El distendido señor Eike Batista

Fecha: 10/04/11
Fuente: Bloomberg

El multimillonario brasileño invitó a los medios chilenos a conversar sobre el proyecto Castilla y algunos detalles de su vida.

Cuando Eike se junta con sus pares -otros megamillonarios dispuestos a hacer negocios- lo hace en uno de sus restaurantes favoritos, el Mr. Lam de Río de Janeiro, creación de un chef chino que se fue a vivir a Hong Kong a los 11 años, y luego terminó de cocinero en un exclusivo local londinense, para ser enviado, años más tarde, a abrir una sucursal en Nueva York, y que terminó creando su propio negocio -idéntico a éste-, en donde comió el propio Eike, y se enamoró de sus platos. Decidió llevarlo a Brasil y convertir al Mr. Lam Río en su restaurante favorito, donde los inversionistas le hablan de dinero y Eike escucha, como el octavo hombre más rico del mundo.

Pero ahora, en el piso 10 del edificio corporativo del grupo EBX, no está con pares. Eike reúne a un grupo de periodistas chilenos y les cuenta sobre su gran proyecto energético, la polémica central de Castilla, ubicada a 80 km de Copiapó.

“La planta que se instalará en Chile es la más moderna del mundo, como las que se instalan en Alemania”, dice Eike.

Es el orgullo del multimillonario brasilaño. Invertirá cerca de cinco mil millones de dólares. “Nunca pensé que iba a ser uno de los empresarios más exitosos del mundo. Miren lo que está construido aquí en los últimos 10 años, por eso el señor Carlos Slim tiene un problema”, dice, y remata: “El mundo va a volver a pertenecer a los ingenieros que buscan eficiencia. ¿Usted no quiere un Chile más eficiente? ¿Qué es ineficiente en Chile? El sistema eléctrico”.

Y habla del poder de los ingenieros, los que, según su opinión, han dominado el crecimiento de los últimos 20 años. “Al ver mis empresas cómo han crecido y el valor que han ganado, tengo pena del señor Warren Buffet -exitoso hombre de las finanzas de Wall Street-, tiene que aprender a ganar dinero”, estima.

Y pone un ejemplo: el 70% de los miembros del PC chino son ingenieros y cree que esa es una de las causas del éxito de esa nación para convertirse en el gigante industrial que es.

-Porque ellos -enuncia Batista, ingeniero metalúrgico- planifican a largo plazo, beneficiando la eficacia.

El secreto de su éxito

Distendido, pero directo, Batista no juega a la diplomacia. Opina de acuerdo a su posición en el mercado de la región.

“Obama entendió que al final Sudamérica es como Estados Unidos, de cabeza para abajo. Tenemos la cultura más occidental de los países emergentes, y ni siquiera colocaría a Chile, Brasil y Colombia como emergentes, creo que ya salimos de esa categoría. Tenemos riqueza, tecnología, gente calificada”.

A Chile lo conoce. Según cuenta a los periodistas, en los 80, cuando no había más minas de oro en Brasil, Eike decidió buscarlas en este país. Había esquiado en Portillo y por casualidad se encontró con Jozsef Ambrusun, geólogo muy conocido en Chile que trabajaba entonces en Río Tinto y que le habló de una excelente mina que podía comprar: La Copia, que tenía varios litigios jurídicos. Debió sentarse a negociar. Cenó alegremente con Francisco Javier Errázuriz, uno de los dueños de concesiones alrededor del complejo minero, y congeniaron muy bien, pero tuvieron dificultades para negociar. Finalmente, pudo resolver los líos.

“La Copia fue una gran escuela, tenía una montaña llena de plata y oro, pero con 50 mil problemas que resolver, donde sólo teníamos las concesiones mineras. A partir de eso nosotros tuvimos que pensar en 360 grados, con una mirada más amplia, no centrada sólo en nosotros y en ganar dinero, ver cómo nos relacionábamos con la comunidad, ver más allá de la rentabilidad y cumplir las exigencias al máximo. Esa es una visión del mundo moderno, la búsqueda de la perfección. Comenzar y terminar un proyecto pensando en un aspecto: el entorno y la convivencia con la comunidad. Pensar en 360 grados implica pensar con humildad, con un concepto social marcado, y también tener una cuota de suerte.

La pausa es para arremeter:

“Siempre hay fallas, pero nuestros proyectos son siempre proyectos a prueba de idiotas. Siempre hay un idiota que va a querer explotar o aprovecharse de algo por un tiempo, pero no por mucho tiempo. Si los proyectos son robustos, suficientes para pagar la cuenta ambiental y social antes de hacerlos, entonces eso es más que suficiente y hay que llevarlos adelante”.

Eike no se se guarda lo que piensa del resto: “En los empresarios sudamericanos hay algo que es muy feo, que es herencia de nuestra cultura ibérica, donde no se piensa lateral, como los alemanes, que piensan en comunidades, en colectivo. Yo pienso en comunidades”, apunta. “Cuando usted piensa localmente en una visión macro de todo, no hay muro que impidan ver. Aquí se practica un capitalismo humano. El empresariado chileno es bien parecido al brasileño, todavía tiene que hacer más”.

Los países que considera serios, los alaba, con los demás, es inclemente. “A nosotros nos gusta invertir en países que tienen las reglas claras, a partir de ahí jugamos el juego. Feliz de seguir invirtiendo en Chile, que como Colombia y Brasil tienen las reglas claras. Puede demorar, como demoró, pero no importa”, dice.

Pero añade: “Argentina es un país que crece como rabo de caballo, para abajo. Es un país casi comunista”, reclama. Y con Perú, las cosas no van mejores, “hay que ver qué pasa con Humala. Me recuerdo de su campaña política anterior y tengo mis dudas”.

Y de su país, el orgullo va asociado a la seguridad de los números y la gestión del ya ex Presidente Lula. Según las proyecciones de Eike, durante 2015 Brasil se convertirá en la quinta potencia del mundo.

“Tenemos la riqueza que EEUU tenía en el 1900, un mercado de consumo de 200 millones de brasileños, de los cuales 100 son de clase media. Lula consiguió agregar 35 millones de brasileños a la clase media; en los próximos 10 años, la clase media serán 150 millones de personas. Como decían los americanos la semana pasada: “Usted pagaba un ticket de Nueva York, Bombai y Shanghai. Ahora, hay que agregar a Río de Janeiro”. Brasil tiene 200 millones de consumidores que no están endeudados y tenemos 10 años de crecimiento garantizado.

Sobre el Presidente chileno, Eike es claro: “No conozco al actual Presidente Piñera -dice-, pero como mánager lo hizo muy bien con los mineros”.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: