Lucas, Mario, no se confíen

Si bien la nominación de Gobiernos tecnócratas a Grecia e Italia puede calmar a los nerviosos mercados, también podría impulsar a los partidos políticos populistas, subrayando el déficit democrático en la UE.

Fecha:15/11/11
Autor:Gideon Rachman

La llegada de los primeros ministros tecnócratas a Grecia e Italia no ha contado con la aprobación de todo el mundo. Algunos se quejan de que Lucas Papademos y Mario Monti no hayan sido elegidos, sino que sus nombramientos sencillamente confirman el carácter elitista(1)  y no democrático del proyecto europeo.

Es posible. Pero los tecnócratas (1) presentan ciertos aspectos a su favor en medio de una crisis financiera. Se sienten como en casa en el mundo de las curvas de rendimiento y las obligaciones de deuda garantizadas. Entienden el funcionamiento de los países extranjeros, así como el de los mercados. Al entrar en sus despachos, probablemente no te pedirán un soborno ni te darán pellizcos en el trasero. Puesto que se asume que no desean desarrollar una carrera política a largo plazo, puede que sean capaces de tomar decisiones complicadas.

Carreras en Goldman Sachs

Los tecnócratas europeos suelen presentar credenciales sorprendentemente similares. Comparemos los currículos de Monti, Papademos y Mario Draghi, que acaba de llegar a la presidencia del Banco Central Europeo. Los tres son economistas y se han formado en Estados Unidos. Los tres han ocupado puestos superiores en la burocracia de la Unión Europea. Tanto Monti como Draghi han trabajado en Goldman Sachs.

Estas cualificaciones serán del agrado de los mercados, aunque no de los detractores de la globalización. Pero Europa y el mundo en general tienen motivos más que suficientes para esperar que Monti y Papademos puedan hacer milagros. Porque, si no lo consiguen los tecnócratas, los extremistas están al acecho para sustituirles.

En Grecia, alrededor de un cuarto del electorado afirma actualmente que apoya a los partidos de la extrema izquierda y un ocho por ciento que respalda a la derecha nacionalista. Conjuntamente, los extremos políticos en Grecia ahora reúnen más apoyo que cualquiera de los dos partidos dominantes. En la política italiana posiblemente reine la confusión durante un tiempo tras la dimisión forzada de Silvio Berlusconi. Pero en el pasado, Italia ha creado poderosos movimientos comunistas y de extrema derecha. Mientras, Umberto Bossi, de la Liga Norte, afirma que le encantaría formar parte de la oposición, donde puede clamar contra la UE, los inmigrantes y los italianos del sur.

La radicalización de la política

En Europa, la radicalización de la política es visible tanto en las naciones acreedoras como en las deudoras. Marine Le Pen, del Frente Nacional de extrema derecha, tendrá un gran impacto en las elecciones presidenciales francesas de 2012, aunque posiblemente no sea la vencedora. En Países Bajos, el Gobierno ahora depende de los votos del Partido de la Libertad liderado por Geert Wilders, que se sitúa en segunda posición en las encuestas. El Partido de la Libertad de extrema derecha en Austria registra en las encuestas un empate con el Partido Popular que gobierna actualmente. En Finlandia, el partido nacionalista de Los Finlandeses sigue ganando terreno y supera con creces el 20 por ciento en los sondeos.

Todos estos partidos al alza critican a las “élites”, ya sea en Bruselas, en Wall Street o en sus propios Gobiernos. Todos se muestran hostiles ante la globalización y la inmigración, en especial la que procede del mundo musulmán. Algunas partes de la extrema derecha europea, como el partido Jobbik en Hungría siguen insistiendo en las temáticas antisemitas tradicionales. Pero otros, como Wilders en Países Bajos, se declaran firmemente a favor de Israel porque ven en el Estado judío un aliado en un choque de civilizaciones con el mundo musulmán.

Sin embargo, los populistas de Europa están cada vez más decididos a acabar con el reclamo electoral de la hostilidad hacia la inmigración y en lugar de ello se centran en el aspecto económico y del euroescepticismo, que presenta un atractivo más amplio.

Todos los partidos populistas (1) se declaran abiertamente escépticos con respecto a la UE, que consideran como la mayor responsable de todo aquello que aborrecen: el multiculturalismo, el capitalismo internacional, la erosión de las fronteras nacionales y la desaparición de las monedas nacionales.

Marine Le Pen aboga por la retirada de Francia del euro, por imponer barreras arancelarias y renunciar al acuerdo de Schengen sobre la libre circulación de personas a través de la UE. Wilders, que antes se centraba únicamente en luchar contra el islam, acaba de anunciar que está investigando la posibilidad de que Países Bajos abandone el euro y vuelva al florín. Según las encuestas, la mayoría de la población holandesa ahora se arrepiente de haberse unido a la moneda única europea.

Votantes atraídos por los partidos extremistas

De momento, en Europa no existe ningún partido ni de la extrema derecha ni de la extrema izquierda que esté a punto de llegar al poder a través de las urnas. Por lo general, los partidos dominantes aún pueden unirse para mantener a raya a los extremistas. Pero seguiría siendo un gran error considerar que los populistas y los extremistas no tienen nada que hacer.

Estos grupos ya son lo bastante poderosos como para influir en gran medida en el debate. Los políticos de los partidos mayoritarios en las naciones acreedoras como Finlandia, Países Bajos y Eslovaquia sostienen que, después del rescate griego, posiblemente no podrían aprobar más paquetes de préstamos para Italia, ya que los votantes se rebelarían y se posicionarían en los extremos políticos. En Francia, los debates sobre inmigración y política económica claramente han estado dominados por el Frente Nacional.

Y todo esto se produce en una situación económica negativa, aunque aún no sea catastrófica. Pero imaginemos qué ocurriría en el paisaje político europeo si los bancos empezaran a derrumbarse, la gente perdiera sus ahorros y sus trabajos y se produjera otra profunda recesión. En ese punto, los votantes estarían lo bastante desesperados y desilusionados como para recurrir en mayor medida a los partidos extremistas.

Por ello, dependemos mucho de la capacidad de los tecnócratas para estabilizar sus economías nacionales, calmar los mercados de los bonos y evitar otra crisis financiera y la disolución desordenada del euro.

El problema es que, aunque Monti, Papademos y Draghi sean hombres competentes, no pueden hacer milagros. Y el peligro es que la situación en Europa puede que sea ya tan crítica que ni los tecnócratas más brillantes y férreos sean capaces de cambiar el rumbo.

Opinión

La austeridad es la ideología de los tecnócratas

“En lo único que había consenso es que estábamos en la fase política de la crisis económica y ha llegado la tecnocracia”, escribe el columnista Joaquín Estefanía en El País, tras la designación como líderes de los Gobiernos italiano y griego del excomisario europeo Mario Monti y del exvicepresidente del BCE Lucas Papademos, respectivamente.

Los tecnócratas no son espíritus puros sino que, como los políticos a los que sustituyen y el resto de los ciudadanos, tienen su ideología y llegan al poder para aplicar una determinada política económica: la que ha ordenado la señora Merkel con el apoyo acrítico de Sarkozy, que consiste en grandes dosis de austeridad para los países del sur a cambio de salvar la eurozona, que es el glacis en el que se desarrolla y negocia su economía en condiciones más favorables. [...] La crisis dice a los perdedores, lamentamos sinceramente el destino que habéis tenido, pero las leyes de la economía son despiadadas y es preciso que os adaptéis a ellas reduciendo las protecciones que aún poseéis. Si os queréis enriquecer debéis aceptar previamente una mayor precariedad; este es el camino que os hará encontrar el futuro.

Fecha:16/11/11
Autor:Marc Roche

Mario Monti, Lucas Papademos y Mario Draghi tienen algo en común: han trabajado para el banco de inversiones estadounidense. No es fruto del azar, sino de una estrategia de influencia que puede que ya haya tocado techo.

Son serios y competentes, sopesan los pros y los contras, estudian a fondo los informes antes de dar su opinión. La economía es su gran debilidad. En raras ocasiones se descubren estos hijos de la Luz que han accedido al Templo tras un largo y exhaustivo proceso de selección. Se trata al mismo tiempo de un grupo de presión, de una asociación para recabar información y de una red de ayuda mutua. Son los compañeros, los maestros y los grandes maestros llamados a “difundir por el universo la verdad adquirida en la logia”.

Sus detractores les acusan de constituir una red de influencia europea tejida por el banco estadounidense Goldman Sachs para que actúe como una masonería. En distintos grados, el nuevo presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi, el presidente designado del consejo italiano Mario Monti y el nuevo primer ministro griego Lucas Papademos son las figuras emblemáticas de esta tupida red.

Excomisarios y responsables de bancos centrales

El primero fue vicepresidente de Goldman Sachs International para Europa entre 2002 y 2005. Fue “asociado” y encargado de las “empresas y países soberanos”, el departamento que poco antes de su llegada ayudó a Grecia a maquillar sus cuentas gracias al producto financiero “swap” sobre la deuda soberana.

El segundo fue asesor internacional de Goldman Sachs desde 2005 hasta su nombramiento al frente del Gobierno italiano. Según el banco, su misión consistió en aconsejar “sobre los asuntos europeos y los grandes asuntos de las políticas públicas mundiales”. Mario Monti se dedicó a “abrir puertas” y su tarea consistía en acceder al interior del poder europeo para defender los intereses de Goldman Sachs.

El tercero, Lucas Papademos, fue gobernador del Banco Central de Grecia entre 1994 y 2002. En este puesto, desempeñó una función aún no dilucidada en la operación de maquillaje de las cuentas públicas realizado con ayuda de Goldman Sachs. Por otro lado, el gestor de la deuda griega es Petros Christodulos, que fue broker del banco estadounidense en Londres.

Otros dos pesos pesados de la red de Goldman en Europa también han ocupado un lugar destacado en la crisis del euro: Otmar Issing, exmiembro del directorio del Bundesbank y execonomista jefe del Banco Central Europeo; y el irlandés Peter Sutherland, administrador de Goldman Sachs International, que participó entre bastidores en el rescate de Irlanda.

Recabar información con total legalidad

¿Cómo se ha creado la red de fieles y de intermediarios? En Estados Unidos, este círculo mágico se constituyó con antiguos responsables de la institución que llegaron con todo lo necesario al más alto nivel de la función pública. En cambio, en Europa, Goldman Sachs se hizo apóstol del capitalismo de las relaciones. Pero al contrario que sus competidores, al banco no le interesaban ni los diplomáticos retirados ni los altos funcionarios nacionales ni internacionales y menos aún los antiguos primeros ministros ni los ministros de Finanzas. Goldman se fija sobre todo en los responsables de los bancos centrales o en los excomisarios europeos.

Su principal tarea consiste en recabar información con total legalidad sobre las operaciones futuras o sobre la política de los tipos de interés de los bancos centrales. Al banco le gusta situar a sus hombres sin desenmascararlos jamás. Por este motivo, sus señores feudales ocultan esta filiación cuando conceden una entrevista o realizan una misión oficial. Una vez bien introducidos, estos “ex” charlan de una cosa y otra con sus interlocutores. Las lenguas se van soltando ante personajes de este temple. “Sabían por dónde soplaba el viento”, como se suele decir. A continuación, la información exclusiva circula por la salas de mercado del banco.

Un antiguo asociado de Goldman Sachs en el BCE, un exintermediario al frente del Gobierno italiano, una persona cercana en el poder de Grecia: para sus enemigos, el banco cuenta actualmente con un fantástico enlace entre Fráncfort, Roma y Atenas que podría resultar de gran utilidad en estos tiempos revueltos.

Al banco se le han acabado los buenos tiempos

Sin embargo, más allá de las apariencias, puede que se acerque el fin de la influencia de Goldman en Europa, que estaba en la cima de su poder antes o durante la tormenta financiera de 2008.

Efectivamente, las antiguas complicidades que mantenían los exbanqueros centrales curtidos y movilizados para mover los hilos, hoy resultan menos útiles ante los políticos sensibles a la impopularidad de los profesionales financieros, considerados responsables de la crisis. Allí donde Goldman Sachs podía ejercer antes fácilmente su talento, una serie de asuntos le han situado en contra del poder público. La agenda de contactos ya no basta en un planeta financiero complejo y técnico, ante una nueva generación de industriales con menos respeto por la clase dirigente.

Los jefes europeos que han salido a la conquista del mundo se han emancipado de las cruzadas de las altas finanzas al estilo de Goldman Sachs. La búsqueda de la valorización del accionista, las exigencias de transparencia y el activismo del contrapoder (los medios de comunicación, las ONG, los inversores institucionales) tienden a atenuar el “efecto red”.

- Descarga el artículo en formato PDF

- Comenta este artículo

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 31 seguidores

%d personas les gusta esto: