París y Londres hunden la política exterior de la UE

Fecha: 31/03/2011
Fuente:La Stampa Turin
Autor:Marta Dassù

Francia y Reino Unido han tomado la iniciativa en Libia y han ocupado los puestos clave del Servicio Europeo de Acción Exterior, haciendo volar por los aires los inicios de diplomacia europea, que se esbozaban con dificultad. Hasta el punto de que ciertas personas opinan que sería mejor confiar la política exterior de la UE directamente a París y a Londres.

¿Qué queda de la Unión Europea tras la crisis del euro y en plena crisis libia? Poca cosa en el ámbito económico y prácticamente nada en el de la política exterior. Jean Monnet señalaba que Europa se ha forjado gracias a las crisis. Es lo que ha ocurrido con la respuesta ante la explosión de la crisis de la deuda, a la que Europa acabó respondiendo con el nuevo Pacto del Euro.

De momento, la intervención en Libia no ha producido ningún progreso en la política exterior común; al contrario, demuestra que la organización prevista por el Tratado de Lisboa, con una especie de ministro de Exteriores y su servicio diplomático, no funciona. O más concretamente, que la ministra no sirve para nada. Algunos piensan que la culpable es Catherine Ashton, pues ahora se lleva mucho lo de acusarla de todos los males. En realidad, Ashton fue elegida expresamente por los gobiernos nacionales: expresamente para ser, como alta representante de Asuntos Exteriores, una “no entidad”. La baronesa británica cumple esta misión a la perfección.

¿Por qué no funciona la política exterior común? Porque los Estados miembros tienen intereses geopolíticos divergentes, o al menos, piensan que los tienen. Efectivamente, los políticos utilizan el terreno internacional como instrumento al servicio de su imagen personal. Y porque, al contrario de lo que ocurre en el terreno económico, no hay moneda única, ni instituciones comunes unidas al mercado interior, etc.

Los intereses nacionales discrepan en política exterior

En materia económica los intereses nacionales también pueden discrepar. Pero de momento prevalece la convicción de que las ventajas de la pertenencia a una zona económica integrada son superiores a los inconvenientes. Esto no ocurre en política exterior. El caso de Libia es un buen ejemplo de ello: Francia, tras haber titubeado ante la situación de Túnez, pretende recuperar sobre nuevas bases su influencia en el Mediterráneo; para Alemania, cuya zona de influencia política ha cambiado hacia Europa Central y Oriental y cuyos intereses comerciales se encuentran en India y China, se trata de una guerra inútil y costosa.

El SEAE, expresión directa de la pareja franco-británica

Y si bien Francia y Reino Unido no ejercen ni la defensa europea ni su política exterior, los dos países han acaparado la mayoría de puestos clave del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), que de este modo se ha convertido en la expresión directa de esta pareja que se encuentra al mando.

Guerra en Libia

Creta: espectadores de primera fila

La base de Souda, situada en la isla de Creta, a unos 400 kilómetros de las costas africanas, ha sido puesta a disposición de los aviones de la OTAN y este hecho inquieta a sus habitantes, según informa el diario Le Figaro. Algunos temen una eventual “respuesta de los libios” contra ellos y también las nefastas consecuencias que pueda tener sobre el turismo. Entre otros, un hotelero manifiesta que “lo más inquietante de esta guerra es la llegada de refugiados y de inmigrantes clandestinos”. Ahora bien, según explica el diario, la isla acoge ya a un gran número de trabajadores del sector agrícola o de la construcción que provienen de Albania, del Kurdistán o de Afganistán y que han perdido su empleo por la crisis económica que sufre Grecia. “Conscientes del problema, las autoridades griegas han realizado un llamamiento a la agencia Frontex”, profundiza Le Figaro. “La policía fronteriza ha reforzado su cooperación y ha enviado un barco con 25 guardacostas rumanos y un avión portugués”. El diario recoge también las declaraciones de uno de los oficiales de las “operaciones de prevención” que se desarrollarán hasta el próximo 2 de junio. “Día y noche bordeamos el perímetro de la costa cretense para evitar cualquier tentativa de acceder a Europa a través de esta nueva brecha”, declara el oficial, que desea permanecer en el anonimato

Por ello, para que la política exterior europea funcione, a lo mejor convendría seguir el consejo de Charles Grant, director del Centro para la Reforma Europea de Londres: subcontratar a París y a Londres para que se ocupen de ella, según un principio de “descentralización” de las responsabilidades, compatible con el Tratado de Lisboa.

Cuando comienzan a circular ideas similares, habría que preocuparse. Desde Suez a Ben Ali, pasando por Argelia, tenemos una serie de precedentes que nos lo recuerdan

El resultado es paradójico: es la primera crisis internacional en la que dos países europeos (Francia y Reino Unido) se encuentran en primera fila y al mismo tiempo se hace trizas la política exterior y de seguridad europea.Como es natural, París y Londres no lo ven del mismo modo: piensan que actúan “en nombre” de Europa, al ser las únicas potencias aún en liza. La percepción de los demás países de la UE es que Francia y Reino Unido actúan “en lugar” de Europa. Hay una gran diferencia. El acuerdo franco-británico de cooperación militar del pasado mes de noviembre no ha hecho progresar la defensa en Europa.

Y, aunque estos dos países representen cerca de la mitad de los gastos militares europeos y sean los únicos que disponen de armas nucleares y de un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, no tienen ninguna intención de diluir su cooperación bilateral en una “institución” europea que no controlen. Además, la Agencia Europea de Defensa, confiada desde hace unos días a un director francés, nunca se ha puesto en marcha. Por último, el caso de Libia revela los límites de la capacidad militar existente: para intervenir, los británicos y los franceses han necesitado misiles Tomahawks estadounidenses. Y utilizan bases italianas.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: