La mala FIFA y el buen Messi

Fecha:08/06/11
Fuente: BBC
Autor:Raúl Fain Binda

El Blog de Lalo propone dos tesis que parecerán heréticas a muchos lectores: 1) que la FIFA no es ahora ni más ni menos “corrupta” que hace varias décadas, cuando la dirigían “personas incorruptibles”; y 2) que la Champions League y no el Mundial de Fútbol es el escenario más adecuado para consagrar al mejor jugador de una era.

La saga de la FIFA y los supuestos casos de soborno y otras maniobras turbias, en particular la grotesca selección de Qatar como sede del Mundial 2022, han provocado una airada reacción en Inglaterra y otros países que se han sentido perjudicados, pero en muchos otros apenas han llamado la atención.

En la gran mayoría de los países que integran la FIFA, las denuncias y el cuestionamiento al presidente Sepp Blatter fueron recibidos con escepticismo y hasta irritación, como ejemplos de malos perdedores.

En otro espacio de BBC Mundo hemos descrito las características de “matrioska rusa” de la FIFA, que la hacen susceptible a las maniobras turbias, y nuestro colega Arturo Wallace ha investigado su independencia e impunidad.

Pero la indiferencia casi universal se debe, entre otros factores, a la conveniencia nacional de los países miembros. Lo prueba el hecho de que la Football Association (FA) y los personajes que abogaron por la candidatura inglesa al Mundial 2018 sólo reaccionaron bastante después de que el comité ejecutivo se inclinara por otras sedes.

También es sugestivo el hecho de que las asociaciones de Gales e Irlanda del Norte no apoyaran la propuesta de la FA inglesa de postergar la votación de la presidencia.

Estas dos asociaciones viven en perpetuo temor de que la FIFA les quite la representación individual en los torneos internacionales y la participación en la Junta que dicta las reglas del juego, que es el gran privilegio que tienen, junto con Inglaterra y Escocia.

Indiferencia anterior

El periodista italiano Gabriele Marcotti, un experto en fútbol internacional (habla con fluidez inglés, alemán y japonés, siguiendo de cerca el fútbol de las principales ligas), nos recordaba hace unos días (The Times, 1/6/11) que las autoridades del fútbol inglés no se escandalizaron en 2002, cuando en vísperas de la primera reelección de Blatter, el entonces secretario general Michel Zen-Ruffinen dio a conocer una detallada denuncia de corrupción, entre otras cosas la desaparición de unos 90 millones de dólares.

Once integrantes del comité ejecutivo anunciaron entonces su intención de iniciar acciones judiciales contra Blatter. Esto contrasta con el apoyo abrumador en la votación del otro día.

“Pero una rápida búsqueda en los archivos”, dice Marcotti, “nos muestra que si bien en algunos países hubo indignación, en Gran Bretaña el caso fue relegado a las páginas deportivas y algunos boletines en TV, en contraste con la cobertura masiva de ahora”.

El Mundial de Alemania

También conviene recordar que muy pocos países fuera de África se escandalizaron cuando el delegado de Nueva Zelanda en el Comité se abstuvo (sin dar explicaciones) en la votación por el Mundial 2006, dando así la sede a Alemania, en detrimento de Sudáfrica.

El etnocentrismo funciona como el acento: el que lo tiene siempre es otro.

Hace unos días escuché un programa en TalkSport, una radio dedicada exclusivamente a temas deportivos.

Los presentadores en Inglaterra preguntaron a Tim Vickery, su colaborador en América Latina (también lo es de la BBC), si el tema de “la corrupción de la FIFA” había llamado mucho la atención en Brasil, que es el centro de operaciones del corresponsal.

-No, realmente no hay gran repercusión, contestó Vickery.

Un recuerdo amargo

-Ah, eso porque el sistema le dio el Mundial 2014 a Brasil, dijo uno de los anfitriones.

Y entonces Vickery (que es inglés) asestó un golpe decisivo a la ilusión de incorruptibilidad de los dirigentes europeos.

-No, lo que ocurre es que en América Latina, como en otras regiones, donde los dirigentes son casi todos viejos y tienen una memoria larga, todavía están frescos los casos en que fueron perjudicados por la burocracia europea del fútbol, -dijo

Malos arbitrajes

El corresponsal recordó que los sudamericanos se quedaron con la sangre en el ojo tras el Mundial 1966, en Inglaterra, cuando los brasileños fueron echados a puntapiés por búlgaros y portugueses, bajo la mirada complaciente de árbitros de lo más tolerantes.

Argentinos y uruguayos siempre han estado indignados con el tratamiento que recibieron en ese mundial. Ambos equipos fueron eliminados en cuartos de final.

Uruguay cayó ante Alemania, con una actuación calamitosa del árbitro inglés, Jim Finney, que no cobró una mano penal de un alemán en boca de gol y expulsó a dos jugadores uruguayos.

La parcialidad del árbitro alemán Rudolf Kreitlein en Inglaterra/Argentina no fue tan evidente, dice Vickery, porque los argentinos estaban convencidos de que serían “bombeados” y la rebeldía de Ubaldo Rattín al ser expulsado influyó en la impresión.

Imposible de probar…

Curiosa armonía y paralelo: un árbitro inglés “favorece” a Alemania y un árbitro alemán le da una manita a Inglaterra, que la necesitaba.

Todos los árbitros en los partidos semifinales fueron europeos. La FIFA estaba entonces presidida por un inglés, Stanley Rous.

La “corrupción” de entonces, la manipulación de los árbitros y el tratamiento de los grandes equipos sudamericanos es imposible de probar, claro, pero ha dejado una impronta en los dirigentes.

¿Sentido del humor?

Cuando los ingleses dicen que el paraguayo Leoz pidió “un título honorífico” (según una versión) o que “den mi nombre a la copa de la FA” (según otra), o que el argentino Julio Grondona reclamó “la devolución de las Malvinas”… bueno, eso también puede ser interpretado como una prueba de que tienen sentido del humor.

De otra forma, serían bastante tontos, y nadie los ha acusado nunca de ser tontos, sin entrar a considerar las otras cosas.

Messi y el mundial

Uno de los temas más debatidos en las tertulias futbolísticas en Internet es si Messi debe ganar un mundial con Argentina para entrar en el panteón de los grandes futbolistas de la historia.

Conviene señalar que los inquilinos más reconocidos en ese panteón son Pelé, Maradona, Di Stéfano y Cruyff.

Di Stefano y Cruyff no ganaron ningún mundial, pero nadie pretende retirarles el carnet por eso.

En cuanto a Pelé, que iluminó varios mundiales, nunca jugó en Europa, el escenario que consagra a los grandes futbolistas.

Champions League

Lo cierto es que Messi no necesita ganar un mundial para hacerles compañía a los otros grandes, porque el torneo de referencia en estos momentos es la Champions League, no el Mundial de Fútbol.

En alguna ocasión anterior argumentamos que la exigencia de “ganar un mundial” era una carga arbitraria, que podría perjudicar a un gran jugador de un país que no es potencia, como fue el caso de George Best.

Pero, además, los equipos nacionales, desde hace varios años, rara vez reflejan el verdadero potencial futbolístico del país que se trate.

En el caso de las usinas sudamericanas, el fútbol doméstico es paupérrimo en comparación con el que pueden mostrar sus futbolistas expatriados, que necesitan tiempo para ensayar su juego

Brasil 1970

En ocasión del Brasil 1970, que es el ápice del fútbol colectivo de selecciones, el equipo estuvo preparándose durante varios meses, primero a las órdenes de Joao Saldanha (un periodista, dicho sea de paso, el “mejor” de su época) y luego de Mario Zagallo.

Eso ya no es posible.

El caos organizativo, táctico y psicológico de un equipo en manos de Maradona, como Argentina 2010, no puede darle una buena plataforma a su mejor jugador.

¿Ganar en Brasil?

¿Qué tiene que hacer Messi para entrar en el panteón de los grandes? ¿Ganar el mundial de 2014, ante Brasil en Brasil?

¿No es ponerle la valla demasiado elevada, para que no la pueda saltar?

No, señor. Si Messi tiene dos o tres temporadas más a este nivel, será uno de los grandes, sin necesidad de ganar un mundial.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: