, dice que siempre fueron cautos sobre La Polar. “Es la primera vez desde hace ocho o nueve meses que la recomendamos, pero con una porción bastante reducida”.

El gerente general de Corpbanca Corredores de Bolsa, Cristián Donoso, dice que hace cerca de un año sacaron a la empresa de las recomendaciones top, porque La Polar llevó una estrategia de provisiones muy distinta de la del resto de la industria. “La situación crediticia de La Polar era delicada y los indicadores que nos decían eso era la deuda promedio, que era mayor a la de la industria”, dijo Donoso.

Gustavo Fingeret, senior research analyst Celfin, dice que nunca recomendaron la acción en los últimos dos años, porque “veíamos que la duración de la cartera se había empezado a extender por encima del promedio de los competidores”. Fingeret agrega que La Polar aplicó una agresiva política de préstamos justo cuando sus competidores lo restringían, tras la crisis de 2008. “Eso fue una de las razones por las que no recomendábamos”, explica.

Un agente dice que los research de las corredoras no son muy profundos, pero afirma que no se puede exigir el rigor de una auditora. “Al auditor le pagas para que emita una opinión”, dice.

Un director de empresas añade que no corresponde cobrar cuentas a las corredoras. “Ni en Chile ni en el resto del mundo ellos tienen la labor de meterse en detalle en los números de la compañía. Ellos hacen fe del reporte de las auditoras y las clasificadoras”, afirma.

Fecha: 18/06/11
Fuente: Diario Financiero
Autor: Cristián Rivas N.

De héroe a villano,la historia de Pablo Alcalde

Estuvo a la cabeza del resurgimiento de La Polar e hizo crecer fuerte a la firma en una década. Hoy está ampliamente cuestionado por el mercado y la propia empresa. Ésta es su historia.

La última semana está entre las más difíciles que ha enfrentado Pablo Alcalde Saavedra (59) en su historia como ingeniero comercial. No es para menos. En apenas siete días y desde que La Polar reconoció problemas en su cartera de créditos, las noticias no han parado. Primero el directorio lo sacó de la presidencia de la firma, reemplazándolo por Heriberto Urzúa. Luego le pidieron su renuncia como director en varias oportunidades, cuestión que hasta ahora no ha aceptado y lo ha hecho marginarse de los últimos directorios, contratando la asesoría legal de Jorge Boffil. 
Lo último: ayer trascendió que la compañía le revocó todos los poderes que tenía desde que asumió su último puesto en la presidencia en noviembre de 2009.

Por eso, no es extraño escuchar de voz de sus secretarias -una en la oficina de El Golf 99 donde comparte instalaciones con Hans Eben, Vittorio Corbo y Jorge Desormeaux; y otra en dependencias de La Polar, en Renca- que no se le ha visto en los últimos días. Sus cercanos cuentan que ha preferido mantenerse alejado para pensar de mejor manera sus reacciones, cuestión en la que sus amigos más cercanos no lo apoyan, pues varios incluso lo han incentivado a que entregue su versión detrás del escándalo financiero que está remeciendo al mercado. Pero eso no ha ocurrido y muy por el contrario, todos los días se han ido conociendo múltiples historias y una trama que todavía tiene mucho por donde desmenuzarse.

Esas mismas historias son las que todavía algunos no terminan de creer. Sobre todo miembros del directorio de la compañía en esos años, quienes advierten que el cuadro que se ha ido dibujando dista enormemente de la imagen que el propio Alcalde se fue construyendo en la última década.

“Pablo es un ejecutivo con mucho liderazgo, empático, carismático y muy cercano a su familia. Estoy muy choqueado con todo esto que está pasando. Racionalmente sé que es difícil que alguien pueda decir que no sabía lo que estaba pasando, pero no me cuadra con su forma de ser”, dice un ex director de la firma.

El ascenso

Alcalde llegó a la compañía los primeros días de enero de 1999, reclutado por Raúl Sotomayor y Norberto Morita, quienes estaban a la cabeza del fondo Southern Cross y habían cerrado la compra de la firma con los proveedores que mantenían un largo proceso de quiebra. Su llegada estuvo asociada a un proceso de head hunting, aunque también se dice que su nombre fue muy recomendado por amigos cercanos a Sotomayor.

Su arribo en todo caso no significó un perfil público más activo para él, que venía de desarrollar negocios junto a su hermano, tras haber dejado la vicepresidencia de Forus, firma de su primo Alfonso Swett, un par de años antes. Al contrario. En su entorno describen a Alcalde como una persona más bien retraída y celosa de su exposición pública. Por eso es que bien poco se supo de él, salvo que estaba muy dedicado a hacer crecer y rentabilizar la inversión del fondo.

Por logros no se quedó. Al asumir en La Polar se encontró con una compañía que mantenía 12 tiendas, con unos 280 mil clientes e ingresos en torno a los $ 50 mil millones anuales. Lo que se tiene 10 años después es una cadena abierta a bolsa, con 43 tiendas en Chile (más una en Colombia), unos 580 mil tarjetas activas, y ventas que sobrepasaron los $ 500 mil millones en 2010, según la memoria 2010 de la firma, información de la que sin embargo ahora muchos dudan.

De acuerdo a fuentes de la empresa, Alcalde siempre aseguraba que los números que se entregaban en cada uno de las reuniones de directorio eran correctos. Además, dicen que respaldaba con dientes y muelas la labor de la administración ejecutiva y su profesionalismo. “En general, defendía con mucha fuerza a su gente, era muy apasionado en eso”, cuentan algunos directores, quienes se sentían confiados con las presentaciones que se les hacían sobre la situación de la empresa.

Por eso mismo es que cuando Southern Cross se salió de la propiedad, él se mantuvo en la gerencia y luego asumió un cargo directivo, poniendo en su reemplazo a quien lo había secundado durante muchos años en la gerencia comercial, Nicolás Ramírez. 
Él mismo describió en una entrevista hace dos años que su círculo más cercano en la firma, estaba integrado además de Ramírez, por Daniel Meszaros (compras), María Isabel Farah (administración), Santiago Grage (finanzas), Pablo Fuenzalida (informática y logística) y Julián Moreno (productos financieros).

La brusca caída

Pero la positiva imagen que se armó el mercado y sus cercanos en la última década terminó fuertemente en entredicho en apenas siete días. La principal queja del mercado es que es prácticamente imposible que él haya desconocido lo que sucedía con el negocio financiero y las provisiones, más todavía porque hasta los días previos continuaba defendiendo su gestión frente a los cuestionamientos que comenzaban a asomar con fuerza.

De hecho, desde la banca cuentan que hay bastante indignación y no sólo porque se mintió en los estados financieros, sino porque Alcalde se reunió con reprsentantes de algunos bancos el mes pasado para explicarles que la situación de la compañía, en términos de provisiones y riesgos crediticios era sana y óptima, esto luego de que una de las entidades recortara sus líneas de crédito, levantando las sospechas en el resto.

En medio, varias otras versiones lo acusan de haber vendido acciones conociendo la situación por la que atravesaba la compañía, sin embargo, desde su círculo de asesores cuentan que si bien tuvo participación como parte del proceso de stock options abierto por Southern, se desprendió de esa participación -en torno al 18% junto a otros ejecutivos y directores- en paralelo a cuando se salió del fondo en el año 2006. Posteriormente tuvo otras participaciones de menor valor, pero que fueron liquidadas bastante tiempo antes, dicen.

¿Quién es?

Pablo Alcalde Saavedra, es un ex alumno del Colegio Verbo Divino e ingeniero comercial de la Universidad de Chile, casado, cinco hijos y amante del fútbol, particularmente de Unión Española, cuentan sus cercanos.

En la universidad compartió aulas con el ex ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre y empresarios como Bernardo Matte y Gastón Cummins, además de otros nombres reconocidos como el actual gerente general de Hites, Ricardo Brender.

Su historia profesional partió en el Banco Constitución -que luego pasó a llamarse Banco Edwards– donde ocupó distintos cargos hasta que a mediados de los ‘80 emprendió rumbo propio junto a sus hermanos, al formar una firma pesquera.

Su primer acercamiento con el retail lo tuvo en 1990 la vicepresidencia de Forus, el grupo de empresas que pertenecían a su primo Alfonso Swett, y que manejaba marcas como Hush Puppies. Pero seis años más tarde volvió a los negocios personales junto a sus hermanos, hasta que en 1998 fue contactado por Southern Cross para asumir la gerencia general de La Polar, donde incluso le dieron la opción de participar como accionista.

Fecha: 19/06/11
Fuente: Negocios.La Tercera.

1. Arista judicial: comienzan interrogatorios

Varios son los frentes legales que están abiertos. La Fiscalía Centro Sur está investigando vulneraciones a la Ley General de Bancos y a la Ley de Mercado de Valores. Las líneas de investigación que siguen los fiscales José Morales y Luis Inostroza incluyen también indagar una posible adulteración de datos o antecedentes falsos de la contabilidad de la multitienda. Por ahora, los investigadores han estado abocados a realizar una recopilación de antecedentes, pero se espera que la próxima semana inicien los interrogatorios al directorio y ejecutivos de La Polar, y a ex integrantes de la mesa y ex gerentes.

En los últimos días, el Ministerio Público amplió su investigación. A los computadores y libros de contabilidad incautados por la fiscalía desde la casa matriz se sumó documentación solicitada a la auditora PwC y los allanamientos a la residencia del ex presidente de la cadena, Pablo Alcalde, y otros ex ejecutivos.

La Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) también entregó antecedentes al Ministerio Público. En forma paralela, la entidad que encabeza Fernando Coloma podría iniciar una investigación administrativa sobre el desempeño que tuvieron el directorio, auditores y clasificadoras de riesgo de La Polar. Esta investigación -que podría tardar seis meses, estiman abogados del mercado- podría terminar en la formulación de cargos y en la aplicación de multas.

Otra arista judicial la protagonizan los inversionistas institucionales. AFP Provida presentó una querella contra la empresa por estafa, y las administradoras Cuprum, Habitat y Capital harían lo propio en los próximos días, confirman altas fuentes de la industria. Mientras, se prevé que otras entidades de la industria previsional sumen nuevas acciones.

En los próximos días, se espera además, que un grupo de accionistas inicie acciones civiles y también penales en contra del directorio y de ejecutivos y ex gerentes de la cadena de retail, según señalan en un estudio de abogados que patrocinará una de esas causas.

2. Directorio de transición y salida de Pablo Alcalde

Una de las inquietudes que hay respecto de La Polar es qué sucederá con su directorio y, especialmente, con su ex presidente Pablo Alcalde. Desde que estalló el caso, en reiteradas ocasiones la actual mesa directiva le ha pedido que abandone definitivamente el directorio, debido a que las prácticas cuestionadas se habrían producido mientras él era gerente general del retailer, reconoce una alta fuente vinculada a la compañía. Pero Alcalde se niega a renunciar, porque, dicen fuentes de La Polar, piensa que su salida implicaría reconocer un grado no menor de responsabilidad en las cuestionadas prácticas crediticias. Heriberto Urzúa, presidente de la compañía, ha dicho que “el directorio puede pedir la salida de un director”, pero no tiene la facultad para destituirlo. Atribución que sí tienen los accionistas.

En ese sentido, un camino que podría allanar la salida de Alcalde de la multitienda es que algún socio de la firma convoque a una junta extraordinaria para solicitar directamente su renuncia o pedir cambios en el directorio, reconocen altas fuentes.

Pese a que formalmente no se ha desvinculado del directorio, Alcalde hoy está completamente apartado, reconocen fuentes de la compañía. Ejemplo de aquello es que durante la semana no asistió a dos reuniones de directorio.

La renovación de la mesa es una inquietud que tienen los bancos acreedores de La Polar. Las entidades financieras tienen una postura coincidente con LarrainVial, el asesor financiero, respecto de colocar a un representante de la corredora en el gobierno corporativo de la empresa.

En todo caso, en el mercado hay consenso en que los cambios podrían sucederse en el corto plazo. “El actual directorio es de transición”, sostiene un ejecutivo vinculado al proceso. “En un futuro cercano será necesario renovar a todos sus integrantes y también a la administración, para dar una señal potente al mercado del inicio de un proyecto nuevo”, agrega el ejecutivo.

3. Las dudas del plan de compensaciones

Uno de los aspectos que tenía que solucionar la compañía para pavimentar el ingreso de un inversionista era realizar una propuesta compensatoria a sus clientes. Tras estallar la crisis, el principal problema de La Polar se centraba en el descontento que tenían los miles de clientes que sufrieron repactaciones unilaterales de su deuda. En ese sentido, no era el caso típico de una empresa con cartera vencida. Por lo mismo, en la firma reconocen que no será sencillo recuperar la confianza de los clientes.

Hacia adelante es clave saber cómo los usuarios van a recibir las medidas de compensación anunciadas esta semana y si estarán dispuestos a pagar, afirma un ejecutivo ligado a la compañía. El Sernac ya dijo que las medidas “no están a la altura de las circunstancias”, que “carecen de formalidad”, y que “son confusas e incompletas”.

El viernes, la empresa informó que las provisiones adicionales para la cartera de créditos llegan a US$ 890 millones . El análisis que hoy se hace en la industria financiera es que en este tipo de operaciones se tiende a recuperar al menos un 30% de la cartera impaga. Pero, agregan ejecutivos de la industria, para ello es necesario despejar qué pasará con los clientes entre el 21 de junio y el 31 de agosto, período en que podrán acercarse a la multitienda para recibir solución a su caso. Si falla el plan de compensación, significaría que la empresa tendrá una cartera más difícil de recuperar y de mantener comercialmente, argumentan en el sector financiero.

4.Junta clave:la posible llegada del socio estratégico

Este miércoles será clave para La Polar. Ese día la firma realizará una junta extraordinaria, en la que los accionistas deberán votar el aumento de capital por US$ 400 millones propuesto por el directorio . Claves serán las posiciones de los actuales inversionistas: AFP, fondos de inversión y corredoras. La relevancia de la junta también está dada porque permitiría el ingreso de un socio estratégico, en la medida que los actuales accionistas renuncien a una parte o a todas sus opciones preferentes. La clave será el precio. “El actual escenario es difícil, pero habrá interesados si el valor es atractivo”, dice un ejecutivo ligado al proceso. Otro agrega que dependiendo del nuevo precio de la acción, un inversionista debería colocar entre US$ 150 millones y US$ 200 millones para llegar a 30% de la firma.

En el plano financiero dos tareas inmediatas deberá enfrentar el nuevo socio: renegociar con los bancos y con los tenedores de bonos.

En el proceso de definir la estrategia financiera y buscar un socio controlador, LarrainVial ha jugado un rol relevante. Tres personas han liderado ese proceso: Leonidas Vial, presidente de la corredora ; José Miguel Barros, director de Finanzas Corporativas, y Felipe Porzio, gerente de Finanzas Corporativas. “El directorio de La Polar le entregó a LarrainVial amplias facultades para buscar una salida a la crisis” reconoce una fuente vinculada al directorio.

Fecha: 19/06/11
Fuente: Blog El Mercurio
Autor: A. González y J. Troncoso

Por más de una década su nombre fue sinónimo de La Polar. Como gerente general lideró por 10 años el crecimiento de la compañía. Pablo Alcalde Saavedra multiplicó el número de tiendas, defendió con fuerza la opción de la empresa de enfocarse en segmentos medios y bajos y como corolario, hace dos años asumió la presidencia de la firma que hace pocos meses inició su internacionalización en Colombia.

Por esto llamó la atención que una vez conocido el descalabro financiero de La Polar hace 10 días, guardara silencio… Hasta ahora.

El viernes en la noche accedió a conversar con “El Mercurio”. “Han sido días muy duros, tal vez la semana más dura de mi vida. La sensación que tengo es de impotencia, rabia, pena. Una empresa que formé, que me tocó verla crecer de 12 a 45 tiendas, que le dediqué 12 años de mi vida durante 12 horas diarias, y de repente veo que está en un escenario inédito”, dice.

-¿Qué tipo de responsabilidad asume usted como director y ex presidente de La Polar?
“Voy a contestar en dos palabras: puedo ser estúpido pero no delincuente. Yo tenía un equipo de gente y nunca tuve ningún motivo para desconfiar de ellos. Ni los reportes que hicieron, ni la información que se me entregó a mí como gerente general, ni como presidente del directorio. Ese es un tema que tendrá que revelar la auditoría y la investigación que se está haciendo”.

-Hay una debacle con la cartera de colocaciones en La Polar, ¿es negligencia o dolo?
“No lo sabría decir. Preferiría ser súper prudente y esperar el proceso de investigación”.
-Se acusa de responsabilidad a los ejecutivos, al directorio y directamente a usted. ¿Cuál cree que es el origen y los responsables?
“Me encantaría saberlo. No tengo una explicación clara realmente para lo que pudo haber pasado. Es una sorpresa mayúscula”.

-¿No asume ninguna responsabilidad de la situación que vive hoy esta compañía?
“En cuanto al conocimiento de los hechos, no”.

-Pero existió. ¿Hubo malos controles del directorio, de la gerencia o la auditora? Resulta incomprensible dada la magnitud de la debacle.
“Creo que cuando pasan estas cosas son muchas las instancias que pueden fallar: desde luego, los procesos de cobranza no estuvieron bien hechos, a mi juicio. Creo que probablemente la información que fluyó hacia arriba no fue la adecuada para tomar las mejores decisiones”.

-¿No fue la adecuada o fue adulterada?
“Yo no podría decir que fue adulterada porque todavía no tengo la información. Pero con la información que recibió el directorio y que recibí yo como gerente general era muy difícil tomar medidas distintas a las que se tomaron. Se debe considerar que el comité de directores estuvo durante más de un año revisando este asunto con dedicación, y tampoco pudo encontrar lo que hoy sabemos”.

-Esto se inició cuando usted era el gerente general. Usted iba a reportar a los directorios.
“Así es”.

-¿O sea, usted llevaba información que no era la real?
“Yo llevé toda la información que estaba al alcance de mi mano con la máxima velocidad, fuerza, convicción que siempre tuve como gerente general”.

-¿Nunca se enteró de que el Sernac estaba en conversaciones con la compañía para buscar una salida por reprogramaciones unilaterales?
“No. Como directorio no nos enteramos nunca. Nos enteramos por la demanda que presentó el Sernac que se hizo pública, en circunstancias que tengo entendido que este proceso comenzó en agosto del año pasado, y nos enteramos ahora en junio”.

-¿Toda esa negociación la hace gerencia por su cuenta?
“El directorio nunca tuvo conocimiento de eso. Fue la administración la que llevó la negociación, jamás en el directorio se trató este tema del Sernac”.

-¿Fue una negociación a espaldas del directorio?
“Fue hecha por la administración, que el directorio no tomó conocimiento. Yo creo que una negociación de esas características debió haberse llevado al directorio y haberse informado que el Sernac estaba con un nivel de casos de reprogramaciones y en una mediación”.

-En el caso Fasa quedó claro que los directores tienen el deber de informarse.
“Esto está partiendo. El directorio en este caso no fue informado. La autoridad determinará al final si hubo responsabilidades o no”.
Alcalde atribuye en parte la crisis de la compañía a deficiencias en el sistema de cobro de las deudas de los clientes.

-¿Había mucho desorden en la cobranza de La Polar?
“Creo que el problema estuvo en los procesos de cobranza, los sistemas de cobranzas y en la detección y oportunidad de estos problemas”.

-¿Y quién estaba a cargo de eso?
“La gerencia a cargo del área de cobranza, de riesgo y de crédito” (N. de la R.: a cargo de Julián Moreno, a quien se le pidió la renuncia).

-¿Respondía directamente al gerente general?
“Sí, todas las gerencias corporativas reportan al gerente general”.

-¿Fue un desorden o un engaño?
“Preferiría que eso lo dijera la investigación. No voy a hacer ningún juicio de valor sobre eso porque es muy delicado”.

-Cuesta entender que usted no se haya hecho un juicio de esto, y que nos diga que está esperando la investigación.
“Yo no voy a hacer juicio sobre las personas. Claramente los reportes que recibimos fueron insuficientes y eso me produce mucha molestia”.

-¿Insuficientes? ¿Falsos? ¿Lo engañaron? ¿Traicionado por los gerentes que lo acompañaron por diez años o más?
“No, lo que me está pidiendo es que yo asigne culpabilidades, y lo que yo estoy asumiendo es que la empresa está metida en una situación dificilísima, que en una semana el panorama cambió en 180 grados. Obviamente hoy día me lo cuestiono todo, todo. Y todos para atrás”.
El futuro

-Cuando se anunció el aumento de capital de US$ 400 millones, ¿cómo pudo ser tan coincidente con la primera estimación del hoyo financiero que se informó hace una semana?
“No tiene ninguna relación lo uno con lo otro. El plan de inversiones lo veníamos trabajando hace más de seis meses con el directorio anterior. El plan de aperturas en Colombia no es ficticio: son tiendas semicomprometidas, ubicaciones que se conocen, proyectos caminando. Ese plan era de US$ 250 millones y así se anunció mucho antes. Y los otros US$ 150 millones tenían objetivos: ver si podíamos acelerar el plan de expansión, ver si podíamos encontrar algún modelo de adquisición, y ampliar la base de capital. No hay que mezclar las dos cosas. Porque no tiene ninguna relación. Que el monto coincida es un accidente”.

-¿Qué viabilidad tiene hoy en día La Polar frente a su actual situación?
“La Polar es una empresa plenamente viable. Su estructura de negocio es muy sólida”.

-Pero el 70% de la cartera de clientes no pagaba.
“El que los procesos de cobranza hayan sido deficientes no significa que la empresa y el modelo de negocio esté cuestionado. Está pasando por un problema gigante, pero claramente tiene un potencial y futuro. Tengo mucha confianza en que la compañía va a poder superar esto y va a salir de un trance dificilísimo”.

-¿Con qué recursos se hará frente a esta situación?
“Eso lo tendrán que decidir los inversionistas, en términos de cómo se le inyectan recursos a la compañía. Esta cartera de deudas que está ahí no es que se vaya a perder toda. Se va a cobrar y, por lo tanto, se puede recuperar una parte importante”.

-¿Qué proyección hay de recuperarla?
“No hemos hecho esa proyección, pero obviamente esos clientes van a pagar. Estoy convencido que el programa de incentivos que se les dio masivamente a los clientes va a ser aceptado y esa gente va a volver a pagar esos compromisos. Lo que estamos registrando hoy día es la situación contable que debiera haber sido. Pero yo espero que la oferta que hizo la compañía -que me parece que es atractiva, buena y justa, de retrotraer los intereses, de hacer condonaciones de multas de intereses penales y toda la oferta que se hizo- va a hacer que esos clientes vuelvan a La Polar, reprogramen sus acreencias, paguen y eso va a hacer caja que se inyecta a la compañía”.

-¿Está en riesgo de quiebra?
“No lo creo”.

-Cuando usted llegó a La Polar, en 1999, era una empresa que había estado casi quebrada, y la cartera se les entregó a los bancos. ¿Cuánto de esas deudas se recuperaron?
“El 87% de las acreencias”.

-¿Es proyectable a la situación de ahora?
“No sé si es proyectable. Afortunadamente creo que el país vive una coyuntura extremadamente positiva, en el sector nuestro hay pleno empleo, el ingreso familiar de nuestro segmento ha crecido, y sigo sosteniendo que el chileno es un buen pagador. Por lo tanto, si se hacen las cosas bien y se implementa bien el programa de reprogramaciones, la posibilidad de recuperar una cantidad sustancial de esa cartera es bastante posible”.

-El Sernac dice que la oferta no es buena. Incluso, muchos llaman a esperar y pagar la deuda en tribunales.
“Nada puede compensar el mal rato y el desagrado, pero en términos económicos es una propuesta sensata y buena”.

-¿Cuál es la mejor solución para la viabilidad de La Polar?
“Para eso hay un banco de inversión contratado. Le corresponde a LarrainVial recomendar a los accionistas. No me gustaría empezar a dar soluciones. Sólo puedo decir que le tengo una fe enorme a La Polar”.

-¿Hay posibilidad de que un grupo inversor esté interesado en inyectar capital?
“No lo puedo descartar. La compañía va a necesitar de inyección de capital, y eso lo puede hacer un accionista controlador o lo puede hacer el mercado en general. Me parece que el paso siguiente de los accionistas es decidir si le dan esa oportunidad a la compañía”.

-Dada la situación que vive hoy la empresa, ¿no considera que se debe ser muy transparente e informar si hay negociaciones con un tercero que podría ingresar a la propiedad. Álvaro Saieh, por ejemplo?

“El directorio ha sido muy transparente y diligente dentro de sus posibilidades, en informar rápida y oportunamente al mercado de los acontecimientos”.

Yo entregué mi computador al OS9 de Carabineros. A todos los ejecutivos de La Polar se les pidió para chequear información. Y estoy dispuesto a entregar todo lo que me pidan en el momento que me lo pidan”.Lo más difícil ha sido aceptar que en La Polar haya pasado esto. Ver que un proyecto de toda mi vida está en las condiciones que está. Esto ha significado un tremendo sacrificio para mi familia, para mí en lo personal. Ha sido muy duro, no me había tocado nunca en mi vida ni esperé en esta etapa de mi vida pasar por algo así”.

Incentivos: “Nunca he comprado una acción de La Polar”

-Se ha planteado que los mecanismos de incentivos para el directorio y la gerencia podrían haber sido el origen de la crisis.
“No, para nada, yo diría que la escala de remuneraciones y de bonos de la compañía era absolutamente normal para cualquier compañía chilena”.

-¿Usted sigue siendo accionista de La Polar?
“Yo no soy accionista. Aparece por ahí que son cinco millones de pesos en acciones, pero eso corresponde al pago de una dieta de director que se paga en acciones. Yo tuve inicialmente un sistema de stock options que venció el año 2006”.

-Es decir, que ya el año 2006 usted podía vender.
“Que se fue ejerciendo en el tiempo, sí”.

-¿Usted sigue siendo accionista de La Polar?
“Yo no soy accionista. Aparece por ahí que son cinco millones de pesos en acciones, pero eso corresponde al pago de una dieta de director que se paga en acciones. Yo tuve inicialmente un sistema de stock options que venció el año 2006”.

-Es decir, que ya el año 2006 usted podía vender.
“Que se fue ejerciendo en el tiempo, sí”.

-¿Cuándo terminó este proceso de venta de sus acciones?
“El proceso de esos stock options venció en 2006. Después hubo un segundo proceso de stock options que venció en 2009, que fue a un precio tal que prácticamente hubo una ganancia marginal”.

-¿Por qué vendió?
“Porque era un stock options que estaba enmarcado en un plazo de tres años y había que ejecutarlo”.

-¿Usted adquirió acciones cuando Southern Cross (el ex controlador de La Polar) vendió su último paquete de acciones en 2006?
“Ninguna. En doce años que llevo en la compañía nunca he comprado una acción de La Polar. Lo pueden certificar, nunca, nunca, ni yo, ni mi señora hemos comprado una acción. Las únicas acciones que he tenido han sido stock options que me ha dado la empresa. Así que yo no tengo ningún incentivo, no he tenido nunca un incentivo para haber hecho nada que no sea lo muy correcto en esta compañía, a la que quiero muchísimo y que es como un hijo”.
“No tengo nada que temer”

-Le allanaron su oficina.
“Me parece un hecho inédito en mi vida y obviamente muy incómodo. Pero voy a ayudar a despejar que yo no tengo nada que ver y que mi inocencia es completa”.

-¿Está consciente que los responsables de esta crisis podrían terminar con penas de cárcel?
“La autoridad tiene que investigar hasta el final y tiene que conocerse la verdad de lo que pasó. Y asumir quien tenga que asumir”.

-¿Siente que no le corresponde a usted?
“Tengo mi conciencia muy tranquila en todos los hechos que han pasado”.

-¿Se ha puesto en el escenario de una formalización penal?
“No tengo nada que temer”.

-Se informó que hay repactaciones desde hace seis años o más.
“La información que hizo el directorio es súper transparente con la mejor estimación que tiene hoy día de la cifra. Y vuelvo a decir que es una información contable. Y no quiero entrar, ni por un minuto para atrás, a ver quién tiene o no responsabilidad. No me corresponde”.

-Rondaba en el ambiente el tema de la cartera de La Polar, hasta los periodistas preguntábamos cómo estaba la morosidad y el riesgo. ¿Cómo no se le puso más ojo, más preocupación, más proactividad, en ir a ver hasta los voucher de las tarjetas?
“Las cosas se pudieron haber hecho mejor, no cabe ninguna duda. Haber hecho reprogramaciones y refinanciamiento a la gente, haberla acompañado más de la cuenta, fue tal vez no la mejor decisión y obviamente no haber tenido la información necesaria para tomar estas otras decisiones, contribuyeron a un escenario en que nos llevó hasta acá”.

“Ante los primeros antecedentes concretos llevados al directorio en marzo de este año -e informados en la FECU de marzo- y que mostraban la necesidad de aumentar las provisiones, el directorio tomó la medida de hacerlo, dado el mayor riesgo detectado en la cartera. Con esto, salí personalmente a dar la cara al mercado para explicar a todos los agentes (bancos de inversión, comerciales, AFP) la situación de la compañía y el plan de acción que teníamos. ¿Qué incentivo pude haber tenido yo para supuestamente ocultar información al mercado, si hubiese sabido que la cifra real era el doble?”.

¿Deja el directorio?: “No pienso renunciar”

-¿A usted le han pedido la renuncia al directorio?
“Sí, me han pedido la renuncia y yo he dicho que no porque yo tengo mi conciencia súper tranquila y porque quiero ser parte de la solución. Y en eso voy a ser muy firme”.

-¿No piensa renunciar?
“No, no pienso renunciar porque, al contrario, tengo una misión que cumplir”.

-¿Qué misión?
“Ayudar a la solución definitiva de La Polar, que se estabilice, que los deudores empiecen a reprogramar nuevamente sus acreencias, que la gente recupere la confianza en la empresa; que los vendedores y trabajadores se vuelvan a sentir orgullosos; que los clientes vuelvan sabiendo que ésta es una gran tienda.

-¿Están distanciados con Heriberto Urzúa y Andrés Ibáñez y el resto de los directores?
“No. Obviamente este ha sido un proceso difícil para todos. Y obviamente en un proceso como éste, si bien en el directorio estamos trabajando todos muy fuerte para salir adelante, se generan roces y tensiones”.

-¿Cómo se siente?
“Me siento profundamente triste. Con una sensación de pena y frustración tremenda, tras un trabajo de 12 años. No lo puedo describir. Ponerle adjetivos a lo que estoy sintiendo, podríamos tener la mesa llena. Todas son sensaciones tremendas. Ha sido una semana muy dura, muy dura”.

-¿Se ha puesto en el lugar de los accionistas minoritarios que han perdido la mitad de sus ahorros? ¿Qué se les dice a ellos y a los consumidores?
“Que lamento muchísimo la situación y ojalá que el sistema de repactación ofrecido deje satisfechos a los consumidores. Y a los accionistas, que se busque la mejor fórmula de manera que se minimicen sus pérdidas”

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

  1. Pingback: La Polar: SVS analiza posible suspensión de Pricewaterhouse Coopers « El Moderador

  2. Pingback: OPA La Polar, mayo 2009 « El Moderador

  3. Pingback: El imperio de negocios que la ACHS creó con las cotizaciones de los trabajadores « El Moderador

  4. Pingback: ¿Hasta aquí nomás llegamos? « El Moderador

  5. Pingback: “El gobierno ha sido débil para enfrentar a los grupos de interés” « El Moderador

  6. Pingback: Longueira: “Hay que poner al mismo nivel los equilibrios macro y la estabilidad social” « El Moderador

  7. Pingback: Standard and Poor’s rebaja calificación a Estados Unidos « El Moderador

  8. Pingback: “Una manga de inútiles subversivos” « El Moderador

  9. Pingback: Humberto Giannini, el rescate de la calle « El Moderador

  10. Pingback: Los conflictos de interés tras el negocio de las agencias acreditadoras de universidades « El Moderador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: