La crisis económica tumba al Gobierno portugués y abre la carrera electoral

Fecha:23/02/11
Fuente:EFE  

La crisis económica que tiene a Portugal al borde de un rescate financiero acabó hoy con seis años de gestión del Ejecutivo socialista de José Sócrates, que dimitió tras rechazar toda la oposición en bloque su último plan de austeridad.

El dirigente conservador Pedro Passos Coelho, cuya decisión de no apoyar esta vez al Gobierno forzó su caída, sugirió de inmediato la celebración de elecciones anticipadas y se mostró dispuesto a que su partido afronte desde el Gobierno la crisis económica lusa. Pero el líder parlamentario socialista, Francisco Assis, expresó también su confianza en que Sócrates vuelva a ser candidato en las probables elecciones que aún debe considerar y convocar el jefe de Estado luso, Anibal Cavaco Silva.

El primer ministro dimisionario no precisó su futuro cuando justificó, en una declaración al país, la renuncia que había anunciado previamente la jefatura del Estado en un escueto comunicado en su página web.

El líder socialista explicó la dimisión por el rechazo de la oposición al plan económico presentado esta semana para intentar superar la crisis económica y evitar pedir ayuda externa. Sócrates acusó a las fuerzas de la oposición de anteponer el interés partidario a los intereses nacionales y les responsabilizó de los problemas que pueda sufrir ahora Portugal.

En su comunicado, la jefatura del Estado anunció que el presidente, el conservador Anibal Cavaco Silva, abrirá reuniones con los partidos políticos el próximo viernes y que entretanto se mantiene en funciones el actual Ejecutivo hasta la aceptación de la renuncia. Passos Coelho, presidente del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha) del que es líder histórico Cavaco, responsabilizó al primer ministro saliente, José Sócrates, de “no conseguir crear confianza” en los mercados y castigar a los portugueses con sucesivos planes de austeridad que no dieron resultado.

 El líder de la oposición hizo otra declaración pública en la que esbozó el plan de su partido para combatir la crisis y consideró el cambio de Gobierno “un camino normal en democracia”.

En alusión a las elecciones anticipadas -que deberían celebrarse dentro de unos dos meses- Passos Coelho consideró que este proceso “permitirá al país escoger un nuevo Gobierno con más confianza, más fuerza”. De cara a ese proceso electoral, que se da ya por inevitable apenas año y medio después de las elecciones en las que los socialistas perdieron la mayoría absoluta, su dirigente parlamentario proclamó hoy que Sócrates “es y seguirá siendo” su líder. El primer ministro saliente se mostró muy crítico con los partidos de oposición al explicar su renuncia y los acusó de “obstruir” la acción de Gobierno, “tirar abajo” los avances conseguidos con la Unión Europea y actuar con “irresponsabilidad” y “oportunismo.

“Hoy el país perdió, no ganó”, resumió el dirigente socialista, quien también recordó que su dimisión llega en un momento “crucial” para Portugal y Europa, debido a la cumbre extraordinaria que se celebra mañana en Bruselas y en la que se discutirán los mecanismos de gestión de la crisis de la deuda. El dirigente socialista afirmó que la crisis política abierta hoy “sólo puede ser resuelta por la decisión soberana de los portugueses”, en alusión a la convocatoria de elecciones y dejó entrever su disposición a repetir como candidato. “Con la determinación de siempre y la misma voluntad de servir a mi país, me someteré a esa decisión”, recalcó. “Desde hace varios meses, he luchado con el propósito fundamental de proteger al país de la necesidad de recurrir a la ayuda externa, para no caer en la misma situación que Grecia e Irlanda“, subrayó Sócrates al recordar las “consecuencias profundamente negativas” de una intervención para “la imagen y el prestigio” nacional.

 Sócrates se marchó poco después de empezar el debate parlamentario en el que fue rechazado su cuarto programa de austeridad, que duró cinco horas y escenificó un duro intercambio de reproches entre los socialistas y los dos partidos conservadores y tres marxistas que forman la oposición.

Portugal, destinado a ser la próxima Grecia

Fecha:23/03/2011
Fuente:Público Lisboa
Autor:Teresa de Sousa 

El primer ministro José Socrates, tras el rechazo del Parlamento de su plan de austeridad, ha dimitido en vísperas del Consejo Europeo. Portugal parece abocado ahora a una suerte similar a la de Grecia, al tiempo que las elecciones legislativas se perfilan en el horizonte, se inquieta un editorialista.

Esta gente está loca. Estamos haciendo un esfuerzo ímprobo para encontrar una solución que se ajuste a sus necesidades y se pegan un tiro en la cabeza”. Supongo que esto es más o menos lo que piensan sobre nosotros nuestros socios de Bruselas y Berlín. Lo que ven es un país suicida sin dirección que ha creado una crisis política en el preciso momento en el que no debía ocurrir.

Nada de esto puede evitar que nuestro destino inmediato se decida en los próximos días. Hoy, 23 de marzo, el plan de austeridad (PEC) podría ser rechazado en el Parlamento. En los dos días que dure el Consejo Europeo en Bruselas, nuestro primer ministro aparecerá (tanto si ha dimitido como si no) sin ningún margen de negociación. Y finalmente, el día después, ya no será posible retroceder y tendremos que asumir las consecuencias.

Nadie puede prever la reacción de los mercados. Pero es difícil imaginar otro escenario que no sea el del aumento de los tipos de interés de nuestra deuda nacional y la caída de la clasificación crediticia de Portugal. Con consecuencias que todos conocemos. En un momento en el que el país tiene que pedir prestados más de 10.000 millones de euros en junio, en el que los bancos sólo pueden obtener fondos del BCE y las empresas públicas no atraen inversiones del extranjero. Para cualquiera que le cueste entender lo que está en juego, en medio de esta esquizofrenia política, recordemos algunos aspectos.

El Gobierno garantizó las condiciones para evitar la ayuda exterior

La cumbre de la Eurozona del 11 de marzo fue un punto decisivo para Portugal. Con las garantías del BCE y de la Comisión Europea, el Gobierno logró convencer a sus socios (es decir, a la canciller alemana) de que podría garantizar las condiciones necesarias para evitar la ayuda exterior a corto plazo, como la concedida a Grecia e Irlanda. Había otra cara de la moneda, igualmente importante. Las nuevas condiciones para acceder al fondo de rescate provisional que se negociaron en la cumbre serían más benévolas en caso de que fuera inevitable la petición de ayuda. Con tipos de interés inferiores, periodos de amortización más largos y la posibilidad de comprar deuda primaria.

Era una especie de “dos por uno” que nos convenía, tanto para calmar a los mercados como para actuar como un refugio seguro ante futuras dificultades. La baza a jugar era la adopción del pacto de competitividad (ahora denominado “europacto”) y el compromiso firme por parte de los países con dificultades de cumplir estrictamente los objetivos sobre el déficit. El 21 de marzo, el Ecofin, que se reunió en Bruselas, finalizó el fondo de estabilización que entrará en vigor en 2013 (el denominado mecanismo europeo de estabilización), pero no dijo nada sobre las nuevas condiciones para acceder al fondo temporal actualmente vigente.

La crisis política ha echado por tierra los esfuerzos realizados

El Consejo Europeo decidirá si cambia estas condiciones en una decisión vinculante que ata algunos cabos sueltos. Por ejemplo, acabar con los últimos obstáculos para que los países en este nuevo club que Bruselas denomina la “triple A” (Alemania, pero también Finlandia, Holanda, Austria y, aunque a regañadientes, Francia) acuerden los términos con los que se amplíe la ayuda para países en dificultades, a cambio de que dichos países con dificultades se comprometan a cumplir su parte. Aún no podemos saber cómo reaccionarán nuestros socios ante el nuevo estatus de nuestro primer ministro cuando llegue a Bruselas, ni hasta qué punto afectará esto a las negociaciones en el Consejo Europeo. Pero una cosa sí es segura: la crisis política ha echado por tierra de un solo golpe todos los esfuerzos realizados hasta ahora. No importa si los social-demócratas [que ofrecen apoyo externo al Gobierno] tienen razón al castigar la forma en la que ha gestionado las cosas el primer ministro, abandonando su deber de informar y de negociar en el frente interno. Teníamos un salvavidas al alcance. Hemos logrado la histórica proeza de elegir el naufragio. Queríamos evitar el destino de Grecia. Y ahora podría ser precisamente el destino inevitable que nos espera.

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: