La FIFA al fin y al cabo

Fecha: 07/06/11
Fuente: La columna de Guarello (Publimetro)
Autor:Juan Cristóbal Guarello

Si hay una institución a la que se puede comparar la Iglesia Católica en cuanto jerarquía piramidal, arbitrariedad en las decisiones y poder monolítico es la FIFA. Como en el Vaticano, quienes se aparten de los dogmas son excomulgados y quedan fuera, de manera absoluta, de todo lo que tenga que ver con el fútbol. Cuando Diego Maradona fue castigado por doping en 1994, y sin tenerle mucha simpatía al caballero, ni siquiera podía disputar partidos amistosos a beneficio. Debieron cambiar las reglas (laterales con el pie) para no ser castigados. Esto es, no podían jugar al fútbol, tuvieron que inventar un deporte parecido.

Zurich tiene el control total sobre el balompié mundial. Desde las ligas más pudientes, hasta modestos campeonatos de aficionados que se disputan en islas remotas. Benedicto XVI es un Papa, Josep Blatter también lo es. Juan Pablo II está en proceso de beatificación. Joâo Havelange (la madre del cordero al fin y al cabo), lo ha intentado sin éxito (lo postularon al Premio Nóbel de la Paz).

Al igual que la santa Iglesia, hay millones de fieles por el extenso mundo que creen y sueñan, que suponen que desde la jerarquía sólo se irradia el bien y la verdad. Los hinchas, pobres de ellos, deben creer, tener una fe ciega, que las decisiones tomadas en Zurich (un Vaticano con sordina), son limpias, certeras y siempre tendientes al beneficio del juego y el espectador.

Esta iglesia universal del fútbol, con su propio y millonario Sumo Pontífice, que reparte Cardenales (Grondona, Texeira, Bin Hamman, Leoz), obispos (Segovia, Mayne-Nicholls) es, previsiblemente para el conocedor mínimo de las estructuras sociales y económicas totalitarias y monolíticas, caldo de cultivo de la corrupción y el engaño. Los papeles están a la vista, es un hecho que la elección de Rusia el 2018 y Qatar el 2022 como sedes de Mundiales fueron producto de fraudes y cohecho. Que los dirigentes de estos países, que tenían los peores informes de las comisiones examinadoras, simplemente repartieron dinero entre las asociaciones que debían votar. Lord Triesman, ex presidente de la Federación Inglesa, incluso señaló que Nicolás Leoz le pidió que lo nombraran “Caballero del Imperio Británico” para que la Conmebol votara por Inglaterra como sede del Mundial 2018.

Las denuncias vuelan. Se acabaron los rumores de pasillo, las voces disonantes acalladas por los grandes medios. The Economist le pega un varapalo impresionante a Blatter reelecto hace una semana como presidente de la FIFA. El suizo habla de “problemas”. Como si no hubiera pasado nada. Para Joseph basta con negar la realidad para que la realidad no exista. La FIFA está podrida, el hincha cada vez cree menos y va a llegar un momento en que todo esto haga crisis y se venga al suelo con gran estruendo. Y a diferencia de la Iglesia los hinchas no tienen otras iglesias a las cuales acudir a menos que se conforme con mirar pichangas en las plazas. Sólo hay un fútbol y parece que está en manos de gente malvada.

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: