¿Está usted siguiendo a un robot en Twitter?

Fecha: 23/04/2011
Fuente: Tendencias
Autor: Andy Isaacson/The Atlantic

No todo es lo que parece en esta red social. La tecnología está dando paso al uso de bots, programas capaces de dar vida a usuarios artificiales que postean, responden y actúan como personas reales. Todo con el fin de generar movimientos o cambiar opiniones.

UN DÍA del reciente mes de febrero, un usuario de la red social Twitter, oriundo de California y de nombre Billy, recibió un tweet de @JamesMTitus, quien en su perfil se identificaba como “un sujeto de 24 años” de Christchurch, Nueva Zelanda, y que tenía como avatar la imagen de un gato regordete. “Si pudieras darle vida a un personaje de tu libro favorito, ¿cuál elegirías?”, preguntó @JamesMTitus.

Billy respondió “Jesús”, ante lo cual @JamesMTitus replicó: “¿En serio? Debe ser broma. Jajaja”. El intercambio de mensajes continuó, y Billy agregó a @JamesMTitus a la lista de usuarios de Twitter que seguía. Probablemente, nunca se le ocurrió que este usuario “kiwi”, con un aparente amor por los felinos, era, en realidad, un robot.

@JamesMTitus fue elaborado por especialistas en seguridad informática de Nueva Zelandia, quienes participaban en un experimento de dos semanas de ingeniería social, organizado por el Proyecto Ecología Web. Instalado en Boston (Estados Unidos), el grupo había realizado análisis demográficos de Chatroulette -un sitio que enlaza a usuarios al azar para que establezcan conversaciones vía webcam- y estudios del uso de Twitter durante las recientes protestas en Medio Oriente.

Ahora estaba interesado en una pregunta de particular interés para los expertos en medios y marketing: ¿Es posible no sólo infiltrarse en las redes sociales, sino que también influir en ellas a gran escala?

El grupo invitó a tres equipos para que programaran “bots sociales”, es decir, identidades falsas que pudieran imitar las conversaciones humanas en Twitter, y luego eligieron a 500 usuarios reales de la red social, la mayoría de los cuales compartía un particular aprecio por los gatos. Los neozelandeses armaron a @JamesMTitus con una base de datos de respuestas genéricas (“oh, eso es muy interesante, cuéntame más”) y lo diseñaron para poner a prueba de forma sistemática partes de la red en que los tweets generaban más respuestas, entablando luego diálogo con la gente que más reaccionaba a los distintos mensajes.

Después de la primera semana de experimentación, a los equipos se les permitió modificar el código de sus bots y lanzar identidades secundarias elaboradas para sabotear a los bots de sus competidores. Un grupo liberó a @botcops, el cual alertaba a los usuarios de que “deberían estar alertas y sospechar de @JamesMTitus”.

En un intercambio de mensajes, un usuario de Inglaterra confrontó al supuesto bot: “¿Qué dices @JamesMTitus?”. Ante esto, el robot sencillamente replicó: “Sí, ¡muy cierto!”. El inglés presionó: “Si, ¡Muy cierto! ¿Quieres decir que debería sospechar de ti? ¿O que @botcops debería ser confrontado?”.

@JamesMTitus evadió la detección con un vago tweet en respuesta -“Toda la razón, hermano”- y consiguió un total de 109 seguidores en poco más de dos semanas. Gráficos de red mostraron posteriormente que los bots de los tres equipos se habían insinuado a sí mismos en el centro neurálgico de la red.

¿Puede una persona controlar una identidad, o grupos de identidades, para realmente formar una arquitectura social? En realidad, sí. El análisis que hizo el Proyecto Ecología Web de las protestas que siguieron a las elecciones de 2009 en Irán reveló que sólo un puñado de gente fue responsable de la actividad de Twitter en ese país. El intento de dirigir a grandes grupos sociales hacia una conducta particular o causa siempre ha sido un reducto de los “lobbystas”, cuya estrategia busca camuflar sus campañas como esfuerzos genuinos, y de empleados corporativos, que en los foros de discusión se hacen pasar como consumidores desinteresados para promover sus productos. Pero los bots sociales introducen una nueva escala: operan en un servidor con un costo casi nulo y pueden contactar a miles de personas.

Los detalles que la gente revela sobre sus vidas, en tweets y blogs que se pueden explorar gratuitamente, ofrecen a los bots una veta de información personal con la cual trabajar. “Los datos que surgen en las redes sociales dan cabida a que los ‘hackers’ sociales actúen de forma mucho más intensa que antes”, dice Tim Hwang, director emérito del Proyecto Ecología Web. Y estos hackers no “sólo usan tus intereses, sino que tu conducta”.

Una semana después de que terminara el experimento de Hwang, Anonymous -un notorio grupo de hackers- penetró en las cuentas de mails de la firma de ciberseguridad HBGary Federal y reveló una solicitación de licitación de 2010 generada por la Fuerza Aérea de EE.UU. El proyecto recibía el nombre de “Software de management persona”, un programa que permitiría al gobierno crear múltiples identidades falsas, que rastrean los sitios de redes sociales para recolectar datos de gente real, y luego usarlos para ganar credibilidad y hacer circular propaganda.

“No hemos escuchado de nadie más haciendo esto, pero asumimos que va a propagarse de forma importante”, dice Hwang. Su grupo ha publicado en línea el código de sus bots experimentales “para permitir que la gente esté al tanto del problema y diseñe contramedidas”. El Proyecto Ecología Web ha lanzado un grupo anexo, llamado Pacific Social, para planificar experimentos futuros en redes sociales, como crear bots “de construcción de conexiones” que reúnan a activistas prodemocráticos de un determinado país, por ejemplo. “Hay mucho potencial para realizar una alta dosis de maldad -admite Hwang- pero también hay mucho potencial para el bien”.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: