El nuevo doping toma forma de células madre

Fecha: 20/05/11
Fuente: Tendencias
Autor:Marcelo Córdova

Tras una serie de lesiones en su codo y hombro, el beisbolista Bartolo Colón regresó en gloria y majestad a los Yankees. Pero su recuperación, generada gracias al uso de células madre adultas, motivó una investigación y una fuerte controversia por la capacidad de esta técnica de potenciar a los atletas y darles una ventaja a la hora de ganar medallas y torneos

Al anunciarse la contratación del lanzador Bartolo Colón en enero pasado, la reacción de los fans del popular equipo de béisbol Yankees de Nueva York fue inmediata. En diversos foros de internet, miles de seguidores se rieron abiertamente, mientras otros reaccionaron con un marcado sarcasmo. Después de todo, el lanzador de República Dominicana había sido integrado al equipo con un contrato de US$ 900.000, pese a que entre 2005 y 2009 sólo había participado en 48 juegos con tres equipos.

Hace seis años Colón ganó el premio Cy Young, por ser el mejor lanzador de la Liga Americana de béisbol de EE.UU., pero varias lesiones en los ligamentos de su codo y hombro derechos fueron limitando la potencia de sus lanzamientos, hasta que una cirugía lo dejó fuera del campeonato. Pero algo cambió en la pretemporada de los Yankees: según relata el reportero de Newsday Ken Davidoff los directivos del club no sabían qué responder cuando se les preguntaba: “¿De dónde saca esa velocidad?”, “¿cómo se volvió tan brillante, después de ser un don nadie del béisbol
por cinco años?”.

Hace seis semanas, tras el inicio de la temporada 2011, Colón ya no sólo impresionaba a sus entrenadores, sino que a los fans que se rieron de él. A los 38 años, había regresado en gloria y majestad, logrando lanzamientos de hasta 154 km/h y permitiendo muy pocas carreras de sus rivales. Pero la sorpresa fue aún mayor para los dirigentes de los Yankees cuando se enteraron, a través de un reporte de New York Times, que este milagro no se debía sólo a la fuerza de voluntad de Colón, sino que a una terapia que no les fue informada antes de contratarlo y que amenazaba con despertar controversia: el uso de células madre adultas para reparar lesiones.

Se trata de una nueva técnica que amenaza con convertirse en una especie de sofisticado doping: una sustancia enteramente natural y proveniente del mismo cuerpo que sería, en teoría, indetectable. Por eso, mas allá del interés de los investigadores en su desarrollo médico, su uso ya está siendo seguido de cerca por las agencias encargadas de vigilar el uso de sustancias ilegales en el deporte.

Hoy esta tecnología se está usando para reparar lesiones como roturas de meniscos, pero el riesgo es que en poco tiempo pueda ser usada por atletas sanos para desarrollar, por ejemplo, músculos más grandes y fuertes. En el caso de Colón -que ya es investigado por su club y por la Liga Mayor de Béisbol de EE.UU-, se usaron células madre de su propia médula espinal y grasa, las que fueron inyectadas en su codo y hombro, para revertir un daño intensivo de ligamento y tendón.

“Esencialmente, hablamos de tomar una parte de ti mismo e inyectarla de vuelta en otra zona de tu cuerpo. Es una materia naturalmente tuya. Y si ese es el caso, ¿se le puede considerar como trampa?”, comentó Johnny Huard, profesor de cirugía ortopédica y genética molecular de la U. de Pittsburgh, a la cadena ESPN. El experto, quien desarrolló esta técnica para tratar distrofia muscular en niños, está preocupado por su posible uso para generar tejidos más resistentes: “No hablamos de tomar a un mal atleta y volverlo súper hombre. Hablamos de tomar a un súper atleta y darle esa ventaja de fracciones de segundo para obtener una medalla de oro”.

La polémica generada por el uso de células madre recuerda a la provocada por el plasma rico en plaquetas o PRP, técnica que surgió en 2006 y que ganó popularidad entre figuras como Tiger Woods

La terapia consiste en centrifugar la sangre de una persona, hasta generar una mezcla concentrada de células de plasma y factores de crecimiento, para luego inyectarla en un tejido lesionado. Pese al uso intensivo por parte de los atletas, los científicos no han corroborado de forma fehaciente su eficacia, por lo que en enero de 2011, la Agencia Mundial Anti Dopaje removió las inyecciones intramusculares de PRP de su lista de prohibiciones..

Reconstruyendo atletas

El procedimiento de Colón fue realizado por el doctor Joseph Purita, un cirujano ortopédico de Florida, a petición de la empresa de biotecnología Harvest Technologies y del médico dominicano Leonel Liriano. Según explicó Liriano a Wall Street Journal, precisamente, el perfil de Colón fue el que atrajo a Purita: se trataba de un lanzador maduro y casi acabado que podía verse rejuvenecido con las células madre.

El equipo tomó células madre de la médula espinal de Colón y del tejido graso de su cadera. Luego de ser procesadas, fueron inyectadas en su hombro y codo, en un procedimiento que no superó los 45 minutos y que no le obligó a guardar reposo. Tanto la médula como el tejido graso contienen una subclase de células madre adultas llamadas mesenquimales, que tienen la capacidad específica de reconvertirse en recursos clave para los atletas, como son cartílagos, tendones y huesos.

Esta habilidad más restringida de transformación vuelve el uso de estas células madre más seguro que el de las de tipo embrionario, también conocidas como pluripotentes, por su potencial para convertirse en todo tipo de tejido. “En el pasado, las células embrionarias han sido asociadas con una división celular descontrolada, la cual puede resultar en cáncer. Esto ha generado mucha preocupación sobre la seguridad de su uso”, comento en un artículo Freddie H. Fu, director del departamento de cirugía ortopédica de la U. de Pittsburgh.

Aunque Purita afirmó a New York Times que esta terapia es el “futuro de la medicina” y que tras la intervención, Colón tardó menos de un mes en volver a practicar y a causar sensación en la liga dominicana, los expertos afirman que aún hay muchas dudas sobre su seguridad y real eficacia. En este caso, agrega Fu a La Tercera, no se sabe si influyó alguna capacidad natural del cuerpo de Colón para repararse o su propio entrenamiento: “Las células madre se han usado en una serie de terapias en que hay algún defecto genético de cierta clase de células; los pacientes que sufren de estas enfermedades no tienen la habilidad pare generar ciertos procesos celulares. Pero en medicina deportiva, estamos inyectándolas en atletas sanos. Tal vez ellos sean capaces naturalmente de regenerar su propio tejido; estos resultados se reportan en ausencia total de estudios más acabados”.

Los estudios de Huard y otros expertos han mostrado que si se toma una muestra de músculo de bíceps y se inyectan células madre extraídas de esa biopsia en tejido dañado, las células lo reparan con mayor velocidad y eficiencia que terapias convencionales. La técnica ya se prueba para reparar tejido cardíaco y músculos desgarrados en roedores, pero en los expertos existe una interrogante clara: ¿puede mejorar el rendimiento de atletas que no sufren lesiones y que sólo buscan un método que les permita romper récords y conseguir contratos multimillonarios, sin arriesgarse a ser sancionados por doping?

Según Sports Illustrated, por ahora las inyecciones de células madre sólo son aludidas de forma tangencial y no explícita en la lista 2011 de métodos prohibidos por la Agencia Mundial Anti Doping. Aún no hay evidencia de su uso para estimular el crecimiento muscular, pero lo cierto es que al menos para reparar lesiones su uso se hace cada día más extenso. Un ejemplo es la clínica Centeno-Schultz en Denver (EE.UU.), cuyos expertos ya han aplicado la terapia para reparar roturas de meniscos, de ligamentos y artritis en más de 450 atletas de deportes de invierno.

El doctor Chris Centeno explicó a la revista Snowshoe que el método, al ser ambulatorio, evita contratiempos, como pasar medio año inactivo y someterse a meses de rehabilitación. Gerald Sacca, triatleta de 63 años, se benefició de esta alternativa ofrecida por Centeno: tras perder casi todo el cartílago de su rodilla y quedar incapacitado de competir en 2009, se sometió al procedimiento y ahora se prepara para el exigente Ironman de julio próximo.

“No lo consideraría hacer trampa si se usa para una condición médica. De hecho, la terapia con células madre es un tratamiento con base médica para tratar una lesión. Aún así, creo que el Comité Olímpico de EE.UU. y el Internacional se mostrarán bastante conservadores para aprobar este régimen de forma explícita; dudo que eso se dé en los próximos años. Pero sí estimo que habrá muchas investigaciones sobre este tema y, si se prueba fehacientemente sus beneficios, el interés crecerá enormemente”, señaló el doctor Rick Lehman, del Centro de Medicina Deportiva de EE.UU. El experto añade que “esta técnica tiene más potencial que cualquier otro avance en la medicina deportiva”.

En Australia, la empresa Mesoblast ya saca partido al negociar con varias ligas locales -incluyendo la de fútbol- para usar su kit de obtención e inyección de células madre adultas en el tratamiento de fracturas. Una de las primeras instituciones en aplicar la terapia será el Collingwood Australian Football Club: “En esta liga son muy comunes las fracturas por estrés en los pies. En la última década, el número de partidos perdidos por esta lesión se triplicó”, dijo el doctor Silviu Itescu, director de Mesoblast, al diario The Australian.

Para Huard, la frontera entre ayudar a un niño con distrofia muscular y una fórmula para que un saltador gane una medalla de oro es difusa. “Tan pronto como ayudas a un lado, tienes que preocuparte por el otro. Lo veo como señal de éxito; si recibo llamadas de USADA (la agencia antidoping de EE.UU. que ya se está reuniendo con científicos para analizar la terapia) significa que estoy haciendo algo bastante bien en términos de sanar músculos”, dijo a ESPN. Tom Murray -presidente de la firma de bioética Hastings Center- agregó a la misma cadena que terapias como el uso de células madre adultas ponen al deporte en una encrucijada.

“O se vuelve una disciplina donde se trata cada vez menos sobre el mejor atleta y más sobre quién tiene el mejor químico o biomédico, o los atletas y fans se hastían de toda esta manipulación científica y apuestan por ver lo que los humanos son capaces de hacer por sí mismos”, dice Murray.

Por ahora, investigadores como Thomas Vangsness -profesor de cirugía ortopédica de la U. del Sur de California- ya realizan los primeros estudios clínicos para determinar fehacientemente la eficacia de este tratamiento en reparar roturas de meniscos. Y los resultados preliminares, según el mismo Vangsness, son promisorios.

¿Será posible que esta técnica sea de uso generalizado en los juegos olímpicos de Londres o en el Mundial de Fútbol en Brasil? “Colón ha tenido un gran comienzo de temporada, pero el resultado definitivo se sabrá al terminar. El verdadero test será la habilidad de sus ligamentos para resistir el uso continuo. La tecnología tiene potencial. En mi consulta la hemos usado con resultados muy satisfactorios, pero es algo que apenas tiene dos años”, agrega Rick Lehman.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: