Democracia vs dictadura

Fecha:08/11
Autor: Alejandro Kirk – Periodista

Debe haber medios de comunicación profesionales de calidad, que investiguen y denuncien sin afanes de neutralismo o imparcialidad, pero también sin concesiones a la propaganda y a la “opinología” política.

Es sintomático que Chilevisión (def)haya realizado un reportaje sobre la violencia en las manifestaciones, sin culpar automáticamente a los manifestantes “violentistas”.

Es sintomático que la base probatoria inicial de ese reportaje -y las más fuerte de todas las que presenta- hayan sido imágenes de una nota de TeleSUR (def), de hace un año, en que quedaba en evidencia cómo la policía se infiltra en las manifestaciones y provoca desórdenes, incluso con un joven subteniente violentamente detenido. Es muy posible que este vistoso arresto tuviese el propósito de construir sobre él una “leyenda” para legitimarse ante los grupos de estudiantes que se consideran a sí mismos anarquistas (y que confunden -según la pauta de la propaganda derechista- el anarquismo con la violencia callejera).

¿Por qué hace un año la nota de TeleSUR no generó reacción alguna y ahora los infiltrados son tema? Por “los porfiados hechos” que machacaba Lenin: al parecer algunos de los gerentes de los medios televisivos se están dando cuenta de que están llegando al límite de la credibilidad -si no lo pasaron ya- y que conviene adaptarse.

Chile vive momentos dramáticos muy difíciles de apreciar, diagnosticar o catalogar, y mucho menos anticipar su desenlace. Lo que ocurre hasta ahora permite, sin embargo, prever que hay una oportunidad única, al menos desde 1987, de abrir paso a una transición democrática. La opción no es por más democracia, sino entre democracia y dictadura. Nada menos.

Y por ello, las circunstancias están dadas para el surgimiento (o reforzamiento) de potentes medios de comunicación revolucionarios -hay que perderle el miedo a la palabrita- que hagan converger el enorme caudal de información que circula por las redes digitales, y les dé no sólo el cauce político y de movilización necesarios, sino que logren hegemonizar la agenda informativa y acorralar a las fuerzas del sistema: la ultraderecha en el Gobierno y la derecha moderada que representa la Concertación.

Ambos grupos están maniobrando desesperadamente para buscar una solución sistémica a la crisis institucional, principalmente a través de iniciativas de reformas que a esta altura son timoratas y tardías. Día a día, para los chilenos y chilenas se convierte en verdad incontestable, por encima del miedo y el fatalismo entronizados en la cultura nacional, que lo único que se puede hacer es cambiar la Constitución entera, y que esto sólo es posible mediante una Asamblea Constituyente(def).

A esa perspectiva le tiene pánico la inmensa mayoría de quienes han dirigido el país desde 1973, desde Pinochet a Piñera. Y este pánico es peligroso para el pueblo, porque lo experimentan virtualmente todos quienes detentan poder en el país: empresarios, jueces, militares, parlamentarios, concejales, sindicalistas, partidos y hasta algunas ONG. Casi todos ellos están de alguna manera conjurados para que se cambie algo, incluso la Constitución(def)(doc), pero sin participación popular.

El peligro lo estamos viendo en la represión. Tanto aquella abierta, terrorista, destinada al amedrentamiento, como la cerrada, que nos pone a todos y todas en situación de riesgo. Hay inmensos sistemas de espionaje, inmensos recursos humanos, técnicos y financieros destinados a preservar el statu-quo y cualquiera de nosotros es víctima potencial de acusaciones inverosímiles, arrestos, montajes e incluso de violencia física selectiva.

Debe haber por tanto medios de comunicación profesionales de calidad, que investiguen y denuncien sin afanes de neutralismo o imparcialidad, pero también sin concesiones a la propaganda y a la “opinología” política. Ya los hay, pero son aun marginales y débiles. Para ello hay recursos, aunque todavía dispersos. De la Concertación y de la propia derecha ya hay gente que se está desgajando del racimo, sea por oportunismo o por haber descubierto en qué estaban metidos.

Tales medios deben ayudar a forzar a los medios tradicionales a un acercamiento más objetivo a la realidad. En eso
consiste la hegemonía noticiosa: quién fija la pauta. Es muy difícil, porque esos medios dependen de la publicidad, que está en manos de los grupos económicos, totalmente ideologizados y decididos a todo para mantener un orden social que les garantiza tasas de lucro impensables en otras partes del mundo.

Prueba de lo anterior es que el tema de los infiltrados no generó escándalos: fue silenciado inmediatamente. Y es que los “violentistas” -que generan terror a la represión- son prácticamente la única arma que les queda para evitar que el pueblo se apropie de la calle, donde a final de cuentas se deciden las cosas. El sistema se está atrincherando y planifica sus golpes: basta ver los titulares de La Tercera (def) y El Mercurio(def), idénticos al tiempo dictatorial.

Una acción efectiva en el área comunicacional puede a su vez servir en algo para prevenir el riesgo real de una escalada represiva que lleve a situaciones similares a la dictadura, algunas de las cuales ya comenzaron, y que pueden terminar con muertos y heridos. El Gobierno parece determinado a evitar muertes -no se han esgrimido hasta ahora armas de fuego- pero las provocaciones policiales, fuerzas que tal vez se mueven con impulsos propios, han conducido muchas veces a los carabineros a situaciones límite, totalmente innecesarias, en que sus vidas están en peligro.

Fecha: 05/08/11
Fuente: Luis Casado
Artículo: Te lo habíamos dicho: Black Thursday again

Quieras que no, la única salida es la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Para que el pueblo de Chile se represente a sí mismo y decida soberanamente de las leyes que quiere darse. Comenzando por una Constitución democrática.

Hoy por la mañana alguna prensa, -no encontrando nada que decir a propósito del enésimo descalabro de las Bolsas planetarias-, tituló: “La economía estadounidense creó 117 mil empleos en julio”. ¿Y ahí? Si se trataba de encontrar algo que le levante el ánimo a Piñera y a Larraín, su ministro de Hacienda, se quedaron cortos.

Como suelo repetir que las Bolsas y la economía sólo tienen una lejana relación, no voy a decir que esto es un acabo de mundo. No lo es. Sin embargo, la Bolsa de Londres cayó ayer en un -3,43%. Para no ser menos la de Frankfort se zambulló de un -3,40%, el índice CAC40 de París bajó en un -3,90%, el madrileño IBEX35 fue de culo en un -3,89% y el de Milán en un patético -5,16%. Wall Street, que suele aminorar los efectos de las Bolsas ancilares (del latín Ancilla: esclava, sierva), esta vez también se fue de espaldas porque el Dow Jones reculó en un sólido -4,31%, el índice S&P de un -4,78%, y el Nasdaq que acoge las tecnologías de punta perdió nada menos que un 5,08%. Es impresionante como reina la confianza en el eficiente mundo neoliberal, que hace y deshace con la economía occidental.

Como el jueves negro no hace sino continuar una tendencia de varias semanas y el día de hoy no trajo sino más caídas (París: -1,26%, Frankfort: -2,78%, Tokio: -3,72%, Hong Kong: -4,29%, Nasdaq: -2,39%, Dow Jones: -1,30%) uno concluye que la credibilidad de Barack Obama, la del presidente de la FED Ben Bernanke y la de Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, andan por ahí con la de un cierto Sebastián Piñera que comienza seriamente a inflárselas a sus aliados de la UDI y a sus amigos de RN.

Ben Bernanke, -conocido como “Helicopter Ben” porque en un discurso que pronunció en 2002 anunció que la solución para la deflación consiste en tirar billetes de US$ 100 desde un helicóptero-, es tratado de payaso (clown) por los analistas yanquis. Entre otros porque desde su “helicóptero” solo le tiró dinero a Wall Street. Criticar al pobre Jean-Claude Trichet sería como dispararle a una ambulancia: baste con saber que se trata de un cretino patentado. En cuando a Barack Obama, se está poniendo al nivel de Piñera: si sigue así, pronto vamos a echar de menos a George W. Bush.

En fin, que el jueves fue negro no sólo por lo de las Bolsas, sino también por la miopía del gobierno de los empresarios que sucedió a los gobiernos de los palos blancos. Una de las más grandes demostraciones de espíritu cívico que hayan hecho los chilenos en 38 años (dos manifestaciones y una sonajera de cacerolas) fue reprimida con saña. Si Hinzpeter quería explicar las razones de la eliminación de los cursos de educación cívica por parte de la dictadura, aplicó a la letra eso de “la letra con sangre entra”. Uno se pregunta dónde va a aprender esas cosas este Hinzpeter, y no osa imaginarlo bajo pena de excomunión.

Lo que ningún jungführer percibe es que lo único que logran es darnos la razón: esta institucionalidad no da para más. Todas sus maniobritas cortas de vista ponen en evidencia que quienes han mangoneado el país de 1973 en adelante, y hasta el día de hoy, están convencidos de que el pueblo chileno forma parte del paisaje.

Se equivocan gravemente. La única fuente legítima del poder y de las instituciones reposa justamente en el pueblo que desprecian. Ellos lo saben. Por esa razón, de 1973 a 1989, y luego de 1990 a nuestros días, unos y otros han hecho lo imposible para alejarlo de las decisiones que le conciernen. Represión primero, consensos de cogobierno luego, represión de vez en cuando y de cuando en vez, sordera, arrogancia, autismo y menosprecio siempre.

Pero la física y los pueblos tienen eso de diferente con el cuentito para subnormales que es la economía: que las mismas causas generan siempre los mismos efectos. De ahí que llegásemos, una vez más, a un Black Thursday.

¡Quien hubiese imaginado que Piñera iba a ser nuestro Napoleón III !

Quieras que no, la única salida es la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Para que el pueblo de Chile se represente a sí mismo y decida soberanamente de las leyes que quiere darse. Comenzando por una Constitución democrática.

 

La Constitución Chilena actual

A inicios de la Dictadura Militar, el general Leigh planteó el problema de darle al país una nueva carta fundamental, en reemplazo de la Constitución de 1925 que condujo (según Leigh) al quiebre institucional. Le dio el trabajo de elaborar un anteproyecto de Constitución a laComisión Ortúzar, presidida por el jurista Enrique Ortúzar, y entre los elementos claves se encontraría el líder gremialista Jaime Guzmán. En1978 Pinochet ordenó que se entregara el anteproyecto al Consejo de Estado, quien redactaría la nueva Constitución.

El consejo estaría integrado por representantes de los diversos sectores del país (excluyendo a la izquierda) y los ex presidentes que todavía vivieran (Gabriel González VidelaEduardo Frei Montalva y Jorge Alessandri Rodríguez, mas Frei rechazaría la invitación). El consejo fue presidido por Alessandri, creyendo éste que podría plasmar sus ideas en la nueva Constitución; él prefería una reforma a la de 1925 para sustentar más la legalidad, ya que sus ideas de una rápida transición a la democracia serían desestimadas y cambiadas por los miembros de la Junta. A pesar de eso sería, junto al gremialista Jaime Guzmán, el cerebro del consejo, plasmando gran cantidad de ideas que tenía planeada desde su intento fallido de reforma durante su Gobierno. Como insistiese ante la Junta por su propuesta de transición (que duraba seis años, en vez de los dieciséis que planteaba Pinochet), renunció a su puesto en el concejo.19

Para legitimizar la Constitución, Pinochet llamó a un plebiscito a realizarse el 11 de septiembre de 1980. No hubo oposición a la propuesta más que un único acto permitido en el teatro Caupolicán, encabezado por Frei Montalva para votar negativo. No hubo registros electorales ni tribunales electorales, marco en el que se observaron numerosas irregularidades. El plebiscito tuvo un resultado oficial de un 67% de aprobación, resultado sumamente cuestionado en virtud de las condiciones mencionadas.20

La Constitución de 1980 planteaba la disminución de las facultades del Congreso; la creación del Tribunal Constitucional; se consideraba al Estado subsidiario en lo económico, social y cultural; se creó el Concejo de Seguridad Nacional, presidido por el presidente de la República; se sustituyó el sistema proporcional electoral por uno binominal; se estableció el sistema de segunda vuelta electoral cuando no se ha logrado mayoría absoluta en las elecciones presidenciales; se fijó el período presidencial en 8 años (después se cambiarían a seis y luego a cuatro); y se estableció un plazo de transición a la democracia: durante ocho años Pinochet gobernaría como presidente, y cuando terminase ese período la Junta pondría un candidato (que sería Pinochet posteriormente) para que lo aprobase en un nuevo mandato de 8 años o lo rechazase.

Luego, en el año 2005, bajo la administración del presidente Ricardo Lagos se aprobó una serie de reformas a la constitución de 1980, algunas tuvieron por finalidad democratizar la carta magna, otras afectaron a las atribuciones de los funcionarios públicos y el plazo durante el cual ejercen sus cargos, por ejemplo se redujo el período presidencial de seis a cuatro años, excluyéndose como ha sido la tónica, la posibilidad de ir por un segundo término consecutivo.

About these ads

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Un Comentario

  1. Pingback: Las claves de la crispación norteamericana « El Moderador

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 31 seguidores

%d personas les gusta esto: