Cristina, petróleo y psicoanálisis

Fecha:21/04/12
Autor: Moisés Naim

Argentina es el país con más psicólogos per cápita. Este dato me vino a la mente cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que nacionalizaría Repsol YPF, la principal empresa petrolera del país. En todas partes, los psicólogos tratan de ayudar a sus pacientes a cambiar hábitos que dañan la salud (drogarse, fumar) o patrones de conducta que les hacen sufrir (elegir malas parejas, tolerar abusos, etcétera). Sigmund Freud llamó “compulsión a la repetición” a la tendencia a seguir haciendo lo que no conviene.

La nacionalización de Repsol-YPF produjo una andanada de críticas en todo el mundo. Excepto en Argentina. Según las encuestas, una inmensa mayoría de argentinos apoya la medida. Esto sorprende, ya que Argentina tiene una larga, conocida y triste historia de nacionalizaciones (1) que solo trajeron pérdidas, corrupción y miseria. De hecho, originalmente YPF era una empresa del Estado muy mal gestionada que, como muchas otras, fue privatizada. Cabe decir que la historia argentina con las privatizaciones tampoco ha sido una cosecha de éxitos. La corrupción en el proceso de vender los activos públicos al sector privado o las insólitas reglas a las que fueron sometidas las empresas una vez privatizadas hicieron que muchas de estas ventas fuesen un desastre. Pero los argentinos saben —o deberían saber— lo que sucede cuando su Gobierno mete las manos en una empresa. En la década pasada, la compañía de agua de Buenos Aires, Aerolíneas Argentinas y varias empresas de electricidad que habían sido privatizadas en los años noventa fueron renacionalizadas con argumentos muy parecidos a los que ahora ha utilizado la presidenta argentina para justificar la toma estatal de Repsol. El resultado de estas renacionalizaciones ha sido catastrófico. No solo sus servicios y desempeño general han empeorado, sino que incurren en pérdidas gigantescas que pagan los argentinos con sus impuestos. Según ha explicado Jorge Colina, economista del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, al periodista Charles Newbery, el subsidio estatal a estas tres empresas el año pasado fue un 80% mayor que el gasto gubernamental en el programa de bienestar infantil.

Pero los argentinos que aplauden la nacionalización de Repsol YPF no solo pueden aprender recordando su propia experiencia, sino también de lo que ha pasado en otros países. Los casos de la mexicana Pemex(1) y la venezolana PDVSA(1) son muy aleccionadores. Estas dos grandes compañías petroleras tienen más en común que el hecho de ser estatales o ejercer un virtual monopolio sobre la exploración y producción de petróleo y gas en países ricos en hidrocarburos. Su similitud más sorprendente es que, a pesar de que los precios del petróleo han estado en pleno auge, las dos empresas han declinado. Su producción, reservas y el potencial son inferiores a lo que solían ser, y su rendimiento es mucho peor de lo que fácilmente podría ser.

Insuficiente inversión, mala gestión, poco acceso a las nuevas tecnologías, el maltrato —o total rechazo— a los socios extranjeros son algunos de los males que comparten. Estas debilidades son, por supuesto, manifestaciones de la politización que las ha infectado. Y la intromisión política va más allá del amiguismo y el clientelismo que socavan su capacidad para operar de manera eficiente. Sus gobiernos aplican impuestos, regulaciones y controles de precios que impiden su buen desempeño y, en algunos casos, las obligan a involucrarse en actividades que nada tienen que ver con su misión principal.

La experiencia de otros países no solo aporta lecciones de fracaso; también hay grandes éxitos. El Gobierno argentino hubiese podido evaluar lo que está sucediendo en Brasil o en Colombia. Hasta hace poco, estos países eran importadores de hidrocarburos. Hoy la brasileña Petrobras es un actor global que va en camino de convertirse en una de las petroleras más importantes del mundo, mientras que en Colombia la producción de petróleo se ha disparado. En ambos casos, el gobierno se reserva un papel central, pero ha creado estructuras que protegen la gestión de la empresa de interferencias políticas.

Resulta obvio que la experiencia propia o ajena no ha pesado mucho en la decisión de la presidenta Fernández de Kirchner. La nacionalización de Repsol YPF no parece formar parte de una estrategia de desarrollo, de un plan energético o de una visión más amplia para el futuro de su país.

Quizás Sigmund Freud sea más útil que Karl Marx para entender las decisiones del Gobierno argentino. Pero apelar a Freud supone darle un gran peso a conductas impulsadas por el inconsciente. En este caso, está claro que Cristina Fernández de Kirchner es muy consciente de sus motivos. Y dudo que estos tengan que ver con Marx o con la promoción de los intereses del pueblo argentino.

Fecha:19/04/12
Autor:Andres Oppenheimer

Lo haya querido así o no, la decisión de la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner de nacionalizar la mayor compañía petrolera de su país ha hecho que Argentina sea vista en gran parte del mundo como un país que se ha pasado plenamente al bando populista “Bolivariano” de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

Pero lejos de integrarse a un club de países en plena expansión, la expropiación de YPF aislará aún más a Argentina en el campo económico y diplomático, porque se produce en un momento en el que bloque encabezado por Venezuela parece estar desinflándose, y en el que Brasil, Perú, Uruguay, El Salvador y otros países con gobiernos de centro-izquierda se están moviendo en la dirección opuesta.

Argentina ya había nacionalizado antes el correo (1) en el 2003, la empresa de agua Aysa (1) en el 2006, y la línea aérea Aerolíneas Argentinas(1) en el 2009. Más recientemente, el gobierno de Fernández expropió los fondos de jubilación privados, y cambió las leyes para poder usar reservas del Banco Central(1), que hasta hace poco era independiente.

Pero YPF, cuyo 51 por ciento de las acciones estaban en manos de la empresa española Repsol, era considerada la mayor empresa de Argentina. Ante los ojos de los inversores extranjeros y la mayoría de los países industrializados, Fernández cruzó la raya.

En un artículo sobre la nacionalización de YPF titulado “Fernández imita al (presidente de Venezuela Hugo) Chávez”, la agencia de noticias Bloomberg dijo que “las semejanzas de las políticas argentinas con las de Chávez ha aumentado desde la reelección de Fernández” en octubre. Un día antes, el Fi nancial Times había dicho: “Argentina puede olvidarse de que los inversores la consideren un país serio durante una generación más”.

El gobierno español ha protestado duramente contra la acción de Argentina. La Union Europea seguramente suspenderá las retrasadas negociaciones para un acuerdo de libre comercio con el Mercosur, y quizás pida sanciones internacionales contra Argentina.

Pero incluso dentro de Latinoamérica, el momento elegido por Argentina para desplazarse hacia el populismo radical es poco propicio. Argentina ingresa ante los ojos del mundo en un bloque en franco deterioro, y en momentos en que el anémico crecimiento económico mundial hace poco probable un alza de las materias primas que le de un segundo viendo a su economía.

Ya han pasado los días en que Chávez viajaba por el mundo distribuyendo petro-dólares en busca de apoyo para su modelo narcisista-leninista, anunciando oleoductos que unirían Caracas con Buenos Aires y otros proyectos faraónicos. Hoy, Chávez lucha por su vida contra un cáncer que lo obliga a pasar casi todo el tiempo en terapias en Cuba, y se enfrenta a una oposición cada vez mejor organizada en las elecciones del 7 de octubre de su país. No le queda dinero ni energias como para ayudar a otros.

Brasil -pese a su retórica de apoyo a Venezuela y Argentina- ha anunciado recientemente la privatización de sus cinco aeropuertos más importantes. Uruguay acaba de lograr la calificación de “grado de inversión”, que lo coloca junto a Chile, México, Brasil, Perú, Panamá y Colombia.

En México, el candidato favorito para las elecciones presidenciales de junio, Enrique Peña Nieto, ha dicho que quiere convertir el monopolio petrolero estatal en una industria con mayor participación privada, como Petrobras de Brasil. La empresa brasilera, a su vez, emprendió recientemente su mayor apertura al sector privado.

El gobierno de Fernández dice que Repsol no estaba invirtiendo en YPF, habia “vaciado” la empresa, y estaba llevando a Argentina a convertirse en importadora de energía.

La nacionalización de YPF goza de un amplio apoyo popular en el país, entre otras cosas porque -gracias a los altos precios internacionales de las materias primas- la falta de inversión externa no ha impedido al país un rápido crecimiento en los últimos años.

“Los argentinos hacen esto una y otra vez: rompen los contratos, no pagan las deudas”, dice Susan Kaufman Purcell, directora del Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami. “Desafortunadamente, mientras la reacción inmediata es decir que los inversores ya no irán a Argentina, en realidad no dejan de ir”.

Mi opinión: Argentina no tendrá mucho problema para encontrar un inversor extranjero que compre una porción minoritaria de YPF. Los inversores de la industria del petróleo están acostumbrados a trabajar con países inestables, y siempre habrá alguien nuevo -tal vez los chinos- dispuesto a invertir en las fabulosas reservas petroleras argentinas.

El problema es que – además del hecho de que el control estatal hará más ineficiente a YPF, tal como ocurrió con PDVSA en Venezuela – aunque lleguen nuevos inversores al sector petrolero, se irán los pocos que había en el resto de la economía. Salvo un giro de 180 grados, Argentina sera un país aún más dependiente de las materias primas, lo que acelerará su proceso de desindustrialización, y hará aumentar la pobreza.

Fecha:21/04/12
Autor: Alvaro Vargas Llosa
Artículo:España: entre la ira, la resignación y la prudencia

Argentina ha golpeado donde duele y con mucha conciencia de las dificultades que impiden a España responder con dureza material a lo que a todas luces ha sido una acción encaminada a humillar a su país y no sólo a una empresa petrolera.

La decisión de Cristina Kirchner de expropiar 51% de YPF, la filial argentina de Repsol, una de las grandes compañías de España, coloca al gobierno del Presidente Mariano Rajoy en una situación bastante difícil. Las armas con que cuenta para responder al gobierno argentino no son las que quisiera o, al menos, no son las más oportunas, dado el contexto actual. Está constreñido, además, por una grave situación interna que debilita de por sí al Estado que dirige y exige concentrarse en otras prioridades, y por la enorme presencia de otras empresas ibéricas en Argentina, a las que Kirchner ha amenazado abiertamente en una comparecencia esta semana.

Es evidente, por la forma en que fue hecha la expropiación, que el gobierno argentino quiso afectar muy frontalmente a España, pero también evitarse demasiados problemas con otros países. Por eso, los casi 4.000 millones de dólares en acciones de YPF controladas por fondos de inversión estadounidenses no han sido expropiados. Aún así, Buenos Aires no tuvo más remedio que afectar a México porque Pemex, la empresa petrolera de ese país, posee el 9,49% de Repsol y, en menor medida, porque al hacer que un gobierno regional argentino cancelara una de las licencias con que contaba YPF, en la práctica perjudicó a Enap(1), la compañía chilena que actuaba como operadora de YPF en ese caso. No es de extrañar, pues, que el mandatario mexicano, Felipe Calderón, haya llamado “muy poco responsable y muy poco racional” a la decisión de Kirchner y que Sebastián Piñera, más prudente, haya pedido que “se respeten los convenios internacionales”. Cabe anotar, sí, lo audaz que fue el Presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien a pesar de no tener su país intereses directamente relacionados con lo ocurrido, ironizó con ocasión de un foro de inversiones en su país lanzando, en presencia de ejecutivos españoles, un contundente: “Nosotros no expropiamos, Presidente Rajoy”.

El problema que tiene entre manos Rajoy es triple: las inversiones españolas que todavía son vulnerables a un eventual zarpazo argentino; existe una significativa dificultad en dar contenido concreto a la solidaridad retórica de otros países, especialmente los europeos y Estados Unidos, y hay el riesgo de abrir un frente de batalla que movilice a toda la izquierda radical latinoamericana contra España y, por tanto, de que algo que es por el momento un conflicto político en torno a una expropiación, pase a ser un debilitamiento de la relación española con parte significativa de Iberoamérica en un momento especialmente adverso.

Hay unas 400 empresas españolas en Argentina, entre ellas, 15 que cotizan en la Bolsa de Madrid(1) y son de mucha importancia para la economía ibérica en su conjunto. De hecho, España es el país que lidera el stock (o sea la acumulación) de capital extranjero en ese país: uno de cada cuatro dólares invertidos a lo largo de los años en Argentina es español. Hay empresas, como Prosegur, que generan la quinta parte de sus ventas en Argentina y otras, como DIA (alimentos), que obtienen allí más de siete por ciento de las suyas. Otras más grandes, como Telefónica, dependen del mercado argentino para algo más del cinco por ciento de sus ventas (la compañía telefónica tiene 23 millones de clientes en ese país). Para no hablar de otras compañías energéticas o de bancos, como el Santander y el BBVA. Esas empresas están hoy por lo bajo pidiendo a España no dar una respuesta excesivamente “desproporcionada” que las coloque en situación vulnerable. Y Rajoy no puede ser insensible a un pedido semejante cuando Telefónica tiene hoy a América Latina como su principal fuente de ganancias y a Argentina como su segundo mercado en el continente, lo que permite compensar el deterioro del mercado español. En este caso, pues, los intereses de Antonio Brufau, presidente de Repsol, y de sus colegas no están exactamente alineados.

El segundo problema que España enfrenta de cara a este conflicto tiene que ver con la posibilidad de adoptar acciones concretas. La acción legal más importante que puede emprender Repsol -y que contará con respaldo político de Rajoy- es una demanda contra Argentina en el tribunal de arbitraje del Banco Mundial(1), conocido como Ciadi (Centro Internacional de Arreglos de Diferencias relativas a las Inversiones). Pero resulta que Argentina ha sido objeto allí de 48 demandas y sólo tres han sido resueltas en contra de Buenos Aires (las de las norteamericanas Azurix y CMS y la francesa Vivendi). Lo que ocurre casi invariablemente en este tipo de procesos es que el litigio se suspende después de unos años, porque la empresa afectada, sea la que sea, negocia con Argentina o desiste por completo cuando encuentra la oportunidad de hacer una nueva inversión o de proteger alguna otra ya existente (Telefónica acabó negociando un acuerdo hace un tiempo, por ejemplo, para renunciar a una demanda). Incluso en los casos en que hubo fallos contra Argentina, el gobierno se negó a pagar. Esa es la razón por la cual la Administración de Barack Obama ha retirado las preferencias arancelarias a Argentina.

Una acción semejante a la que ha tomado Estados Unidos podría tomar la Unión Europea. Eliminar las preferencias arancelarias de que goza Argentina en Europa sería perjudicial para ese país, pero es improbable que se llegue a ese extremo, como es improbable que se denuncie el Tratado de Amistad y Cooperación: nunca antes se ha tomado una decisión así y no está claro que Rajoy quiera escalar el conflicto hasta ese nivel. Por lo pronto, España ha anunciado que priorizará la compra de biodiésel a sus socios europeos en perjuicio de Argentina, que le vende este combustible por unos 800 millones de euros anuales. Pero si Europa en conjunto se animara a adoptar una represalia comercial, se verían afectados principalmente productos como la soja, el combustible y las carnes argentinas en el conjunto de la unión. Hablaríamos en ese caso de algunos miles de millones de euros. Hasta ahora, sin embargo, lo que ha habido es pura retórica de parte de la Comisión Europea (expresando su “más enérgica condena”) y de los parlamentarios. Los ministros de Asuntos Exteriores, probablemente, harán un pronunciamiento conjunto semejante muy pronto.

Estados Unidos no hará mucho más de lo que ya ha hecho, que es expresar su “preocupación” y decir que Argentina tiene que “justificar” su decisión, aun cuando el ministro de Relaciones Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, intenta que Hillary Clinton se comprometa más con su posición para actuar en el G-20 y el Fondo Monetario Internacional. La razón es simple: la secretaria de Estado es consciente del riesgo de victimizar a Cristina Kirchner y echarla en brazos de Hugo Chávez y el grupo del Alba, que cerraría filas contra Washington ante cualquier acción concreta. En este escenario es improbable, a juzgar por los antecedentes, que los gobiernos moderados se atrevieran a expresar su respaldo al gobierno norteamericano contra sus vecinos argentinos. Washington, al menos, así lo entiende por su experiencia en la OEA, el organismo hemisférico. Y en cualquier caso, ni el FMI ni el G-20 resultan hoy en la práctica útiles a Argentina. El efecto sería simbólico -y políticamente costoso- pero no tendría mucha secuela material.

También en España y Europa existe el comprensible temor a provocar una reacción en cadena de la izquierda radical a la que los latinoamericanos moderados no puedan responder con claridad. En ese caso, España, que atraviesa su peor crisis desde la transición a la democracia, se abriría un nuevo frente político desgastante. Rajoy sabe que tarde o temprano el Partido Socialista lo acusaría de haber arruinado las relaciones con Iberoamérica, asunto que para Madrid tiene algo más que resonancias nostálgicas: los españoles siempre se han preciado de ser el puente por el que pasa buena parte de la relación de toda Europa con América Latina. Poner en riesgo ese “estatus”, por un conflicto generalizado con varios países latinoamericanos, es algo que a Rajoy no interesa en este momento.

Como se ve, pues, Argentina ha golpeado donde duele y con mucha conciencia de las dificultades que impiden a España responder con dureza material a lo que a todas luces ha sido una acción encaminada a humillar a su país y no sólo a una empresa petrolera (eso indican las frases irónicas aludiendo al incidente del rey en Botsuana, el asalto físico a la sede de Repsol en Buenos Aires y la expulsión de los directivos españoles sin darles un segundo de aviso y sin tener en cuenta que, en teoría, todavía la compañía española tiene un porcentaje pequeño de la propiedad, pues no se ha expropiado el 57, sino el 51 por ciento).

Rajoy entiende bien que lo sucedido en Argentina es síntoma de que el modelo está fracasando y, por tanto, de que el peronismo buscará chivos expiatorios en el exterior para fortalecerse internamente, a medida que la po- blación vaya dándose cuenta de lo que realmente sucede. Eso significa que si España se limita a algunas frases retóricas, por temor a poner en riesgo a otras empresas españolas y a alimentar el radicalismo argentino, puede suceder exactamente lo contrario de lo pretendido con dicha prudencia: es decir, que Buenos Aires crea que la debilidad de Rajoy es un escenario perfecto para seguir afectando a otros intereses españoles. Después de todo, no hay ninguna posibilidad de que no se produzcan nacionalizaciones en el futuro, dado que el modelo ya no es financiable y las dos grandes fuentes de dinero que había -las pensiones y las reservas- ya fueron capturadas por las autoridades en su momento para tapar agujeros.

Pase lo que pase, la herida que ha abierto Kirchner tardará muchos años en cerrar. Los españoles difícilmente olvidarán que un país cuyos ciudadanos han emigrado a la madre patria por oleadas a lo largo de décadas, les asestó un golpe frontal en su momento más vulnerable y que, para colmo, la jefa del Estado se burló de su rey, insultó a su gobierno, amenazó a sus otras empresas y echó a sus ejecutivos como perros sarnosos de la sede de la entidad expropiada, sin darles tiempo a salir con dignidad.

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 31 seguidores

%d personas les gusta esto: