Entrevista Oppenheimer – Obama/ Entrevista exclusiva

Fecha: 05/04/11
Fuente: Miami Herald
Autor: Andres Oppenheimer

Obama entiende críticas de América Latina a misión en Libia

San Salvador- En su primera reacción pública a las críticas hechas por algunos países de América Latina a las acciones militares en Libia aprobadas por las Naciones Unidas, el presidente Barack Obama dijo el martes que no se siente decepcionado por la respuesta de la región y señaló que hay un “fuerte apoyo internacional” para poner en vigor la zona de exclusión aérea.

En una entrevista exclusiva, donde habló extensamente sobre las relaciones de Estados Unidos con países clave de la región, Obama me dijo que la acción militar aliada ha ‘‘salvado vidas” y que ha provocado “pocas, si es que alguna, víctimas civiles”. Cuando le pregunte si se sentía frustrado que Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Brasil, Argentina y Uruguay hubieran criticado –con diversos grados de intensidad– la acción militar, Obama dijo que “la política internacional siempre es algo complicado. Hay muchos países que tienen muchos intereses”.

Sin embargo, añadió que “hay que recordar que esto se inició al amparo de las resoluciones 1970 y 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU. No fue una decisión mía, sino de la comunidad internacional. Cuando un líder reprime con su ejército a su propio pueblo, y amenaza con atacarlo en una ciudad sin mostrar ningún rasgo de piedad, entonces la comunidad internacional tiene que actuar”.

Intervención

Sobre las estridentes críticas de Venezuela y sus aliados más cercanos, Obama afirmó que “siempre va a haber un pequeño número de los sospechosos de siempre que van a criticar cualquier cosa que hagan Estados Unidos o los países occidentales, independientemente de lo que hagan. Pero aquí tenemos una situación en que no sólo tienes al Consejo de Seguridad pidiendo la intervención, sino que también tienes a la Liga Arabe y el Consejo del Golfo pidiendo la intervención”. Colombia, Chile y Perú, entre otros, han apoyado la misión militar para crear una zona de exclusión aérea en Libia. Durante la entrevista, Obama expresó su esperanza de que los acuerdos de libre comercio pendientes con Colombia y Panamá sean aprobados por el Congreso, pero no quiso decir si ocurrirá este año.

Argentina De igual modo, el Presidente expresó su preocupación acerca de un reciente incidente en el que Argentina se apoderó de parte de la carga de un avión militar que llevaba suministros para una maniobra militar conjunta, y respondió preguntas sobre Cuba, Venezuela, y el futuro de las relaciones de Estados Unidos con América Latina.

Aprender español

En una nota más ligera, mientras hablaba de los lazos de EEUU con América Latina, Obama reveló que sus dos hijas escogieron tomar “cursos bastante intensivos de español” en Sidwell Friends, la escuela de Washington, D.C., a la que asisten, y dijo que lamentaba no haber continuado las clases de español que estudió en la escuela.

Obama aseguró que Malia, su hija de 12 años, le dijo, lamentándose, durante su visita a Santiago, Chile, “oye, papá, cuando vamos a un país, todo el mundo allí habla inglés, pero nosotros no hablamos el idioma de ellos”.

Obama me relató que le respondió a su hija: “Tienes razón, lo que mas lamento es haber sido muy perezoso y no haber continuado tomando clases de español. Tomé clases, pero no me esforcé, y por eso entiendo un poco, y mi pronunciación es bastante buena cuando leo un texto, pero no puedo comunicarme de forma efectiva en ese idioma”. Va a ser “muy importante para los estadounidenses” hablar español en un momento en que América Latina está ocupando un lugar cada vez más importante en la economía y la diplomacia global, agregó.

2da Parte

Por ser un hombre que se enorgullece de haber tomado “medidas sin precedente” para cambiar la política estadounidense hacia Cuba, el presidente Obama no pareció muy ansioso de hacer nuevos gestos de acercamiento hacia el régimen militar cubano cuando lo entrevisté este martes. Ahora les toca jugar a ellos, pareció decir.

Obama, que me habló extensamente sobre temas que van desde las tensiones con Venezuela y Argentina hasta los pendientes acuerdos estadounidenses de libre comercio con Panamá y Colombia, me dijo que ha hecho algunos de los cambios más significativos de las últimas décadas en la política de EEUU hacia Cuba, sin embargo, la jerarquía cubana no está respondiendo de manera acorde.

“Hemos ampliado las remesas familiares, hemos ampliado los viajes, hemos mandado una señal muy clara al pueblo cubano”, me dijo Obama. “El gobierno cubano hizo algunos gestos respecto a la liberación de los presos políticos y al lanzamiento de algunas medidas económicas de mercado para dar oportunidad a las pequeñas empresas. Pero no hemos visto que esas medidas tengan la continuidad que hubiéramos deseado”.

Obama señaló que las autoridades cubanas deberían ejecutar algunas “acciones significativas”, pero no especificó cuando le pregunte cuáles serían las medidas mínimas que Cuba debería adoptar para mejorar las relaciones bilaterales. El presidente de EEUU no mencionó el caso de Alan Gross, el contratista estadounidense que fue sentenciado a 15 años de prisión este mes por haber llevado equipamiento telefónico a Cuba. Otros funcionarios estadounidenses han pedido recientemente su inmediata liberación.

Respecto a los pendientes acuerdos de libre comercio con Colombia y Panamá, le pregunté a Obama si cree que hay una posibilidad de más del 50 por ciento de que los envíe a votacion al Congreso dentro de este año. Obama respondió: “No te pondría ninguna cifra, pero estoy muy interesado en que se concreten esos acuerdos”.

¿Este año?, insistí. Los republicanos están acusando a Obama de demorarse con esos tratados debido a la resistencia de los sindicatos estadounidenses, cuyo apoyo Obama necesitará para ser reelecto el año próximo.

“Estoy enviando mi equipo a Colombia y Panamá para ver con cuánta rapidez se pueden resolver las diferencias finales antes de llevar los acuerdos al Congreso”, puntualizó Obama.

¿Este año?, recalqué. “Siempre que uno establece una fecha, la gente se queja aún cuando solo se haya retrasado una semana, así que trato de evitar plazos”, respondió Obama.

Mi traducción: Obama no está dispuesto a invertir demasiado capital político en esos dos acuerdos de libre comercio pendientes con Latinoamérica, al menos no todavía. Y si no lo hace este año, no es probable que lo haga durante un año electoral en el 2012.

En cuanto a los informes de que Venezuela esta ayudando clandestinamente a Irán a obtener uranio, violando así las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU para detener el programa de armas nucleares iraní, le pregunté a Obama si le preocupa ese tema, y en qué grado.

“Nos tomamos muy en serio los acuerdos de no-proliferación”, dijo. “No haría declaraciones categóricas sobre estos temas, pero nos preocupa que la ley internacional, que las resoluciones internacionales sean observadas, y queremos asegurarnos de que así sea”.

Mi traducción: los principales asesores de política exterior de Obama le han dicho que las recientes afirmaciones de los republicanos en el Congreso, quienes aseguran que Venezuela está ayudando activamente a Irán a eludir las sanciones de la ONU por su programa de armas nucleares, tienen motivaciones políticas, y todavía no hay ninguna prueba que revele que Venezuela está vinculada con el programa nuclear de Irán.

Sobre a la reciente riña diplomatica estadounidense con Argentina, sobre la decisión de ese gobierno de confiscar equipamiento de un avión de carga de la fuerza Aérea de EEUU que había aterrizado en ese país para hacer un ejercicio conjunto, le pregunté si su vocero de la Casa Blanca había sobrereaccionado al describir el incidente como “serio”, y si el tema ya ha sido superado.

“No”, respondió Obama. “Es serio en el sentido de que Argentina históricamente ha sido amiga y socia de EEUU. Ellos tienen en su poder parte de nuestro equipo de comunicaciones. No hay motivo para no devolverlo. Y la próxima vez que vea a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, le mencionaré el tema: `¿Pueden devolvernos nuestro equipo?’ Pero este no será un hecho que va a ser definitorio en las relaciones entre EEUU y Argentina”.

Mi traducción: Obama considera que la decisión del gobierno argentino de confiscar equipos estadounidenses es una movida burda de propaganda electoral por parte del gobierno de Fernández de Kirchner para explotar a su favor el sentimiento antiestadounindense en un año de elecciones presidenciales.

En mi próxima columna, las respuestas de Obama a mis preguntas sobre sus afirmaciones de que comienza “una nueva era” en las relaciones con Latinoamérica, y sus opiniones sobre lo que deberían hacer EEUU y Latinoamérica para mejorar sus niveles de educación y volverse más competitivos respecto a China y a otros países asiáticos.

Tercera Parte

Una de las cosas más interesantes que me dijo el presidente Obama en una amplia entrevista que le hice la semana pasada fue algo que mencionó casi al pasar: que Latinoamérica es “una región clave para el éxito de Estados Unidos”.

¿Fue una señal de un cambio en la forma en que Estados Unidos ha mirado tradicionalmente a la región? ¿O son palabras vacías de un presidente deseoso de complacer a los países vecinos y de captar el voto hispano en Estados Unidos?
Durante la entrevista, que se realizó en El Salvador hacia el final de su gira de cinco días a América Latina, Obama señaló que Latinoamérica es más importante que nunca para Estados Unidos. La región compra tres veces más productos estadounidenses que China, y la economía de los países latinoamericanos está creciendo rápidamente.

¿Pero por qué deberíamos pensar que usted dedicará más tiempo a trabajar en los asuntos regionales después de este viaje?, le pregunté al Presidente.

Le recordé que, en una entrevista previa que le hice durante la campaña electoral, Obama había dicho que designaría un enviado especial para Latinoamérica, y que celebraría cumbres anuales de las Américas para asegurar que Casa Blanca mantenga un interés permanente en la región, y no postergue temas regionales continuamente debido a crisis en otras partes del mundo. Pero hasta el momento, no ha hecho ninguna de ambas cosas, le recordé al Presidente.

“Bueno, pero recuerde que hemos hecho progresos significativos. Lo que hemos hecho es cultivar intensas relaciones con todos esos países”, dijo Obama. “Ampliamos el G-20 (el grupo de los principales países industriales y economías en desarrollo del mundo). Interactúo con estos líderes todo el tiempo”.

Ok, señor Presidente, ¿pero qué pasó con la idea de nombrar un enviado especial, y de realizar cumbres hemisféricas anuales?, le pregunté.

Obama respondió que el solo hecho de que no hubiera cancelado su viaje a Latinoamérica debido al establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Libia, que coincidió con el principio de su vista a Brasil, Chile y El Salvador, habla por sí mismo. “La razón por la que he hecho este viaje, incluso en medio de todas las cosas que están pasando, es subrayar la importancia que esta región tiene para nosotros”, dijo.

Obama agregó que desea crear un “nuevo modelo” de relación con la región, en que EEUU y los países latinoamericanos sean “socios igualitarios”.

“Nuestra relación con Latinoamérica no debe ser una en que Estados Unidos venga aquí como benefactor, ni le diga a nadie “estamos aquí para resolver vuestros problemas”, afirmó. “Países como Chile, como Brasil, son actores de la escena internacional, así que nuestra interacción pretende ser de socios igualitarios para resolver problemas, no solo en este hemisferio, sino en todo el mundo”.

Muy bien, ¿pero qué hay de su promesa de campaña de crear mecanismos para asegurar la continua atención de la Casa Blanca a la región?, insistí.

“Mire, Latinoamérica ocupa un lugar prioritario para nosotros”, me respondió Obama. “En cuanto a ser capaces de organizar una cumbre anual, bueno, resulta que ha habido algunos acontecimientos que han interferido: No sabíamos que íbamos a tener la peor recesión desde la década de 1930”, dijo.

Sin embargo, Obama agregó que durante su viaje a la región quedó “extraordinariamente impresionado con el progreso que ha experimentado Latinoamérica. Voy a mantenerme concentrado en Latinoamérica, porque creo que es una región clave para el éxito de Estados Unidos”.

Mi opinión: para un presidente que no tiene una historia de lazos personales con Latinoamérica, y que está lidiando con varias crisis en casa y en el exterior, me pareció que Obama está muy al tanto de los temas de América Latina.

Para mi sorpresa, la Casa Blanca no me pidió que presentara mis preguntas anticipadamente, ni tampoco los temas que pensaba plantear. Cuando le pregunté sobre los acontecimientos recientes en Cuba, Venezuela, Argentina y Colombia, entre otros, el Presidente respondió con soltura, sin pedir ninguna información a sus asistentes.

Y, para su crédito, Obama parece entender que para competir más eficazmente con los bloques económicos de Asia y Europa –así como para reducir el flujo de inmigrantes ilegales y drogas– Estados Unidos necesita una mayor integración política y económica con la región. Eso parece una obviedad, pero es algo que un creciente número de aislacionistas en el Congreso estadounidense no terminan de entender.

Pero me temo que, si no se establecen mecanismos concretos para que la Casa Blanca se mantenga concentrada en la región –ya sean cumbres anuales, o un enviado especial, o lo que sea–, no veremos un gran plan de la administración Obama destinado a forjar “la alianza con las Américas” que prometió durante su campaña. Su discurso proponiendo una “sociedad igualitaria” es muy bueno, pero no es sustituto para la acción

El Autor,Andrés Oppenheimer, es columnista de The Miami Herald y de El Nuevo Herald. Fue miembro del equipo ganador del Premio Pulitzer, ganador del Premio Ortega y Gasset , ganador del Premio Rey de España, y ganador del Emmy. Es autor de los bestsellers La hora final de Castro ;En la frontera del Caos Cronicas de heroes y bandidos, Ojos vendados, Cuentos Chinos, Saving the Americas y su nuevo libro

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: