Las revoluciones árabes y nosotros

Fecha: 30/05/11
Fuente:Mladá Fronta DNES Prague
Autor:Jan Fingerland

Tras unos meses de revoluciones árabes ¿qué ha aprendido Europa de ellas? Según Arshin Adib-Moghaddam, catedrático de la Universidad de Londres, no debe sucumbir al mito de un conflicto entre el Islam y Occidente y sí entablar una diplomacia más ambiciosa e independiente.

Imagine que vengo de Marte, que acabo de aterrizar en este planeta y no sé nada de Oriente Próximo. ¿Cómo me explicaría lo que está ocurriendo actualmente en el mundo árabe?

Se está produciendo un levantamiento por la democracia y la libertad, por la independencia y los derechos humanos. Y está ocurriendo por primera vez desde la caída del Imperio Otomano. Todos los países árabes fundamentalmente surgieron de la desintegración de este imperio. Algunos cuentan con una historia separada como Estado-nación, como es el caso de Irán, Turquía y Arabia Saudí hasta cierto punto, pero la era colonial tuvo un gran impacto en la política interna. De este modo surgieron estructuras estatales autoritarias, porque los nuevos Estados intentaron crear una idea de lo que significa ser sirio, iraquí, jordano, etc. Los levantamientos tienen sus raíces en las sociedades en sí mismas y demandan un nuevo tipo de política. Las nuevas cadenas de televisión emiten con mucha independencia y es algo nuevo en esta región. Gracias a ellas, ha surgido un nuevo tipo de concienciación política, una nueva comprensión de la política y por consiguiente, nuevas demandas. Exigen responsabilidad a los que ocupan el poder y justicia social.

¿Significa que las sociedades árabes están superando ahora este legado de autoritarismo? ¿Qué ha ocurrido realmente?

Para entender el fenómeno del autoritarismo en esta región, debemos ser conscientes de que estos países son herederos de un periodo violento de colonialismo y posteriormente de la resistencia post-colonial. Los líderes militares ocuparon los puestos superiores, no fue ninguna estructura estatal desarrollada orgánicamente. En Europa, estas estructuras evolucionaron a lo largo de los siglos. Se produjo la Revolución Francesa, hubo dos Guerras Mundiales, Hitler, las guerras de Mussolini y las guerras de Franco. La sociedad civil en Europa se desarrolló muy lentamente y así surgió una democracia probada y viable. Sin embargo, el mundo árabe nunca tuvo ese “privilegio de tener una historia”. Pero ahora, las estructuras que crecieron desde la parte inferior hacia arriba se han rebelado contra la autoridad estatal y su soberanía. Y ya no hay vuelta atrás.

¿Qué significan las revoluciones árabes para Europa?

Se plantean numerosos retos estratégicos y de seguridad, porque el terreno político está cambiando. Hay Gobiernos emergentes que escucharán más a sus sociedades y sociedades emergentes que demandarán una política exterior independiente de Occidente. No es ninguna coincidencia que Egipto y Túnez no apoyaran la intervención en Libia. Egipto además se está preparando para renovar sus relaciones con Irán, algo que hasta hace poco era un tabú total. La UE y Estados Unidos tendrán que prepararse para las situaciones que surgirán en la región y sobre las que tendrán mucho menos control del que tenían tan sólo hace un año. Aquí observamos similitudes con Latinoamérica, donde los regímenes antes eran mucho más dóciles con respecto a Occidente. Al igual que allí ya no son posibles las intervenciones imperialistas en sus asuntos, tampoco lo serán en Asia Occidental.

¿Se podría decir que es algo similar a una segunda oleada de descolonización? ¿Una menor influencia política directa de Occidente, pero una mayor influencia de las ideas occidentales?

Sin duda. Después de todo, no se ha mostrado ninguna postura anti-estadounidense en las revoluciones árabes. Además, Turquía coopera con Europa, aunque también persigue sus propios objetivos. Personalmente, creo que es algo positivo. Es decir, contribuye a la causa de la paz en la región. En Oriente Próximo necesitamos una estrategia de seguridad que no sirva a los intereses de partes externas.

¿De qué modo evalúa las políticas de Occidente con respecto a las revoluciones árabes?

La Unión Europea debe aplicar una política mucho más independiente de Estados Unidos de lo que ha mostrado hasta ahora. Ha sido patente en muchos aspectos, como Irak, el conflicto israelí-palestino, y más recientemente, el caso de Irán. Europa debe luchar por sus propios intereses. Será necesario que Irán se siente en la mesa de negociaciones. La política de marginación y sanción con respecto a ese país ha fracasado. El proyecto nuclear de Irán es imparable y no existe ninguna solución militar. Todo el mundo lo sabe. Y la Unión Europea es mejor socia en este diálogo que Estados Unidos, porque no pesa sobre ella ningún bagaje histórico. En este sentido, también importan las consideraciones estratégicas. Por ejemplo, ¿cómo transportaremos en el futuro el petróleo y el gas de Afganistán? ¿No sería mejor llevar el oleoducto a través de India, Pakistán e Irán que a través de Rusia? De igual modo, la operación libia ha sido un error. Europa está estrechamente ligada con el mundo islámico y árabe y tiene que admitirlo.

Si la operación libia ha sido un error, ¿cree que hubiera sido preferible que Europa no interviniera en Libia? ¿Aunque supusiera tener que ver cómo Gadafi masacraba a la oposición?

Si al inicio del conflicto hubiera sido posible organizar una conferencia para reunir a las diferentes partes regionales, en la que tanto Gadafi como la oposición se hubieran sentado, habría sido mejor. Si hubiera habido una iniciativa diplomática al comienzo, entonces creo que Gadafi no habría reaccionado del modo que lo hizo al final. Al ver que hay otra solución, surgirían dudas sobre si debe o no masacrar a su propia población. Por el contrario, la intervención militar empeoró la violencia en Libia. No se puede someter a las personas bombardeándolas, ni intervenir militarmente para crear una nueva situación. ¿Quién cree que está defendiendo el régimen de Gadafi? Aún cuenta con algo de apoyo. No se trata simplemente de contratar mercenarios. ¿Qué ocurrirá con los restos de ese régimen? La diplomacia estratégica podría resolver este punto muerto.

Entonces, ¿Libia es otro Irak para Occidente, pero más cerca de las fronteras de Europa?

Nadie conoce exactamente cuál es el movimiento en el este de Libia. Está lejos de ser simplemente una cuestión de liberales y demócratas. Existen muchas fuerzas tribales distintas con sus propios objetivos y también yihadistas. Al-Qaeda celebra esta situación, porque estos eventos se pueden integrar en su visión mundial del conflicto entre el Islam y Occidente. Una solución militar sería contraproducente.

Jan Fingerland es un periodista checo que escribe crónicas para Český rozhlas

About these ads

Acerca de Ocktopus

Chileno, criado en Venezuela, amante de la buena vida, del buen pasar. Inquieto en los temas que me apasionan, siempre indago, busco e intento conocer nuevas cosas. Emprendedor innato. Siempre intento canalizar mis actividades en aquellas cosas que me atraen, de allí que los espacios en la red se vinculan a el turismo, la gastronomía y mantenerse informado.

Un Comentario

  1. Pingback: Protestas árabes se estancan a seis meses del primer derrocamiento « El Moderador

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 31 seguidores

%d personas les gusta esto: