La Ciencia de Competir

Autor:Francisco Aravena F.
Fecha:17/05/12

La globalización puede significar grandes oportunidades para la comunidad científica -desde el acceso a la información hasta la capacidad de comunicar sus avances-, pero también plantea problemas que muchas veces resultan cruciales. Implica, por ejemplo, que la competencia, la carrera por lograr avances -traducida en bien común, pero monetizada en patentes y licencias- es contra todos y contra todo. De eso sabe bastante Sir Howard Newby, académico inglés que fue presidente de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia y que actualmente es vicecanciller de la Universidad de Liverpool. Newby -quien visitó Chile hace algunas semanas para participar en el seminario “Ruta a la excelencia: Acreditación 2.0. Una mirada internacional”, organizado por la UNAB- ha lidiado con el desafío de promover el desarrollo científico desde las universidades, y los retos de la era de la economía del conocimiento son una de sus especialidades.

“La comunidad de investigadores representa una tremenda competencia: entre grupos, entre universidades, entre países.Especialmente en temas de alto costo, como la física, las ciencias medioambientales o la química, hay una suerte de carrera armada”, advierte. En ese contexto, el problema para las universidades es considerable: deben atraer suficiente inversión como para realizar investigación -una inversión de lento, y a veces nulo, retorno-, al tiempo que deben formar a sus estudiantes. En ese terreno, Newby ve problemas principalmente para las europeas, sobre todo aquellas que dependen de fondos públicos, en tiempos de crisis. “Hay mucha preocupación de que no se pueda sostener el nivel de inversión en ciencia”, comenta, apuntando que el juego histórico es tratar de competir con Estados Unidos. “Y en cuanto a los otros países, tenemos a un grupo de asiáticos que están invirtiendo mucho: Corea, Singapur y China ven que la economía del conocimiento es un parte crucial del desarrollo. Pero aun para ellos es muy difícil competir a este nivel. Toma mucho tiempo y dinero alcanzar a las universidades más establecidas. En Latinoamérica están empezando, pero queda mucho camino”, advierte.

La salida está, para Newby, en la colaboración. “Muchas de las necesidades más importantes en el mundo hoy requieren esfuerzos colaborativos: el calentamiento global, la sustentabilidad y la salud pública. Son multidisciplinarios por naturaleza: son asuntos que no están limitados a un campo ni tampoco a un país específico, son globales”, destaca. “Así que además de promover la colaboración internacional, es importante promover la colaboración entre disciplinas. Si combinas esos dos desafíos, el problema es tridimensional, como una especie de cubo de Rubik”.

About these ads

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 31 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: