Chromebook

Fecha: 21/05/11
Fuente: Google Inc.

Google apunta por la computación en la nube para su nuevo proyecto, que engloba una amplia gama de servicios en un equipo portátil de bajo costo, pero que levanta dudas entre la comunidad de expertos y consumidores.

“Un nuevo tipo de computador”. Así anunció Google el lanzamiento de su plataforma Chromebook la semana pasada en su blog oficial. El proyecto, apoyado por Acer y Samsung, significa el emprendimiento más importante de la compañía en el mercado de los gadgets después del primer teléfono con Android, el G1, lanzado originalmente en octubre del 2008. A simple vista, un Chromebook parece un notebook común y corriente. Pero no lo es. No tiene lector de DVD, tampoco un disco duro convencional y la cantidad de conexiones disponibles es limitada. Su diseño es de líneas simples y sus especificaciones no sorprenderían a muchos si se tratara de un computador portátil tradicional.

¿Lo nuevo? Es el primer computador que no necesita nada más que internet para funcionar. No requiere instalar programas, ni sistemas operativos ni tampoco drivers. Sólo opera mediante el acceso a la red, que puede ser vía cable, Wi-fi o 3G integrado. La plataforma, que ya posee dos modelos en el mercado (de Acer y Samsung) se basa en el cloud computing o computación en la nube. Esto significa que todos los datos del usuario -a través de una cuenta en Google- estarán almacenados en internet. Videos, documentos, textos, fotografías y contactos de correo.

El Chromebook funciona con un sistema operativo integrado basado en Google Chrome, el popular navegador de la compañía que logró pasar de 40 a 120 millones de usuarios a nivel mundial en sólo un año. Recientemente, debutó una tienda de aplicaciones en línea, que permite acceder a una serie de servicios -similar a la App Store de Apple- sin tener que descargar ni instalar programas en el PC, sólo accediendo a ellas a través de Chrome. La llamada Web Store, que ofrece el catálogo de aplicaciones para el Chromebook -a las cuales se accede vía la nube- también ha sido un éxito: hoy el servicio registra más de 100.000 instalaciones al día. Ultimamente, ha ganado popularidad con la inclusión de aplicaciones más conocidas de otras plataformas, como el juego Angry Birds, destacado por ser un éxito en dispositivos móviles.

Seguridad

Aunque la nueva plataforma de Google ofrece una solución ideal para quienes están siempre conectados o buscan una solución de bajo costo para un dispositivo portátil nuevo (los modelos actuales están bajo los US$ 500), también existe una serie de diferencias con la utilización de un PC o notebook tradicional, especialmente relacionados con la seguridad. “Todos hemos perdido pendrives o DVD, pues son pequeños y fáciles de olvidar por ahí. Pero perder el notebook completo es mucho más difícil, y es por eso que el Chromebook es una alternativa segura para el almacenamiento de datos. La información del usuario está en la red y no en el disco duro, por lo que en el caso de un robo o pérdida, sus archivos continuarán en los servidores de la compañía”, comentó Ricardo Blanco, gerente de Comunicaciones de Google para la región. “Visto desde esta manera, la nube es la alternativa más segura en la actualidad”, agregó.

Además de este concepto, Google creó una serie de medidas de seguridad, especialmente desarrolladas para el Chromebook, que además de ser una alternativa barata a un notebook tradicional, la empresa espera que sea ofrecido como un PC temporal por parte de establecimientos como cafés o restaurantes. Según el sitio de Chrome OS -el sistema operativo del equipo-, son varias las “capas” de seguridad por las que debería pasar un posible atacante.

Pero más allá de la seguridad, muchos se preguntan si el modelo que ofrece Google podría conseguir un éxito a nivel global, convirtiéndose en un nuevo estándar de la industria, como lo consiguió Apple con su tablet iPad. Claramente, ambos apuntan a objetivos distintos (entretención con el iPad y acceso básico y rápido con el Chromebook), pero a diferencia del Chromebook, el iPad no necesita de acceso permanente a la red para ejecutar contenido multimedia como fotos y videos. En este caso, el modelo de Google utilizaría sus propios servicios, Picasa (fotos) y YouTube (videos), los cuales requieren de acceso a la red. El concepto apunta a un almacenamiento absoluto en la nube y extremadamente limitado en el dispositivo mismo: sólo 16 GB de memoria para todo el sistema, que no se comparan con los 250 ó 500 GB de un notebook actual.

La propuesta de Google es moderadamente arriesgada: el soporte de la compañía en la red es robusto y su amplia gama de servicios rara vez presenta problemas, con la falla de Gmail de este año como una única excepción, la cual fue reparada en menos de una semana. La compañía lleva años mejorando y adaptando sus servicios, los cuales hasta ahora sólo habían sido accedidos vía navegador o teléfonos móviles. Son fórmulas probadas y el Chromebook sólo es la plataforma para condensar el concepto de aplicaciones Google que iniciándose con Android como plataforma exclusiva, ahora sólo da el salto hacia el computador portátil.

La controversia

El debate que se ha abierto sobre el futuro del Chromebook como plataforma ha sido extenso a través de la red, tanto por parte de usuarios de aplicaciones Google ya existentes en internet -como Gmail, YouTube, o Google Docs- como por analistas de la industria. Esta apuesta ha recibido opiniones mezcladas que van desde declaraciones de fracaso rotundo, hasta mostrarlo como el futuro de la computación. “Los Chromebooks son un ataque directo a Microsoft” declaró MG Siegler, de Techcrunch. “Gracias a Chrome, Gmail y otros programas, Google ofrece todo lo que un usuario común necesita al navegar en la red, pero cortando al mediador: Microsoft”.

Con esto se refiere a la cantidad de usuarios que utilizan servicios como YouTube o Gmail en la mayoría de su tiempo en la red, aun cuando el navegador Google Chrome corra bajo un sistema operativo como Windows 7. El Chromebook, entonces, ofrece acceso rápido -desde presionar el botón de encendido hasta la navegación hay sólo ocho segundos-, sin tener que esperar por los tiempos de carga convencionales.

Pero también existen algunos que ven al proyecto con escepticismo. “Los Chromebooks están condenados al fracaso”, tituló Tony Bradley en la revista PC World. “Básicamente, comprar uno es como comprar un televisor que sólo puede recibir algunos canales, aunque hay otros que pueden darte todos los canales por el mismo precio”. Bradley criticó duramente la capacidad de almacenamiento y los límites impuestos por Chrome OS, el sistema operativo del equipo. “Hay un gran problema de confianza con el tema de guardar toda tu vida en la red y también está el problema de qué pasa cuando no hay acceso a internet y su Chromebook se convierte en un pisapapeles glorificado”, agregó.

Es improbable que los Chromebooks lleguen a desplazar a Windows como la plataforma más utilizada por el usuario promedio de PC, que prefiere un sistema operativo más personalizable y compatible con diversas aplicaciones y juegos. Aún así, el concepto podría ser bien recibido por los usuarios corporativos, que ven en el equipo una manera económica de proveer equipos a sus empleados. En el último evento de Google para desarrolladores de software y en el cual se presentó el equipo, se expuso también “Chromebooks for Business and Education”, un programa que apunta hacia empresas e instituciones educacionales.

En él, los estudiantes o empleados pueden arrendar un equipo por una cuota cercana a los diez mil pesos mensuales. Google ha trabajado para integrar el acceso directo a las redes privadas en ese caso, por lo cual un estudiante o un empleado podría acceder a su intranet desde cualquier lugar a través del equipo. En Estados Unidos, el programa está en una fase piloto, siendo probado por compañías como National Geographic, American Airlines y Logitech.

Aún en una etapa preliminar -los primeros equipos llegarán a mediados de junio- es difícil intentar adivinar la suerte que correrá el nuevo proyecto de Google. Deberán pasar los meses para enterarse si es que el concepto de Chromebook logra pasar la barrera de aceptación de los más entendidos y fanáticos, para posicionarse entre los usuarios comunes, para los cuales fue ideado. Pero las cifras lo apoyan. Google Chrome continúa empinándose entre los ránkings de uso de navegadores, acercándose peligrosamente a Mozilla Firefox. Su facilidad de uso ya tiene acostumbrado a una generación de navegantes de la red, y sólo quedará en sus manos elegir el Chromebook como su plataforma en un mercado inexistente hasta hace sólo meses.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: