La industria antiinmigratoria

Fecha:21/02/11
Fuente: The Miami Herald
Autor: Andrés Oppenheimer

Mientras el Presidente Barack Obama y el congreso se pelean sobre qué recortes presupuestarios hacer para reducir el gigantesco deficit estadounidense, he aquí una idea políicamente incorrecta que podría ahorrar miles de millones de dólares: recortar el derroche de dinero que se gasta en las redadas antiinmigrantes.

Ya sé, ya sé, la sola idea de recortar los fondos para hacer cumplir las leyes inmigratorias es un sacrilegio para los conservadores –y otros estadounidenses– que piensan que EEUU está siendo “invadido” por inmigrantes latinoamericanos indocumentados que supuestamente les están robando los empleos a los ciudadanos de este país, además de a menudo cometer crímenes violentos.

Pero hay muchos gastos superfluos en las agencias de inmigración. Y cada vez hay más evidencias de que el arresto y deportación de indocumentados se ha convertido en un gran negocio para las empresas privadas dedicadas a arrestar a los inmigrantes, sin ayudar mucho a solucionar el problema inmigratorio.

“Miles de millones de dólares podrían ahorrarse si las agencias gubernamentales usaran mejor los recursos que se les han asignado, y si el Congreso acabara con los programas despilfarradores y redundantes”, dice un nuevo estudio del Foro Nacional de Inmigración, un grupo de Washington D.C. que apoya una reforma inmigratoria integral. Entre las conclusiones del estudio se cuentan las siguientes:

• El gobierno de EEUU deportó el año pasado a 197,000 inmigrantes que no tenían antecedentes delictivos, a un costo de $23,000 cada uno, lo que representó un gasto de $45,000 millones. En vez de deportar a trabajadores agrícolas que requiere el mercado laboral, el país debería concentrarse en la deportación de criminales violentos, afirma el estudio.
• El gobierno de EEUU gasta $7,500 por cada arresto en la frontera con México, un incremento del 500 por ciento respecto de lo que gastaba seis años atrás. Pese a este enorme aumento del gasto, el número de detenciones en la frontera no ha cambiado gran cosa, afirma el estudio.
• El gobierno de Estados Unidos ha incrementado su presupuesto destinado al patrullaje fronterizo en un promedio de $300 millones anuales desde el 2005, pese a que el número de gente que cruza ilegalmente la frontera ha disminuido. Con sólo acabar con los aumentos anuales al presupuesto de la patrulla fronteriza se ahorrarian cientos de millones de dólares, señala.

Muchos críticos del sistema inmigratorio dicen que, en vez de despilfarrar dinero, se debería resolver el problema de fondo: un sistema que no concede suficientes visas legales para cubrir la demanda del mercado laboral, y que obliga a millones de inmigrantes a ingresar al país sin documentos legales.

Cada vez más, los indocumentados son arrestados por empresas privadas de detención, que se han convertido en un poderoso grupo de cabildeo en Washington. Asi como hay en Estados Unidos un “complejo militar-industrial” de empresas fabricantes de armas que influyen sobre las políticas militares, tambien hay un “complejo migtaorio-industrial” que influye sobre las políticas inmigratorias, dicen los críticos.

Un informe reciente de la cadena National Public Radio concluyó que la draconiana ley antiinmigración de Arizona fue gestada entre bambalinas por “la industria de las empresas carcelarias privadas”. El informe citaba a la Corporación Correccional de Estados Unidos, la empresa carcelaria privada más grande del país, como una de las que cabildeó a favor de la ley de Arizona. La empresa dijo que no ha hecho nada indebido.

¿Debemos seguir derrochando dinero en detenciones y deportaciones que no frenan la inmigración?, le pregunté a Ira Mehlman, vocero de la Federación para la Reforma Inmigratoria en Estados Unidos, un grupo que quiere reducir el nivel de inmigración.

“Deberíamos gastar más en hacer cumplir las leyes, especialmente en los lugares de trabajo”, dijo Mehlman.
“En el 2007, la ciudad de Nueva York recaudó $554 millones por concepto de violaciones del estacionamiento, mientras que el gobierno federal recaudó apenas $7 millones el año pasado de la empresas en las que encontró inmigrantes indocumentados. Eso revela que no estamos haciendo mucho para lograr que los empleadores cumplan la ley y no contraten a inmigrantes ilegales”, agregó.

Mi opinión: si el presidente Obama y el Congreso están considerando seriamente recortar drásticamente el gasto público –reduciendo incluso los fondos del FBI y otras agencias policiales –, deberían discutir también la posibilidad de cortar el despilfarro en el área de inmigración.

Como mínimo, deberían discutir seriamente si tiene sentido gastar $4,500 millones por año en deportar a trabajadores que no han cometido delitos graves y que hacen labores que los estadounidenses no quieren hacer, mientras se cortan fondos federales para el FBI y otras agencias policiales cuya misión es poner tras las rejas a criminales peligrosos. Para mí, eso no tiene sentido

Anuncios

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: